#TEMP
sábado. 02.07.2022
PETICIÓN CON ENTREGA DE FIRMAS EN EL MINISTERIO DE EDUCACIÓN

Colectivos memorialistas piden incluir la memoria democrática en el currículum escolar

Reclaman al Ministerio articular medidas curriculares, organizativas y formativas que garanticen una verdadera inclusión de la memoria histórica democrática en el currículo.

asignaturqa pendiente

Este jueves, integrantes de la comunidad educativa y de asociaciones memorialistas, agrupadas en el “Encuentro por la Memoria”, van a hacer entrega de las más de 34.000 firmas que han recogido en la plataforma Change.org al Ministerio de Educación y Formación Profesional pidiendo toda una serie de medidas curriculares, organizativas y formativas para garantizar una verdadera inclusión de la memoria histórica democrática en el currículo.

Este manifiesto encabezado por especialistas, expertos y firmas tan prestigiosas como Paul Preston (London School of Economics), Mirta Núñez Díaz Balart (Profesora de la Universidad Complutense de Madrid), Julián Casanova (Catedrático de la Universidad de Zaragoza), Ángel Viñas (Historiador y diplomático), Ángeles Egido León (Profesora de la UNED), Francisco Erice Sebares (Catedrático de la Universidad de Oviedo), Matilde Eiroa San Francisco (Catedrática de la Universidad Carlos III de Madrid), Alberto Reig Tapia (Catedrático de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona), entre otros muchos, pretende “evitar la desmemoria en los nuevos decretos del currículo, que es un mandato de la nueva Ley de Memoria Democrática en trámite parlamentario”, tal como señala este colectivo encabezado por el profesor de la Universidad de León Enrique Javier Díez Gutiérrez y la Catedrática de Historia de Instituto, jubilada, Isabel Alonso Dávila.

Entre las medidas curriculares, consideran que “se necesita la actualización de los contenidos curriculares para 4º de ESO y Bachillerato, incluyendo en los saberes básicos la represión de la dictadura franquista y la lucha antifranquista que se mantuvo frente a ella y desarrollando los mismos de forma clara y sin falsas equidistancias”.

Dado que, como explica el profesor Díez “en los documentos ministeriales que hemos ido conociendo sobre el desarrollo del currículum, una vez más, la memoria histórica queda ausente en el nuevo currículo escolar de las futuras generaciones".

De hecho, en los borradores de los Reales Decretos de Bachillerato y de Educación Secundaria Obligatoria aparece como saber básico “el Holocausto judío” (como también aparece en la LOMLOE) pero en las 375 páginas restantes del decreto de la ESO nada aparece del “holocausto español” como le denominó Paul Preston. "No se nombra ni siquiera la dictadura, el franquismo, la represión, los maquis o la lucha antifranquista… Es decir, se perpetra un nuevo memoricidio”, afirma.

Al mismo tiempo se plantean medidas organizativas para que la enseñanza de la Historia se organice de tal forma que estos contenidos se trabajen durante el curso, de forma extensa y pausada (pues comprenden casi la mitad del siglo XX) para que “haya tiempo suficiente para poder desarrollarlos”, evitando así lo que en ocasiones sucede, pues no se llega a ellos si siguen colocados al final del temario y se dan precipitada y superficialmente.

Además, como plantea la profesora Alonso, es necesario que estos contenidos en Bachillerato se organicen de forma similar a la que se hace en otros países de Europa. Esto es: que 1º de Bachillerato se estudie el periodo entre la Revolución Francesa y la Primera Guerra Mundial, y en 2º de Bachillerato el periodo entre guerras y la historia del presente. “Solo así se acabará con la ‘anomalía española’ que supone la separación de la Historia del Mundo Contemporáneo y la Historia de España en dos cursos diferentes”, señala.

Por último, exigen que las medidas formativas durante la formación inicial y permanente se apliquen a todo el profesorado (y no solo del profesorado especialista en historia), “para garantizar que se impulsa conjuntamente por la comunidad educativa el derecho a la verdad, la justicia, la reparación y la no repetición, para prevenir la reaparición del fascismo”.

cartel memoria

Esta iniciativa ha contado con el apoyo de CCOO Enseñanza, la Confederación de Movimientos de Renovación Pedagógica, la Asociación Historia Pública y un gran número de asociaciones memorialistas: Federación Estatal Foros por la Memoria, Amical de Mauthausen, Associació Catalana d’Expresos Polítics del Franquismo, AMESDE, La Comuna-Presxs del Franquismo, Todos los niños robados son también mis niños, Foro por la Memoria, Coordinadora d’Associacions per la Memòria del País Valencià, Federación Asociaciones Memoria Región de Murcia, Acció Ciutadana contra la Impunitat del Franquisme del País Valencià, Plataforma Asociaciones Memorialistas de Aragón, Asociación Recuperación Memoria Histórica-Aragón, Fundación 14 de Abril-Aragón, Asociación Memoria de Mallorca, Recuerdo y Dignidad- Soria, Ateneo Republicano Eraiki-Araba, Asociación Memoria Histórica del Baix Llobregat, Asociación Memoria Democrática La Latina, Asociación de Familiares del Memorial de Villanueva de la Serena, etc.

Los promotores del manifiesto: Enrique Javier Díez Gutiérrez, Universidad de León. Isabel Alonso Dávila, Catedrática de Historia de Instituto (jubilada). Pilar Domínguez Prats, Universidad Las Palmas de Gran Canaria. Fernando Yarza Gumiel, Universidad de Zaragoza. Fernando Hernández Sánchez, UAM.

Firma la petición

Colectivos memorialistas piden incluir la memoria democrática en el currículum escolar