lunes 29/11/21

¿Una ministra amortizada?

El resbalón de Ángeles González Sinde con su propuesta para proteger los derechos de autor en Internet, subrepticiamente introducida en la Ley de Economía Sostenible, ha descargado una tormenta sobre su cabeza. El propio presidente del Gobierno tuvo que salir el jueves a desautorizarla y el PP, que no deja pasar una, ya ha pedido su dimisión.
NUEVATRIBUNA.ES - 4.12.2009

Pero no es sólo el principal partido de la oposición quien pide el relevo de la titular de Cultura. El titular de esta crónica lo hemos 'robado' de esta entrada en el blog de Rafael Almazán que, bajo el epígrafe "Crónica de una ministra amortizada", comenta: "La situación ahora está a la espera de otra u otras reuniones donde se deshaga el entuerto y se formalice un acuerdo entre las partes. Hay que buscar una fórmula en la que no se transgredan los derechos de los creadores culturales pero sin que estos reviertan contra derechos fundamentales de los internautas, como son el de la libertad de expresión y el de la tutela judicial, entre otros.(...) La señora ministra está amortizada, ya sabemos que a Zapatero no le gusta cesar a nadie cuando se lo piden otros, por lo tanto esperará a la primera oportunidad y González-Sinde saltará. Ya lo veremos. Políticamente nació herida y ella misma se ha suicidado".

En general, los comentarios en la blogosfera sobre la reunión que ayer mantuvo la ministra con internautas, blogueros y periodistas digitales son bastante críticos no sólo con los resultados sino también con las formas: "No comprendo la reunión con la ministra y no con un alto cargo ministerial. No comprendo cómo se ha gestionado todo esto, salvo cuando me pongo especulativo y conspiranoico. Un proyecto de ley como el de la LES no es un ‘braimstorming’: dudo que se cuelen cosas sin que nadie se dé cuenta.

En contraste con posturas como ésta, escépticas con la rebelión en la Red ("Algunos de los defensores de eso que llaman la ‘neutralidad en la red’ se han retratado atacando y denegándole expresión a los que no están de acuerdo con ellos"), se sitúan las de quienes consideran que el movimiento articulado en torno al Manifiesto en Defensa de los Derechos Fundamentales en Internet ha sido un éxito. Enrique Dans escribe: "No cabe duda: Internet ha madurado. En lo sucesivo, dudo que haya gobernantes que se atrevan a tomar decisiones que afecten a la red sin consultar con la red".

En cuanto al desarrollo de la reunión en el ministerio de Cultura, Dans no oculta su malestar ante la precipitada marcha de la ministra, que tenía que acudir a otro acto, y el papel desempeñado por el director general de Política e Industrias Culturales, que se quedó al frente: "Frente al guante de seda del tratamiento hospitalario, la mano de hierro de Guillermo del Corral Van Damme, que en ningún momento abrió la posibilidad de diálogo: plantear una reunión “para explicarnos lo que no hemos entendido de la Ley” es un error, porque generalmente, el problema no es que no hayamos entendido, sino que no os habéis explicado. O peor, que por mucho que intentes entender… hay lo que hay, y es blanco y en botella". Dans, que desvela sus conclusiones desde el principio al titular "Una reunión sin diálogo", tampoco cree en las soluciones propuestas: "Se nos intentaron dar caramelos… pero me temo que el Ministerio no acaba de acertar con nuestro sabor favorito: se nos dijo que no nos preocupásemos por las webs que se cerrasen porque iban a crear “un superportal de contenidos” (sin comentarios…), y se nos insinuó que “en la Comisión de Expertos podría llegar a estar alguno de los que estábamos en esa mesa” (¿cómo? ¿Nosotros? ¿En la Comisión de Expertos? ¡Pero si es lo que veníamos a decirte que considerábamos una aberración!!) y que “tenían mucho dinero para proyectos culturales” (desde luego, qué raros son estos “chicos de Internet”, ¿no? ¡Son los únicos que no quieren nuestras subvenciones!)."

Lo que tanto Enrique Dans como otros asistentes a la reunión, entre los que estaba Ignacio Escolar, dejan muy claro es que acudieron a la llamada de Cultura a título personal: "Algunos, con razón, se preguntan que quién nos ha votado; yo también me lo preguntaría. Por eso quiero aclarar que no acudí a Cultura en representación de nadie más que de mí mismo"... Escolar también llama la atención sobre la desairada posición en la que ha quedado González Sinde: "Tanto en el PSOE como en el Gobierno dan ya por hecho que la ley cambiará, que no será una comisión de “independientes” nombrados por Cultura quienes decidan el cierre de una web. Sin embargo, aún no tienen claro el cómo de esa rectificación, aunque es probable que la respuesta salga del trámite parlamentario. El PSOE no tiene fuerza suficiente en el Congreso para pasar esta reforma, y el pacto es la excusa perfecta para modificar la polémica propuesta sin que la ministra quede completamente desautorizada. Conviene recordar un detalle: Sinde es guionista, no una política profesional. Podría protagonizar una fuga de cine". Y se hace eco del desconcierto que en las propias filas socialistas ha sembrado la metedura de pata de la ministra: "Nos hemos cargado toda la Ley de la Economía Sostenible con un puto párrafo", decían desde la bancada socialista en el Congreso, donde culpan al equipo jurídico de Cultura del desaguisado. Un "puto párrafo" dentro de la ley más trompeteada de todo el año. Normal que en el Gobierno y en el PSOE aún estén preguntándose cómo pudo pasar".

EL PP SE SUMA A LA TROMPETERÍA

A todo lo anterior, se suma la voz de los 'populares' que, como era de esperar, no van a dejar pasar la oportunidad de fustigar al Gobierno con este asunto. Su vicesecretario de Comunicación, Esteban González Pons, ha abierto su agenda del viernes con unas declaraciones en las que ha dicho que la ministra de Cultura debería dimitir porque "claramente ha sido desautorizada" por el presidente del Gobierno y ella, junto con todo su equipo, "han quedado en evidencia". "Garantizaron que el proyecto de Ley no cambiaría ni una coma y ahora el presidente ha dicho que quizá lo cambie", ha afirmado en la Cadena SER.

González Pons lamenta que Zapatero no fue "muy claro" cuando aseguró que no se cerrará ninguna 'web' que facilite descargas no autorizadas: "Ha dicho que no se cerraba sin autorización oficial pero el Ministerio pretendía no cerrarlas sino limitar acceso a las webs sin autorización oficial". Y ha hecho un símil con la situación de los pesqueros en aguas jurisdiccionales amenazadas por la actividad de los corsarios: "En este caso de Internet, los piratas tienen la fragata y la Policía española es la que va en un esquife".

En su opinión, en la Red existe "un problema más tecnológico que legal" y, por ello, reclama dotar a las discográficas de una mayor cantidad de medios que posibiliten la oferta en Internet de "productos baratos y atractivos" de forma que se compense el derecho de la propiedad intelectual con el libre acceso a la información y al conocimiento. "Hay que dotar a la Policía, los jueces y los fiscales de medios suficientes porque las leyes existen pero los piratas están muy dotados", ha continuado para exigir la retirada del anteproyecto de Ley de Economía Sostenible.

¿Una ministra amortizada?
Comentarios