#TEMP
domingo. 26.06.2022

El próximo 21 de noviembre arrancará en Qatar una nueva Copa del Mundo que terminará el 18 de diciembre con la gran final. A mediados de marzo, la FIFA celebró el sorteo de la fase de grupos, y la suerte determinó algunos partidos con selecciones que tienen cuentas pendientes ya sea por razones futbolísticas o incluso geográficas. Hay rivalidades de muchos tipos y seguro que para sus aficionados será algo más que un simple partido.

El Mundial es una de esas competiciones que cualquier futbolista profesional quiere disputar como mínimo una vez en su vida. Se trata de un torneo mundialmente seguido, como se puede ver en la multitud de canales que lo retransmite o las numerosas apuestas deportivas que se generan, y que nada tiene que envidiar a otros grandes eventos como las finales de la NBA, las eliminatorias de la Champions League o la celebración de unos Juegos Olímpicos. Adicionalmente, tanto el Mundial como otros eventos deportivos son incluidos en las grandes apuestas deportivas, recalcando su importancia todavía más, ofreciendo pronósticos y cuotas, junto con la posibilidad de realizar apuestas con promociones como los conocidos bonos sin depósito, es decir, sin necesidad de hacer un desembolso inicial.

Cuentas futbolísticas pendientes

Duelo de campeones el que se verá en el Grupo E. España, campeona en 2010, se enfrentará a otra de las reciente ganadoras, Alemania, que alzó el trofeo en 2014 en Brasil. Con casi total seguridad estará en disputa la primera posición del grupo. Los partidos suelen ser muy reñidos, pero en el último precedente los alemanes se llevaron una goleada por 6-0 en la UEFA Nations League. Completan el grupo Japón y la ganadora de la repesca entre Nueva Zelanda y Costa Rica.

A modo de curiosidad, se ha repetido prácticamente un mismo grupo que en el Mundial de Rusia 2018. Se trata del Grupo D, en el que hay seguro Francia, Dinamarca y Túnez. La cuarta plaza se le juegan entre tres: Australia, Emiratos Árabes Unidos y Perú. En la última edición se enfrentaron galos, peruanos, australianos y daneses. Como mínimo, repetirán dos de los cuatro, en un grupo en el que los de Didier Deschamps parten como favoritos.

Una de las imágenes que más han dado la vuelta al mundo de los últimos Mundiales fue en el choque de octavos entre Uruguay y Ghana. Con empate a uno en el marcador, los africanos estuvieron cerca de marcar en el último minuto de prórroga. Entonces apareció Luis Suárez para evitar el tanto decisivo con las manos y forzar la pena máxima. El lanzamiento desde los once metros no fue acertado y se decidió todo en una tanda de penaltis que finalmente se llevaron los sudamericanos. Ambos comparten Grupo H con Corea del Sur y el siempre temido Portugal.

Selecciones con poca experiencia 

Uno de los grupos del Mundial que seguro que darán que hablar es el A. En él están Países Bajos y Senegal, dos equipos que se han ganado el pase sin polémica alguna. También habrá interés en ver qué hace la anfitriona, Qatar, en su primera cita mundialista, y cómo responderá Ecuador, que le envuelve la controversia de la inscripción de un jugador no nacido en el país y que podría causarle finalmente la baja de la fase de grupos. Será la FIFA la que al final dicte sentencia.

También hay un foco interesante en el Grupo B. Una de las plazas de este grupo se la disputarán Escocia, Gales y Ucrania. Tanto galeses como ucranianos solamente han disputado a lo largo de la historia de sus selecciones una Copa del Mundo. En el caso de los británicos fue en Suecia 1958, mientras que los azulamarillos lo hicieron en Alemania 2006. Más bagaje tienen los escoceses, que disputarían, en caso de certificar la clasificación, su novena copa intercontinental. Serán acompañados en el grupo por Inglaterra, Irán y Estados Unidos.

La mejor afición, en juego

Otro de los atractivos, más en las gradas que en el terreno de juego, se encuentra en el Grupo C, que conforman Arabia Saudí, Polonia, México y Argentina. Estas dos últimas selecciones son las que más público mueven en las grandes citas. En Rusia 2018 se movilizaron un total de 44.000 mexicanos y 36.000 argentinos. No es de extrañar que, viendo estas cifras, la FIFA haya programado el choque entre ambos en el Estadio de Lusail, el que mayor capacidad presenta, aunque ya se han solicitado más de 140.000 localidades, el doble del aforo. ¿Quién ganará la partida de la afición, el Tricolor o la Albiceleste?

Cuentas pendientes que se resolverán en la fase de grupos del Mundial