#TEMP
miércoles. 10.08.2022

Ya a nadie se le escapa que la situación económica se está complicando y los préstamos están a la orden del día en gran parte de la sociedad. Afortunadamente, ahora hay muchas opciones y los usuarios no necesitan limitarse a los bancos de toda la vida si estos no les ofrecen lo que necesitan.

Según los expertos de Kreditium.es, entre las opciones para pedir dinero tenemos, además de los bancos, una gran cantidad de empresas de capital privado que también se dedican a la financiación. En ellas, normalmente encontramos préstamos con requisitos más bajos y asequibles que los bancos, pero con intereses más altos. Lamentablemente, en finanzas es difícil tenerlo todo y cuando se necesita un préstamo que exija poco a sus clientes, normalmente se encontrará solo a cambio de pagar unos intereses más altos.

Por eso, cuando se encuentra algo demasiado bueno para ser verdad, se recomienda ser cautos. Lo primero, siempre debe ser la seguridad y comprobar que el prestamista es realmente un negocio legítimo.

¿Cómo?

No hay que anticipar dinero

El primer factor de sospecha para dudar de un préstamo es que pida dinero al usuario por anticipado. Normalmente, cuando se busca un préstamo, se necesita recibir dinero, no darlo. Las empresas lo saben y, por ello, no suelen pedir ningún tipo de pago por anticipado a no ser que el préstamo vaya asociado a una garantía y se requiera a un notario. Además, incluso si eso sucede, el usuario tiene derecho a elegir el notario y abonarle él mismo sus honorarios.

Es recomendable comprobar que los datos de la empresa aparecen en el Registro Mercantil

¿Y las comisiones por estudio del préstamo?

Son legales, pero cada vez están más en desuso. Antes de acudir a una entidad que las exija puede ser conveniente buscar otras alternativas.

Ausencia de requisitos

Incluso los préstamos rápidos online con requisitos más bajos del mercado, exigen unos requisitos mínimos como tener ingresos regulares, ser mayor de edad y tener una cuenta bancaria en España.

Un prestamista que no exige alguno de esos requisitos, debe someterse a un análisis exhaustivo. Siempre conviene hacerse la pregunta “si no tengo ingresos regulares, ¿cómo saben ellos que les devolveré el dinero?” Si tú mismo no tienes una respuesta clara, probablemente ninguna empresa fiable vaya a ofrecerte financiación y, si lo hace, será con una garantía de una propiedad que tendrá un valor mucho mayor al del préstamo solicitado.

No hay contrato

Las excusas de “nos gustan las cosas simples” y “no queremos molestarte con el papeleo” no deben engañarte. A día de hoy, se pueden hacer contratos online que se firman en segundos y cualquier empresa seria querrá tener un contrato como prueba del préstamo antes de enviar el dinero.

Los datos legales de la empresa

Finalmente, es recomendable comprobar que los datos de la empresa aparecen en el Registro Mercantil y que se trata de una empresa legalmente establecida. Es fácil escribir lo que uno quiere en una tarjeta de visitar, un papel o una página web, así que si se tienen dudas, lo mejor es comprobar los registros legales.

Cómo diferenciar un timo de un préstamo legítimo