viernes. 01.03.2024
INDITEX_GRUPO

El pasado 9 de febrero la Federación de Servicios de CCOO, con el 53% de representación en las tiendas del Grupo Inditex, y la Federación de Servicios, movilidad y consumo de UGT, con el 24%, alcanzaron un acuerdo con este grupo empresarial para los y las trabajadores/a de sus tiendas en toda España.

Un acuerdo que ambas federaciones sindicales han calificado de Acuerdo Histórico porque representa la homologación salarial en las siete marcas de este grupo empresarial en todas las provincias y Comunidades Autónomas. El acuerdo ha corregido así la incongruencia de un modelo de negociación colectiva con cincuenta convenios provinciales que divide a las personas que trabajan en un mismo sector, en un mismo grupo empresarial e incluso a quienes trabajan en la misma empresa, aunque estas personas realicen la misma función y actividad.

Este Acuerdo alcanzado la semana pasada, que afecta a las personas que trabajan en las tiendas de Inditex en España, es la plasmación de una estrategia que es consustancial al sindicalismo confederal en contraposición de ese otro sindicalismo corporativo o nacionalista que, desde una aparente radicalidad en algunas ocasiones, centra y concentra su interés en un particular colectivo o territorio porque ésta es su razón de ser.

Este acuerdo sindical alcanzado en Inditex, y subrayo reiteradamente “acuerdo sindical”, porque en la mayoría de los medios de comunicación cuando informan de acuerdos y convenios colectivos que son siempre el resultado de una negociación sindical, suelen titular la noticia: “la empresa x subirá los salarios o reducirá la jornada”, presentando esos avances como un ejercicio de magnanimidad empresarial, ocultando con ello el mérito de la actividad sindical y que son el fruto de una negociación en la que ha sido determinante la afiliación y organización de los trabajadores y trabajadoras en los sindicatos en esa empresa y, en no pocas ocasiones, que la movilización sindical ha jugado un papel determinante para alcanzar ese acuerdo.

Este acuerdo responde también, como ha informado CCOO, al trabajo y las conversaciones con la dirección de Inditex desarrolladas desde 2019, emplazándole a analizar, estudiar y negociar sobre aquellas materias comunes para todas sus marcas y en todas las provincias, como han sido el Plan de Igualdad, la transformación digital y la contratación parcial y temporal, entre otras.

Y es un acuerdo histórico no solo por lo que representa de unidad entre todos los trabajadores y trabajadoras de los distintos centros de trabajo del grupo empresarial. Lo es también por su contenido salarial, que transforma en realidad un eslogan, tan justo y repetido en tantas octavillas y manifiestos, como es: “a igual trabajo, igual salario”,porque contempla la homologación de todas las marcas de la cadena y en toda España, estableciendo un salario mínimo fijo de entrada de 18.000 euros, más incentivos y comisiones, un salario mínimo que se incrementa a partir de los cuatro años de antigüedad.

Unas nuevas tablas salariales que supondrán en algunos territorios una subida, para algunas dependientas y dependientes, superior a los 6.000 euros al año. El incremento medio de los salarios es de un 20%, pero en aquellas provincias con convenios provinciales de comercio cuyos salarios son los más bajos, los salarios se incrementarán hasta un 40%. Un acuerdo sindical que su contenido incorpora también nuevas mejoras sociales como son las ayudas por nacimiento/adopción de hijo/a, para el material escolar, por familiares a cargo con discapacidad, o ayudas para estudios universitarios, para guardería y comedor escolar.

Un Acuerdo que por otro lado también evidencia lo que ya sabíamos, la otra cara de la moneda del capital que ha reaccionado al instante de hacerse público este Acuerdo de mejora de las condiciones de trabajo de los cerca de 30.000 dependientas y dependientes que son la cara pública diaria de la empresa y sus marcas con sus cliente: las acciones han caído 4,58%, con lo que los inversores penalizan el pago de sueldos decentes y nos dicen que prefieren una empresa que compita por sus bajos salarios a qué compita por innovación y empleados y empleados pagados y tratados con justicia.

Penalizan a una empresa que aspira a sustentar su gestión, como afirma el Grupo Inditex, en cinco pilares de sostenibilidad, uno de ellos en relación a sus personas empleadas, como es: “la decidida apuesta por el talento, en particular por el crecimiento profesional y la promoción interna; crear entornos laborales de calidad, estimulantes, estables y seguros; y garantizar la seguridad, salud y bienestar de sus equipos”

Será precisamente el cumplimiento de estos principios lo que garantizará el futuro de Inditex y de toda empresa que hoy aspire a un futuro. Porque su principal valor, el principal capital, de toda empresa y organización son las personas que la forman, y, entre ellas, también las dependientas y dependientes de sus tiendas.

¡Enhorabuena a las Federaciones de Servicios de CCOO y UGT!

Acuerdo sindical histórico en Inditex