viernes. 19.07.2024

nuevatribuna.es | agencias | 02.02.2011

Según informaron los Legionarios, se trata de la Comisión de Acercamiento, que se encargará de "escuchar a las personas que, a causa del padre Marcial Maciel o en relación con él, solicitan acciones de parte de la congregación" y elaborará un informe detallado que someterá al cardenal De Paolis. Éste tomará después las decisiones "sobre lo que la Legión de Cristo debe hacer en cada caso", precisó un comunicado de los Legionarios.

Para garantizar "la objetividad e imparcialidad", la comisión estará presidida por Mario Marchesi, uno de los consejeros personales del cardenal De Paolis. Formarán parte de la comisión los sacerdotes legionarios Florencio Sánchez, capellán de la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid, y Eduardo Robles-Gil (director de una sección del Movimiento Regnum Christi, la rama laica, en Ciudad de México).

Habrá dos expertos externos: Silverio Nieto Núñez, sacerdote de la archidiócesis de Madrid, antiguo juez y magistrado que ahora dirige el Servicio Jurídico Civil de la Conferencia Episcopal Española, y Jorge Adame Goddard, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad Panamericana en México D.F.

El director general de los Legionarios, el mexicano Álvaro Corcuera, manifestó que quieren afrontar "con serenidad y responsabilidad" lo "referente a la conducta de Maciel y las implicaciones y consecuencias que ha tenido en algunas personas".

"Queremos, dentro de lo humanamente posible, cerrar este capítulo en sus aspectos más dolorosos, buscar la reconciliación y lograr que imperen la justicia y la caridad", afirmó Corcuera, que fue brazo derecho de Maciel, en el comunicado.

El cardenal De Paolis también ha nombrado a los sacerdotes legionarios españoles Juan José Arrieta Ibarrechebea y Jesús Villagrasa Lasaga, miembros del consejo general que asiste a Corcuera en el gobierno de la congregación.

Benedicto XVI castigó a Maciel (1920-2008) por sus "gravísimos e inmorales" comportamientos y por la vida que llevó "sin escrúpulos y sin verdadero sentimiento religioso".

Desde antes de la muerte de Juan Pablo II, el cardenal Ratzinger, prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe, ya seguía los pasos de Maciel, pero no fue hasta el 19 de mayo de 2006 cuando ya como Benedicto XVI le castigó por los abusos sexuales durante décadas a seminaristas.

En marzo de 2009 ordenó a cinco obispos -entre ellos un español, un chileno y un mexicano- inspeccionar la orden y a principios de este año los Legionarios reconocieron que Maciel abusó sexualmente de seminaristas menores, tuvo "otros graves comportamientos" (consumo de drogas) y varios hijos con diversas mujeres.

En mayo del pasado año, el Vaticano difundió un duro comunicado sobre la triple vida de Maciel, en la que confirmó sus "gravísimos y objetivamente inmorales" comportamientos.

La Legión de Cristo, fundada en México en 1941, cuenta hoy con 900 sacerdotes y 3.000 seminaristas y está establecida en dieciocho países, además de tener 70.000 miembros del Regnum Christi.

Crean una comisión para ayudar a las víctimas de los abusos del sacerdote...