#TEMP
martes 17/5/22
educacion_sierra_madrid

La pelota está en el tejado de Ignacio González y Figar, aunque por lo que conocemos, su prioridad no está precisamente en la educación

@caval100 | Todo empezó en marzo del pasado año, cuando responsables de la Comunidad de Madrid, comunicaron a los padres, la cancelación del proyecto CEIPSO (Centro de Educación Infantil, Primaria y Secundaria Obligatoria), cuyo Presupuesto 2013-2014 ya estaba aprobado. Empezaba la historia de una frustración, que hoy todavía perdura. Hoy está confirmado, no habrá instituto para El Boalo, Cerceda y Mataelpino, porque la CAM ya no tiene dinero ni voluntad para construir más centros educativos.

La Comunidad ofreció entonces continuar enviando a los estudiantes al centro adscrito de la zona. Pero en «Moral» (Moralzarzal), el pueblo más cercano, y al que tienen que desplazarse actualmente, no caben todos y el centro no tiene posibilidades de ampliación. Ya había ocurrido algo parecido con los vecinos de Manzanares, que los adjudicaron a Colmenar, pero a su costa, sin poner ruta de transporte público escolar.

Una madre afectada decía entonces «Más allá del problema del propio instituto, es un ataque contra la enseñanza pública, en un municipio dónde se ha construido un centro concertado religioso, que sí cuenta con secundaria, en el que se ha invertido una barbaridad solo en las obras de acceso».

El municipio de El Boalo, Cerceda y Mataelpino, está ubicado en la sierra norte de Madrid, con una población superior a los 7.000 habitantes y es uno de los tres únicos municipios de la Comunidad con similar población, que no dispone de un centro de enseñanza pública secundaria, en el área territorial de educación Madrid-Oeste. El centro de primaria del municipio, con más de 800 alumnos, es pionero en el proyecto bilingüe de la Comunidad de Madrid y, gracias a un acreditado historial de calificaciones, se ha convertido en destino deseado de estudiantes de otros municipios que desean cursar estudios de primaria en la escuela pública.

Para defender los intereses ciudadanos de educación se constituyó el año pasado la «Plataforma SOS Instituto BCM» quien se ha reunido en innumerables ocasiones con el alcalde y la concejala de educación, para promover un proyecto alternativo de ampliación, que cuenta con el apoyo municipal, pero va lento, muy lento. El objetivo es evitar que los niños y niñas sean distribuidos por distintos centros de la zona; ni «apiñados» en Moralzarzal, restando calidad, incluso a los que ya están escolarizados.

La historia comenzó en noviembre de 2012, atendiendo a las demandas de los vecinos y tras largos meses de gestiones, la Comunidad de Madrid —según publicación en el BOCAM—, aprobaba el proyecto de construcción de un edificio de 12 aulas necesario para la conversión del CEIP San Sebastián en CEIPSO. Por fin, los estudiantes que iban a iniciar secundaria en el curso 2013-2014, no tendrían que desplazarse a otras localidades para continuar con sus estudios en la enseñanza pública. Pero con los planos realizados y todos los estudios necesarios para el inicio de las obras, en febrero del año pasado y confirmado ahora, se comunicó, de forma repentina, la cancelación del proyecto, que tenía una dotación presupuestaria de un millón de euros.

El 21 de marzo de 2013, el Ayuntamiento de El Boalo, Cerceda y Mataelpino, aprobó una moción para la ampliación del CEIP San Sebastián a CEIPSO, con la abstención del grupo del Partido Popular, que no quiso sumarse a las demandas vecinales. Pese a los intentos de los responsables municipales y de la presión de los vecinos, la Consejería de Educación ha decidido que no habrá instituto en la zona. No había dinero para educación, pero el 1 de Abril el Presidente de la Comunidad, reunido con un grupo de alcaldes de la zona Oeste, les comunicaba que se aumentaba en 21 millones de euros el presupuesto de la BESCAM (Brigadas Especiales de Seguridad), para 2014.

