martes. 05.03.2024

El employee experience es un concepto empresarial que hace referencia a todo lo que impacta en el empleado desde su primer contacto con la compañía hasta su salida. No es más que la estrategia que mejora la relación entre la organización y las personas que están allí. Su objetivo se centra en su satisfacción, su bienestar, su vínculo con la empresa y alinea ambas partes para que se logren los objetivos que se persiguen. 

Employee experience: una decisión clave

Sin lugar a dudas, mejorar la Employee Experience es la decisión en la que deben centrarse los departamentos de Recursos Humanos. De esta manera se logrará una unión sana entre el negocio y las personas. El responsable de RRHH puede transformarse en el creador de organigramas que servirán de base para el armado del cuadro representativo de toda la empresa.

Los organigramas dieron muy buenos resultados a la hora de desarrollar estrategias de marketing. En ese sentido, los responsables de Recursos Humanos de las empresas están copiando estas conductas buscando los mismos resultados. El análisis parte de que si los gerentes de marketing han sabido entender al usuario y lo conectaron con lo que necesita, entonces esto bien puede aplicarse en la Employee Experience.

La decisión de desarrollar y de tener una buena employee experience apunta a que si esta no está bien diseñada y aplicada, entonces puede volverse una experiencia muy negativa. No hacer nada, puede generar problemas. Lo que se debe lograr es pensar qué efectos logramos cuando se nos cuida, se nos escucha, se nos valora, se nos integra. Si la empresa no lo hace nunca con sus empleados, entonces puede volverse en su contra.

Tener una buena Employee Experience sin dudas que redundará en un crecimiento sano de la compañía lo que para un futuro es determinante

Se sabe que cuando la relación entre los empleados y la empresa no es buena ni fluida, enseguida comienzan los problemas que van a impactar directamente en el crecimiento de la compañía. Lo que redundará en una reducción de productividad vinculados con el clima laboral negativo y por rotación del personal, ya que ellos no se sienten comprometidos con la empresa.

¿Qué podemos hacer para mejorar la Employee Experience?

Ya analizamos lo que significa tener una buena Employee Experience. Solo resta agregar que no es necesario hacerlo siempre por dinero. No todas las relaciones laborales se mejoran o se potencian por una cuestión económica. Entonces veamos algunos puntos importantes que se deben tener en cuenta para mejorar la Employee Experience y que no se basan en el dinero. 

Escucha para conocer

No todos los empleados de una empresa son iguales, no todos tienen las mismas expectativas, los mismos problemas o los mismos desafíos. Por eso es tan importante conocer a las personas. Entender quiénes son y cuáles son sus necesidades, sus objetivos, sus motivaciones.

En una plantilla de empleados se puede tener a una madre primeriza que luego de la licencia se reincorpora el trabajo y sus expectativas no serán las mimosas que las de un joven que combina las obligaciones laborales con el estudio de su carrera. 

Por eso es determinante escuchar sus historias, conocerlas de verdad. No solo se trata de preguntar los lunes ¿qué tal el fin de semana? si no es que te interesa de verdad saber qué hizo cada uno en sus días libres. Sus vidas, sus intereses y sus inquietudes te aportan mucha información para saber qué les motiva realmente.

Mejora el entorno

Muchas veces son más las horas que se pasan en la empresa que en la propia casa. Por eso, si vamos a pasar unas cuantas horas, será mejor que sea con comodidad. La comodidad no es poner sofás nuevos y unos pufs de colores. Esto solo impactará visualmente, pero si no va acompañado de lo que realmente se entiende por una mejora del entorno donde se trabaja, entonces se volverá en contra.

Cuida la comunicación

Para los empleados es muy importante que no haya dos discursos, que no existan las mentiras. Por eso es determinante ser transparente con lo que pasa en la empresa. Hay que tener cuidado con los rumores, con la tensión y con lo que las personas observan, deducen y generan en su mente. Cuanta más transparencia, cuanta más comunicación, más confianza se genera en la relación. Eso fomenta la calma y el buen ambiente de trabajo, así las personas pueden centrarse en lo realmente importante.

Si cada uno de los empleados sabe lo que ocurre en la empresa, cuál es el rumbo e incluso en un momento de crisis, cuál es la profundidad de la misma, entonces ellos trabajarán tranquilos y concentrados. Está claro que si a un empleado se le cuenta lo que pasa, aún si se trata de algo negativo, se va a generar una empatía que resulta más que positiva para la empresa.

Hacer cosas diferentes con el equipo

Trabajar en un mismo grupo no significa que todos sientan o les guste lo mismo. Por eso es importante saber qué les gusta a los empleados, cuáles son sus hobbies, sus pasiones y poder hacer algunas de ellas juntos. Ese vínculo siempre beneficia a las dos partes: por un lado al rendimiento de la persona en su trabajo y por otro, a la empresa.

Las relaciones personales son un tema clave en el desarrollo de una empresa. Tener una buena Employee Experience sin dudas que redundará en un crecimiento sano de la compañía lo que para un futuro es determinante. No existe el éxito si no es con todos, nadie puede hacerlo solo…

¿Cómo mejorar el Employee Experience?