sábado 16.11.2019
OBJETIVO:AHORRAR

Claves de la nueva factura de la luz

Si vives en uno de los doce millones de hogares españoles que ya tienen instalado uno de los llamados contadores inteligentes, éste tiene activada la telemedida hora a hora y además tienes contratada la tarifa regulada PVPC.

Claves de la nueva factura de la luz

El día 1 de octubre de 2015 entró en vigor el mecanismo de facturación de la electricidad por horas, en el que el precio de la luz (solo el de la energía disfrutada, no el que pagamos por potencia contratada) es diferente para cada hora del día. ¿Esto qué significa?

Básicamente, si vives en uno de los doce millones de hogares españoles que ya tienen instalado uno de los llamados contadores inteligentes, éste tiene activada la telemedida (envío de lecturas a distancia) hora a hora y además tienes contratada la tarifa regulada PVPC (que sustituyó a la TUR), se te aplicará éste nuevo sistema de facturación. Si no tienes la telemedida activada todavía pero tu tarifa es PVPC, pagarás por el consumo un precio medio de energía calculado a partir del precio de la electricidad en el mercado mayorista hora a hora y la media de la demanda nacional.

Podemos tener en cuenta ciertos patrones que se repiten bastante como por ejemplo que ,entre semana, en las horas del día que van comprendidas entre las 9:00 y 12:00 horas y entre las 20:00 y 22:00 horas, el precio del kwh suele ser el más elevado del día, contrastando con las horas de madrugada, cuando normalmente será mucho más barato.

Por lo tanto y tratando de responder la primera pregunta que nos viene a la cabeza: ¿Tengo que pagar más o menos con la nueva factura?. Hablamos de un precio variable, que, puede subir o bajar cada mes, con lo cual, habrá meses que pagarás más de lo que pagabas con un precio fijo y otros meses en que pagarás menos.

Pero entonces, ¿cómo han cambiado los precios?

El término fijo (lo que se paga por cada kW de potencia contratada, independientemente de lo que consumas) sigue igual y depende de: tarifa de acceso + un margen de comercialización por cada kW contratado de 4 €/año, en el caso de las comercializadoras de mercado regulado, las que ofrecen el PVPC (el "justo beneficio" para estas eléctricas). 

El término variable (lo que pagas por cada kWh que consumes) cambia: la parte de la tarifa que corresponde al coste de la energía  y que antes se decidía en subasta cada 3 meses, ahora se decide en el mercado mayorista. Y este mercado emite su veredicto con solo un día de antelación. Por eso la luz tendrá un precio para cada hora del día siguiente: habrá 24 tarifas diferentes para cada uno de los días del año, por lo que la tarifa eléctrica será impredecible para el consumidor que tenga contratado este tipo de tarifa (PVPC y similares) que solo contará con unas horas de antelación para conocer los precios del día siguiente.

¿Cómo ahorramos con la nueva tarifa?

Este nuevo concepto de factura eléctrica es bien diferente a lo que ya conocíamos anteriormente, aun así las formas de ahorrar luz no difieren en absoluto a cómo las que veníamos realizando.

Se aconseja reducir el consumo empleando algunas de las siguientes medidas, conocidas por todos, no siendo por ello menos efectivas:

1.- Colocar bombillas de bajo consumo.

2.- Utilizar programas fríos en la lavadora y lavavajillas.

3.- Evitar colocar juntos el frigorífico y el horno.

4.- Emplear toda la luz solar que sea posible.

5.- No mantener los aparatos eléctricos en stand by.

También es aconsejable revisar la potencia contratada porque podría ser muy elevada, lo que implica tener un término fijo muy alto, siendo aconsejable disminuir este concepto, siempre que nos sea posible. Es decir, no se trata de reducir potencia por sistema en todos los casos, sino de revisar si en nuestro caso concreto podemos bajar a un tramo inferior para evitar pagar de más por algo que no utilizamos. Otra medida puede ser cambiar la tarifa eléctrica si encontramos una con mejor precio (puede haber diferencia sobre todo en el de energía) o en una comercializadora eléctrica en la que no paguemos mantenimientos o similares.

Con esto podemos ahorrar en el recibo de la luz, además de mejorar la oferta y encontrar alguna con distintas condiciones. Por último, podemos revisar si nos conviene contratar una tarifa con discriminación horaria, que cuenta con un único precio de potencia pero dos precios de energía para dos periodos horarios, valle y punta. El valle, el más barato, va de las 22h a las 12h del dia siguiente en horario de invierno (de 23h a 13h en horario de verano). Si del 100% del consumo diario hacemos a partir de un 30% en horario valle, ya nos sale a cuenta esta tarifa y cuanto más porcentaje desplacemos a ese horario, mayor será el ahorro. Como pasa con la reducción de potencia contratada, es importante revisar cada caso, no hacer el cambio “por sistema”.

Claves de la nueva factura de la luz
Comentarios