miércoles 20.11.2019

El cheque-escolar a bachillerato anunciado por Garrido "agudiza las desigualdades educativas", denuncia CCOO

La Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras ha mostrado su desacuerdo ya que ataca directamente la igualdad de oportunidades y agudiza las dificultades de las familias más desfavorecidas para acceder al bachillerato.

Foto: Comunidad de Madrid
Foto: Comunidad de Madrid

Tras el anuncio realizado por el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, basado en la extensión del “cheque-escolar” a bachillerato, la federación de enseñanza de Comisiones Obreras de Madrid ha mostrado su total desacuerdo porque "ataca directamente la igualdad de oportunidades y agudiza las desigualdades y las dificultades de las familias más desfavorecidas para acceder al bachillerato", problema que se ha intensificado en los últimos años por la falta de plazas públicas. Para garantizar la igualdad entre madrileños y madrileñas, el sindicato calcula que deberían crearse al menos 121 unidades en centros públicos y la ampliación de la plantilla en 200 nuevos profesores.

Este anuncio, lejos de responder a las necesidades de la mayoría, se anuncia con un presupuesto de ocho millones de euros, esta cantidad es insuficiente para que afecte a tres mil alumnos que se pretende. Los ocho millones servirían para dos mil.

Desde la federación de enseñanza del sindicato recuerdan que la medida del “cheque escolar” ya se aplicó en Educación Infantil y Formación Profesional, “nada extraño porque les ha ido muy bien a los sectores afines al partido del presidente en las etapas en que se aplicó esta medida”, según asegura Isabel Galvín.

cuadro1

En este contexto no se puede obviar el crecimiento de la FP en centros privados y concertados. Según el estudio del sindicato, presentado a principios del curso, la formación profesional en centros privados y concertados han crecido, en estos últimos ocho años, en alumnado; un 449% en los ciclos de Grado Medio y un 370% en los ciclos de Grado Superior.

cuadro2

La Comunidad de Madrid necesita la creación de, al menos, 121 unidades de Bachillerato y una ampliación de las plantillas que atienden el bachillerato en un número de 200 nuevos cupos

Frente a este enorme crecimiento del negocio en FP en los centros privados y concertados, el Bachillerato en este tipo de centros sólo ha crecido un 3,4%. Por su parte, en la enseñanza pública, el Bachillerato ha crecido en 14,7%, por lo que hay una "enorme oportunidad de negocio que las patronales de enseñanza privada no quieren desaprovechar", denuncia Galvín.

En esta línea, explica que “los datos no cuadran si comparamos necesidades educativas con las respuestas del Gobierno del PP”. Así, en Bachillerato, en los IES, el alumnado crece en un 14,7% y las unidades sólo un 9,4%, lo que implica una nueva subida de ratio. Por su parte, en la enseñanza concertada, el alumnado de Bachillerato, que es escaso, aumenta en un 10,2% y las unidades bajan en -1,9%, “por eso necesitan oxígeno del Gobierno y para eso la medida”, aclara la secretaria general de la federación de enseñanza de CCOO de Madrid.

“De hecho en los centros públicos donde se imparte el Bachillerato, para que la subida de las unidades fuera la misma que la del alumnado (14,7 %) deberían aumentar en un 5,3 %. Es decir, se deberían crear 91 unidades, o lo que es lo mismo, ampliar la plantilla en 150 cupos más. Eso como mínimo para dar cabida al alumnado que ha conseguido entrar en los Institutos de Enseñanza Secundaria y ahora está escolarizado en aulas masificadas”, denuncia Galvín.

cuadro

Con los datos en negro sobre blanco, para el sindicato habría que dar respuesta al alumnado que se ha quedado sin plaza en los centros. Algo que "con unos cálculos muy realistas haría necesaria la apertura de, al menos, 30 unidades más atendidos con una ampliación de cupo de 50 profesores para los más de 1.500 alumnos que, de media, no encuentran plaza en los centros públicos en Bachillerato en los últimos años debido a la reducción de la oferta y al crecimiento de demanda". La Comunidad de Madrid necesita la creación de, al menos, 121 unidades de Bachillerato y una ampliación de las plantillas que atienden el bachillerato en un número de 200 nuevos cupos. 

Con todo, Isabel Galvín destaca que “Comisiones Obreras rechaza la medida anunciada por Garrido y actuará con todos los medios a su alcance para que nunca se llegue a aplicar. Es por ello que anunciamos que propondremos a la comunidad educativa movilizaciones contra esta medida, que va en contra de los intereses de la mayoría y en beneficio de ampliar los beneficios a una minoría”.

El cheque-escolar a bachillerato anunciado por Garrido "agudiza las desigualdades...
Comentarios