El Ayuntamiento El Boalo, Cerceda y Mataelpino, apoya plenamente la reivindicación de la Plataforma, así como cuantas acciones se están poniendo en marcha, para reclamar un derecho reconocido por el Gobierno de la Comunidad de Madrid, que afecta a más de 250 alumnos del municipio, obligados a trasladarse a institutos de los pueblos colindantes. Off the record, fuentes de la administración de la Comunidad, aseguran que el CEIPSO debería ser viable, dado el número de alumnos del centro, aunque, en los criterios de valoración, habría que tener en cuenta la existencia de colegios privados concertados de la zona, aunque no sean una alternativa real para la mayoría de los alumnos. Y esa es la realidad: la cancelación del proyecto y de la partida presupuestaria, obedece a que la Comunidad de Madrid, quiere favorecer la enseñanza privada concertada en la zona, en detrimento de la pública

Aunque la explicación «oficial» que dieron de la cancelación del proyecto es la situación económica actual y que los alumnos que actualmente finalizan primaria, tienen cabida en el IES Carmen Martín Gaite, la realidad es bien distinta. El centro concertado Montesclaros, en Cerceda —que gestiona Gecesa, propiedad del presidente de los empresarios madrileños, Arturo Fernández y gestiona los fondos públicos de seis colegios en Madrid confesionales—, con capacidad para 1200 alumnos, está por debajo del 40% de su capacidad y necesita mayor ocupación para que el proyecto sea viable. La medida adoptada supone que dicho centro se convierta en la única alternativa educacional de secundaria de El Boalo, Cerceda y Mataelpino.

El actual CEIP San Sebastián, con más de 800 alumnos, es uno de los pocos centros que sigue creciendo en alumnado, en parte por el incremento demográfico del municipio en los últimos años y por la buena imagen que éste proyecta, haciendo que familias empadronadas en otras localidades, matriculen a sus hijos en el centro.

El 17 de junio pasado, representantes de la Plataforma SOS Instituto BCM, presentaron en la Asamblea de Madrid, 3500 firmas, reclamando la construcción del CEIPSO prometido, con las previsiones y necesidades educativas del municipio para los próximos años, manifestando la preocupación existente entre los vecinos y la comunidad educativa, ante la falta de previsiones y de programación de la infraestructura para el próximo curso.

Por fin parecía que todo se arreglaba, tras la reunión que este 7 de enero mantenían los miembros del Equipo de Gobierno municipal con la Consejera de Educación, Lucía Figar. Ambas instituciones se comprometieron a trabajar, para alcanzar la firma de un convenio, que garantizase la construcción del CEIPSO este año, aunque no se tuviese prevista partida presupuestaria alguna. La Comunidad de Madrid ha reconocido, como muy satisfactorio, las cifras de matriculación escolar, uno de los tres más grandes del Área Oeste, comprometiéndose a dotar al CEIP San Sebastián, del profesorado necesario para su conversión en CEIPSO durante 2015.

Después de tantas reuniones, acuerdos y compromisos y después de seis meses de negociaciones —Equipo de Gobierno Municipal, Presidente de la Comunidad, Consejera de Educación y la Viceconsejería de Organización Educativa—, a primeros de este mes de febrero, una llamada telefónica comunicaba al consistorio que se paralizaba cualquier posibilidad de acuerdo o convenio para la construcción del CEIPSO.

El Ayuntamiento no da todo por perdido y ha tomado un acuerdo en Junta de Gobierno, para ofrecer a la Consejera de Educación, una oferta que no podrá rechazar: El consistorio abordaría el 100% del coste de la construcción de la primera fase del proyecto y equiparía en la planta baja del aulario un salón de actos polivalente para actividades escolares y extraescolares. Esto permitiría al consistorio justificar la inversión por el interés general de la misma, al dedicarse así a todos los vecinos y vecinas de la localidad parte de esta instalación. Además se ha exigido una respuesta formal por escrito que poder trasladar al Pleno Municipal para su consideración y a la comunidad educativa local para su información.

La pelota está en el tejado de Ignacio González y Figar, aunque por lo que conocemos, su prioridad no está precisamente en la educación. Mañana viernes, las madres y padres afectados, se concentraran a las doce del medio día, delante de la Consejería de Educación, para hacer entrega de una carta, reclamando que se cumplan los compromisos.

La Comunidad de Madrid no apuesta por la educación