viernes. 23.02.2024

Apostar por la energía nuclear aumenta los riesgos de atentados terroristas

Es lo que cree el director internacional de Greenpeace, Gerd Leipold, que ha instado al Gobierno español a que proceda al cierre inmediato de la central nuclear de Garoña, asunto que se debatirá el viernes en el Consejo de Ministros.
NUEVATRIBUNA.ES 30.06.2009

La expansión internacional de la energía nuclear incrementaría enormemente los riesgos de atentados terroristas, y de proliferación nuclear, al tiempo que cada vez será más fácil el acceso a material radiactivo susceptible de ser utilizado por parte de grupos terroristas.

Así lo ha manifestado este martes en Madrid el director internacional de Greenpeace, el alemán Gerd Leipold, que ha instado al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero a cerrar de “inmediato” la central nuclear de Garoña, para dar ejemplo de liderazgo internacional en energías limpias.

Leipold ha manifestado que ”después de Alemania, España es el país que mayor esfuerzo ha hecho en el desarrollo de las fuentes de energía renovable. El paso de cerrar una vieja central nuclear, para seguir apostando por un modelo energético distinto e innovador, debe ser aplaudido y apoyado por ecologistas de todo el mundo. Esperamos que Zapatero siga en este camino y no se deje influir por el poderoso lobby nuclear. El mundo necesita un liderazgo diferente, que nos saque de la inercia que nos lleva hacia el abismo", ha dicho.

En un momento en que la cuestión del cambio climático es motivo de intensas negociaciones, de cara a la Cumbre de Copenhague, Leipold ha negado que la energía nuclear pueda tener papel alguno en la lucha global contra el cambio climático.

Leipold ha enumerado los motivos por los cuales la energía nuclear no tiene ningún papel que jugar. En primer lugar �explicó- la energía nuclear “detrae los recursos necesarios para el desarrollo de sistemas de eficiencia energética y energías renovables, y los sistemas de energía descentralizados necesarios para un futuro sin combustibles fósiles”.

Según el Massachusetts Institute of Technology (MIT), para que la energía nuclear tuviera un impacto en las emisiones habría que construir unos 1.000 reactores nuevos, un escenario �en su opinión- “fuera de la realidad”.

”Podemos reducir las emisiones de carbono de manera mucho más barata y efectiva utilizando la energía renovable, y medidas de eficiencia energética. Después de medio siglo de producción de peligrosos residuos radiactivos, ni un sólo país del mundo tiene un sistema efectivo de de aislarlos del medio ambiente durante los cientos de miles de años en que seguirán siendo una amenaza”.

”Aunque hubiera recursos �siguió- tampoco habría tiempo para construir plantas nucleares que tuvieran el mínimo efecto en las emisiones en los plazos requeridos por el IPCC” (Panel Intergubernamental de Cambio Climático de la ONU), concluyó.

Apostar por la energía nuclear aumenta los riesgos de atentados terroristas
Comentarios