lunes 29/11/21

20 años sin la Pasionaria

AGNESE MARRA
Hoy se cumplen dos décadas de la muerte de Dolores Ibárruri, símbolo de la clase de la obrera y de la lucha republicana. Su vida es todo un repaso por la historia española del siglo XX. Para conmemorar el aniversario, el PCE le ha dedicado un merecido y emotivo homenaje.
NUEVATRIBUNA.ES- 12.11.2009

Ya han pasado 20 de años de la muerte del estandarte de la clase obrera. La Pasionaria hoy sigue siendo un sinónimo de lucha, de justicia y de solidaridad. La vida de Dolores Ibárruri es un repaso por la historia española del siglo XX.

De familia humilde, Dolores no pudo terminar la escuela. A muy temprana edad se casó con un minero asturiano con el que militó en las Juventudes Socialistas, para crear posteriormente el Partido Comunista Español (1920) que después pasaría a ser el Partido Comunista de España (1921).

Se dio a conocer por sus fervientes ensayos. De sus escritos surgiría el pseudónimo que ella misma eligió, cuando firmó su primer artículo en 1918, durante la Semana de Pasión, de ahí el mítico nombre.

Su voz, “incandescente, manantial de candelas”, como le dedicó el poeta Miguel Hernández, se escuchaba con fervor entre la izquierda republicana. Sus discursos fueron un himno de la clase obrera española y sus ideas le hicieron ocupar cargos políticos a los que ninguna mujer hubiera podido aspirar en la España de aquella época.

En febrero de 1936 fue elegida diputada por Asturias y en plena Guerra Civil (1937), se convirtió en Vicepresidenta de las Cortes Republicanas. Arengas como el ‘No pasarán’ acuñado durante la defensa de Madrid, hoy son un símbolo de la lucha republicana.

Sus ideales la llevaron a conocer más de una cárcel, pero tras la guerra civil no le quedó otra opción que el exilio. Cuarenta años fuera de su país que no le quitaron fuerzas para seguir en la vida política. Durante ese tiempo se reunió con diversos líderes internacionales, continuó con sus discursos y artículos y en 1942 fue elegida secretaria general del entonces clandestino PCE. En 1960, con la dignidad que le caracterizaba, dimitió de su cargo en favor de las nuevas generaciones. Santiago Carrillo sería su sustituto.

En 1977, dos años después de la muerte de Franco, y ya legalizado el Partido Comunista, volvió a España para volver a ser diputada por Asturias, en las elecciones de 1978. Siguió activa en la política hasta su muerte, con 94 años.

UNA VIDA DE LUTOS

La Pasionaria fue una mujer que rompió todos los moldes. Feminista por sus acciones y por sus ideas. Se enfrentó a un divorcio, se enamoró de un hombre 12 años más joven, al que tuvo que dejar por las presiones machistas de compañeros que no la miraban con buenos ojos.

Su vida personal estuvo marcada por la pérdida. Su eterno luto lo simbolizaba. Primero por sus abuelos, luego por su padre, y así interminablemente. Incluso se casó de negro. De los cinco hijos que tuvo, sólo Amaya la pudo acompañar hasta su muerte, el resto fallecieron mucho antes. Cuando le preguntaron en una ocasión por qué vestía de negro, la Pasionaria respondió: "Porque una mujer de una clase modesta como yo, al vestirse de negro puede hacerlo con elegancia; además los lutos me tocaron desde pequeña y empalmados unos sobre otros".

Este 12 de noviembre se cumplen dos décadas de la muerte de la Pasionaria. En momentos como el actual se echa en falta mujeres como ella. Al menos se puede pensar que sus ideas siguen vigentes. Así lo expresó el recién estrenado dirigente del PCE, José Luis Centella, en el homenaje que el partido ha hecho hoy a una de sus musas.

El acto conmemorativo fue en el cementerio de la Almudena. "Vengo a la tumba de Dolores Ibarruri a preguntarla si ella tiene que pedir perdón por haber dedicado su vida a defender la libertad, a luchar por los trabajadores, a enfrentarse al fascismo, y por haber defendido el ideal más bonito que una persona puede dedicar en vida", dijo Centella, para subrayar que la Pasionaria enseñó "coherencia, ternura y cariño sin preguntar quién era sino sólo si era del pueblo".

Dicho esto, el secretario general del PCE instó a los militantes allí presentes a reconstruir el partido para "seguir desarrollando" las enseñanzas de la Pasionaria ya que, indicó, las ideas comunistas tienen "más fuerza" y "futuro" de lo que "muchos creen". "Hay que continuar hacia el socialismo y hacia el comunismo", recalcó.

TREINTA ROSAS ROJAS

Durante el homenaje ante la tumba de la histórica dirigente, cubierta por una bandera republicana, una comunista, una de los combatientes daneses al Partido Comunista de Dinamarca y por una treintena de rosas rojas, dos militantes del partido leyeron una poesía que la Pasionaria utilizó para inaugurar el XI aniversario del PCE y otra escrita por Miguel Hernández ensalzando su figura.

Además, Javier Moreno, miembro de la Fundación por la Memoria, reclamó que en la actualidad se sigue intentando "ilegitimar" a personas que luchan por los ideales que implantó Dolores Ibarruri y remarcó que el homenaje no es sólo un hecho de "memoria" sino que un hecho "reivindicativo" para que los comunistas sigan "luchando".

Finalmente, el acto terminó con todos los militantes cantando la Internacional, mientras diversas mujeres depositaban rosas encima de la tumba de la histórica dirigente comunista.

Poema que Rafael Alberti le dedicó a Dolores Ibárruri

UNA PASIONARIA PARA DOLORES

¿Quién no la mira? Es de la entraña
del pueblo cántabro y minera.

Tan hermosa como si uniera
tierra y cielo de toda España.


¿Quién no la escucha? De los llanos
sube su voz hasta las cumbres,
y son los hombres más hermanos
y más altas las muchedumbres.


¿Quién no la sigue? Nunca al viento
dio una bandera más pasión
ni ardió más grande un corazón
al par de un mismo pensamiento.


¿Quién no la quiere? No es la hermana,
la novia ni la compañera.

Es algo más: la clase obrera,
madre del sol de la mañana.

20 años sin la Pasionaria
Comentarios