sábado 28/11/20
SALE DE LA CÁRCEL EL 19 DE NOVIEMBRE

El asesino de los abogados de Atocha saldrá de prisión con 12 años de condena por cumplir

La Fundación Abogados de Atocha y el PCE muestran su “indignación” por la puesta en libertad de Carlos García Juliá.

Monumento a los abogados de Atocha en la madrileña plaza de Antón Martín en Madrid.
Monumento a los abogados de Atocha en la madrileña plaza de Antón Martín en Madrid.

Carlos García Juliá, autor de la matanza de Atocha saldrá de la prisión este 19 de noviembre tras la decisión de la Audiencia de Ciudad Real de dar por definitiva su liquidación de condena.

El asesino de los cinco abogados laboralistas de CCOO y el PCE tendrá saldada su deuda con la justicia pese a tener pendientes de cumplimiento 12 años de condena. Como afirma Antonio Baylos en un artículo recogido en Nuevatribuna sobre este asunto: “Cuando el 19 de noviembre Carlos García Juliá sea liberado de la prisión, se cumplirá una nueva ofensa sobre la memoria de los luchadores por la libertad, despreciados por una serie de decisiones judiciales que ignoran la trascendencia del crimen de Atocha y favorecen la impunidad de sus asesinos”.

García Juliá fue condenado inicialmente a 193 años por el asesinato de los Abogados de Atocha el 24 de enero de 1977. En un comunicado la Fundación Abogados de Atocha explica que la liquidación de la condena, realizada el pasado 7 de mayo, le reconoce los 3.138 días de redenciones ordinarias y extraordinarias, a pesar de que García Juliá quebrantó la libertad condicional con su huida de Paraguay, lo que implicaría a tenor de lo dispuesto en el Código Penal y en las leyes penitenciarias y de enjuiciamiento, la pérdida de todo lo redimido. De esta forma deberían descontarse del tiempo efectivamente cumplido 1.207 días.

Para Cristina Almeida, abogada de las víctimas, el tiempo de cumplimiento efectivo de la condena sería de 4.499 días, a los que se ha de añadir el tiempo pasado en Brasil desde su detención el 5 de diciembre de 2018 hasta el 6 de febrero del 2020, que suman 429 días, por lo que el resultado total del cumplimiento efectivo seria 1.390 días en preventivo, 4.499 en penado y 429 en Brasil, así como los días de cumplimiento desde que ingresó de nuevo en prisión en España en el 7 de febrero 2020 al 19 de noviembre, cuando está prevista su puesta en libertad, que suman 345 días. Por tanto, lo realmente cumplido son un total de 6.563 días a descontar de los treinta años a cumplir (10.950), por lo que quedarían por cumplir un total de 4.387 días.

Para la Fundación Abogados de Atocha, la salida de prisión de Carlos García Juliá supone no cumplir doce años que le restan por unos “hechos gravísimos” que ocurrieron en la Transición, una “falta de tutela jurídica” que se ha denunciado ante el Tribunal Constitucional en demanda de amparo, solicitando una medida cautelar que impida su excarcelamiento, o en su caso que se le impida salir del país y que se le retirara el pasaporte si lo tuviera, o se dieran instrucciones al Ministerio del Interior para que no se le expidiera en ningún caso pasaporte español.

En representación de las víctimas se ha presentado ante la Audiencia de Ciudad Real un recurso de súplica contra esta decisión para que al menos tome cautelarmente las medidas solicitadas al Tribunal Constitucional y se han hecho alegaciones ante la Audiencia Nacional, “que repentinamente se ha inhibido como tribunal sentenciador de esta ejecución, causando una falta de tutela jurídica a las víctimas de estos sucesos, y permitiendo que con la aplicación de estos beneficios se modifique en más de diez años el fallo de la sentencia, que ya había quedado reducida a 30 años, de los que restan por cumplir más de doce”.

"Un atropello a la memoria de las víctimas", afirma el PCE

Por su parte, el PCE ha mostrado su “indignación” por la puesta en libertad de García Juliá, una salida “injusta” de la cárcel que supone un “atropello a la memoria de las víctimas, al Partido al que pertenecían y a todas las personas que lucharon por traer la actual sociedad democrática”.

El PCE subraya que “en ningún caso un sujeto con tal historial y sin reparación a los familiares ni arrepentimiento alguno, puede verse beneficiado de la legislación penitenciaria para acortar su condena” y recuerdan en este sentido que el preso pidió un permiso para “trabajar” en Paraguay que fue concedido por la justicia y que después fue prófugo de la justicia hasta que se le detiene en Brasil.

El Partido Comunista denuncia la “actuación esquiva” de la Audiencia Nacional que es el órgano que juzgó y condenó a los asesinos, que ha rechazado ocuparse de la liquidación de condena y se ha derivado a la Audiencia Provincial de Ciudad Real debido a que cuando estaba en prisión por el asesinato de los abogados, Carlos García Juliá delinquió tras secuestrar al director de la cárcel y su familia mientras esperaba el juicio por los asesinatos de Atocha. “Es por ello que, conforme al Código Penal vigente cuando sucedieron dichos hechos, no se le podía aplicar beneficios penitenciarios por su quebrantamiento de condena”, afirma.

El asesino de los abogados de Atocha saldrá de prisión con 12 años de condena por cumplir
Comentarios