martes 26.05.2020
1 DE CADA 5 HA SIDO AGREDIDA FíSICAMENTE

Casi la mitad de las personas sin hogar ha sufrido un incidente o delito de odio

Dormir y vivir en la calle tiene un componente de violencia estructural, que además se ve agravado por la violencia directa de la que son objeto estas personas.

Casi la mitad de las personas sin hogar ha sufrido un incidente o delito de odio
  • El 47% de las personas sin hogar han sufrido un incidente o delito de odio
  • Un 81,3% de las personas sin hogar entrevistadas habría pasado por este tipo de experiencias en más de una ocasión
  • 1 de cada 3 ha sido insultada o ha recibido trato vejatorio y 1 de cada 5 ha sido agredida físicamente

Los datos lo aporta Hatento, el Observatorio de los delitos de odio contra personas sin hogar, una iniciativa centrada en detectar y analizar los delitos de odio y situaciones de violencia que sufren las personas sin hogar en España.

El objetivo de la investigación era conocer la prevalencia de los delitos de odio contra las personas sin hogar atendidas en los recursos y servicios de las organizaciones integrantes del Observatorio Hatento.

Los incidentes y delitos de odio son actos de violencia, hostilidad e intimidación dirigidos hacia personas seleccionadas por su identidad. Las personas sin hogar son un grupo social especialmente vulnerable frente a los mismos, señala el Observatorio.

La investigación está basada en entrevistas a 261 personas sin hogar en Barcelona, Bilbao, Comunidad de Madrid, Donostia, Murcia y Sevilla. Un 47,1% de las personas entrevistadas informan de, al menos, un incidente o delito relacionado con la aporofobia durante su historia de sinhogarismo.

Se han identificado diferencias significativas en los datos de victimización entre mujeres y hombre. Mientras un 60,4% de las mujeres entrevistadas informan de al menos un incidente o delito de odio, este porcentaje desciende al 44,1% en el caso de los hombres.

El origen también parece jugar un papel discriminante, de tal forma, que el porcentaje de victimización entre las personas sin hogar con nacionalidad española alcanza un 57,8%, en el caso de las extranjeras, el 33,3% habría sufrido algún incidente o delito por aporofobia.

Sólo 15 personas de las 114 que contaron de manera detallada algún incidente o delito de odio presentaron una denuncia. Ninguna de ellas informó de una sentencia condenatoria. De las 47 personas que informaron de una agresión física, sólo ocho de ellas refieren que presentaron denuncia, lo que supone un 17%.

"Dormir y vivir en la calle tiene un componente de violencia estructural, que además se ve agravado por la violencia directa de la que son objeto. Es fundamental no olvidar que el derecho a la vivienda se relaciona directamente con la calidad de vida, la seguridad y la salud de las personas, de forma que interacciona con los demás derechos fundamentales. Una sociedad democrática no puede permitirse abandonar más allá de los márgenes a parte de su ciudadanía", señala el observatorio.

El Observatorio Hatento está integrado por organizaciones de atención a personas sin hogar y de defensa de derechos: RAIS Fundación, APDHE, ASSÍS Centre d´Acollida, la Asociación Bokatas, la Asociación RAIS Euskadi, UNIJEPOL y la Asociación Zubietxe.

Casi la mitad de las personas sin hogar ha sufrido un incidente o delito de odio
Comentarios