jueves. 30.05.2024
ct
 

Teletrabajo, rotaciones, burbujas son términos nuevos que últimamente se han venido añadir a los ya clásicos de turnos, vacaciones, horas extras, bajas, excedencias que hacen de la organización de los horarios de trabajo de los trabajadores uno de los temas más difíciles de organizar en una empresa. Y no sólo en las grandes donde los sistemas de control y medición tradicionales están extendidos desde el origen de la industrialización en el siglo XIX. También las empresas pequeñas y medianas se han visto afectadas por nuevas normativas legales que obligan a llevar registros horarios que anteriormente no eran imprescindibles.

El pandemia mundial de coronavirus ha supuesto el incremento de toda una casuística con las bajas laborales. Su duración que ha ido variando según van determinando las autoridades sanitarias y laborales, los confinamientos por contagios de familiares directos o por compañeros de trabajo... Están añadiendo complejidad al control de los horarios y las jornadas de trabajo. Más de una fábrica y negocio han tenido que cerrar temporalmente, alterar sus calendarios y compromisos de entrega de los trabajos por las bajas laborales.

Para este tema existen numerosas soluciones informática asequibles ente las que destaca papershift  que gestiona los cuadrantes de trabajo de forma online y fácil, registrando todas las horas de trabajo y solventando las solicitudes e incidencias que se puedan producir.

Con este sencillo software se pueden crear cuadrantes de trabajo para turnos de los diferentes departamentos y secciones de la empresa. Por ello es imprescindible definir bien las áreas de trabajo existentes y la relación entre ellas. Una vez definidas dichas áreas, trabajadores adscritos y turnos se podrá establecer una adecuada programación de la actividad. Se dispone de la opción ver todos los ámbitos de actividad conjuntamente y se puede cambiar el diseño y distribución en el momento que se necesite. Asimismo se deberá incorporar el calendario de trabajo, los periodos de descanso, días libres, vacaciones, permisos especiales y bajas laborales.

El control horario es el registro de las horas de trabajo de los empleados de cada empresa y su distribución a lo largo del año, dependiendo del convenio colectivo acordado entre los sindicatos y la patronal

Para los turnos se definen las necesidades de cada área lunes a domingo, caso que la empresa no cierre, situación cada vez más habitual en las empresas tecnológicas y vinculadas al mundo internet. Los turnos de mañana, tarde y noche están previstos en este tipo de aplicaciones.

Otro aspecto a tener en cuenta y que ha tenido un crecimiento importante es la existencia de trabajadores a tiempo parcial, media jornada o bien sólo de determinados día de la semana, especialmente fines de semana en sectores de hostelería, así como de campañas específicas en comercio y grandes almacenes.

Los que ya peinamos canas, incluso muchos que ya no usan el peine, iniciaron su actividad profesional firmando en unos listados a la hora de entrada y volviendo a firma a la hora de salida. Dichos listados debían ser fiscalizados en el momento por el superior ya que era obligatorio poner a mano la hora y el minuto exacto de acceso al trabajo. Posteriormente todos esos listados eran transferidos al departamento de personal donde se controlaban y se procedía a su archivo. Más adelante se introdujeron los “relojes” de fichar con una casuística infinita de problemas, desajustes y conflictos laborales que muchas veces acabaron en los tribunales laborales. En los últimos decenios y gracias al avance tecnológico prácticamente no existen este tipo de problemas gracias a la simplicidad de los nuevos sistemas de control telemático y también por el desarrollo de un concepto del control del trabajo más vinculado a los resultados, a la eficacia y productividad más que estrictamente al cumplimiento con el Dios Kronos.

El control horario es el registro de las horas de trabajo de los empleados de cada empresa y su distribución a lo largo del año, dependiendo del convenio colectivo acordado entre los sindicatos y la patronal. Debe reflejar el inicio y fin de jornada, los tiempos de descanso y las horas extraordinarias. Todas las empresas están obligadas a llevar este registro. Esta obligatoriedad entró en vigor en España el 12 de mayo de 2019 buscando acabar con el trabajo precario, las horas trabajadas no pagadas y disminuir el absentismo laboral. No hay un procedimiento concreto marcado por la legislación para proceder al control. Cualquier sistema fiable es válido y es muy importante que cuente con el acuerdo o consentimiento de los propios trabajadores para su eficaz cumplimiento. 

De dicho control pueden quedar excluídos los trabajadores de alta dirección, las empleadas del hogar, transportistas, cooperativistas o los que disponen de libertad horaria en su tiempo de trabajo. En el caso de los empleados contratados a través de una ETT el control lo lleva la empresa donde realmente realiza su actividad. El registro debe guardarse durante cuatro años.

Por todo ello es importante garantizar el cumplimiento de esta normativa y aprovechar los nuevos sistemas informáticas que lo facilitan.

Quizá te pueda interesar...

Cuadrantes de trabajo: busca soluciones fáciles a un problema cada día más complejo