martes. 05.03.2024

¿Qué garantías hay de que Marruecos no usa ese material contra saharauis?

Es una de las preguntas que figuran en el informe que varias ONG, entre ellas Amnistía Internacional, remitirán a la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados. En el documento, que adelanta nuevatribuna.es, se denuncia que España ha aumentado en los últimos años la venta de armas a países donde se violan los derechos humanos.
> PDF: Mapa de la industria militar en España
NUEVATRIBUNA.ES / ISABEL G. CABALLERO 24.03.2010

No es la primera vez que distintas ONG denuncian la venta de armas de España a países donde hay un conflicto armado o donde se producen graves violaciones de los derechos humanos. La batalla de estas organizaciones viene de largo y no ha estado exenta de fracasos pero también de pequeños triunfos. A finales de 2007, el Congreso aprobó la primera ley para regular la exportación de material de defensa, una normativa que aporta transparencia a este tipo de transacciones realizadas por varias empresas españolas. Sin embargo, el balance a día de hoy no es precisamente alentador dadas las trabas que aún se siguen poniendo al control parlamentario y el incumplimiento por parte del Gobierno español del derecho internacional.

Así se desprende del informe elaborado por Amnistía Internacional, Interpón Oxfam, Greenpeace y la Fundació per la Pau y que será remitido a todos los diputados miembros de la Comisión de Defensa del Congreso.

El documento –que adelanta nuevatribuna.es- analiza las exportaciones españolas de material de defensa durante el primer semestre de 2009 en base al informe oficial del Gobierno remitido recientemente al Parlamento y concluye que los datos reflejan las “tendencias preocupantes” de años anteriores. “España sigue vendiendo material de defensa a destinos muy preocupantes”, señala, y cita Marruecos, Colombia, Guinea Conakry, Sri Lanka o Tailandia.

Estas organizaciones exigen al Gobierno “más control y más transparencia” en la venta de armas a otros países, así como que cumpla las recomendaciones hechas por la Comisión de Defensa como por ejemplo que se hagan públicos los países a los que el Ejecutivo español ha denegado la compra de armamento español.

UNA INDUSTRIA BOLLANTE

España exporta tres tipos de armamento: material de defensa propiamente dicho; de doble uso (civil y militar); y armas de caza u otro tipo de material antidisturbios. En los informes del Gobierno figuran por un lado las exportaciones autorizadas y por otro las que se han realizado y la tendencia en los últimos años pone de relieve que España sigue aumentando las ventas. Así lo ha asegurado en declaraciones a Nuevatribuna.es Alberto Estévez, responsable de la campaña Armas bajo control de Amnistía Internacional (AI) que afirma que la industria armamentística en España “es un sector que no está precisamente en crisis.

“En el primer semestre del año 2009 España exportó material de defens por un valor de 411,1 millones de euros, según los datos aportados por el Ministerio de Comercio. Esto significa un aumento del 64,5% sobre el primer semestre del año anterior. En el mismo periodo, el valor de las exportaciones autorizadas fue muy superior, 1.095 millones de euros, que supone casi tres veces más que el valor de las operaciones realizadas. La diferencia entre ambas cantidades son exportaciones pendientes de realizarse, también en muchos casos a destinos preocupantes.

En el mismo período, se realizaron operaciones de venta de material policial y de seguridad (antidisturbios) por valor de casi 4,7 millones de euros y se autorizaron exportaciones por valor de más de 1,8 millones de euros. Las exportaciones autorizadas de armas de caza y tiro deportivo superaron los 41 millones de euros y las realizadas fueron por valor de casi 19 millones de euros. En cuanto a las exportaciones de material de doble uso, las operaciones autorizadas superaron los 64 millones de euros y las realizadas los 45 millones de euros.

En total, en los primeros seis meses de 2009, las exportaciones autorizadas de defensa, otro material y de doble uso sumaron más de 1.200 millones de euros y las operaciones realizadas superaron los 437 millones de euros”
, dice el informe.

Junto con Portugal y Francia, España figura como el país que más armas ha vendido a Guinea, pero también a Ghana y en general se sitúa como el principal proveedor de todo el África Subsahariana. Según Amnistía Internacional, España es el sexto país exportador mundial de armas y suministra material de defensa a destinos con un historial preocupante como Colombia. “Da igual que gobierne el PP o el PSOE, no hay diferencia con respecto a la política con Colombia”, afirma Estévez.

FALTA DE GARANTÍAS

El informe destaca dos países: Sri Lanka y Guinea Cronaky. En el primer caso Estévez explica que el año pasado la Junta Interministerial (órgano encargado de autorizar las licencias y en el que participan distintos ministerios como Industria, Economía, Exteriores e Interior) acordó analizar mensualmente el envió de armas a Sri Lanka, país que en las últimas décadas ha estado marcado por conflictos étnicos y en una cruenta contienda civil. Sin embargo, esta voluntad manifestada por el representante español en Bruselas no es suficiente a juicio de las ONG que piden “un cambio de mentalidad” y un “enfoque preventivo” por parte de las autoridades españolas antes de que se produzcan abusos y violaciones de los derechos humanos.

”¿Qué garantías existen de que el material enviado a Marruecos no se va a emplear con fines de represión interna, por ejemplo en operaciones de vigilancia de activistas saharahuis?

¿Qué garantías existen de que las armas vendidas a destinatarios privados en EE UU no van a ser usadas en conflictos como el de Irak por empresas de seguridad privada que ya han sido acusadas de graves violaciones de los derechos humanos, como la antigua Blackwater, actualmente Xe Services LLC?

¿Se han obtenido garantías de que el material antidisturbios vendido a Angola no se empleará con fines de represión o violaciones de los derechos humanos?

¿Cuáles son las garantías recibidas por parte de Ghana de que las armas de caza y tiro deportivo que España le vende no van a ser reexportadas?

¿Por qué se ha ignorado la situación de grave inestabilidad, las graves violaciones sistemáticas de derechos humanos en la última década en Guine a la hora de autorizar exportaciones?”
, se preguntan estas ONG.

CAMINO HACIA UN TRATADO INTERNACIONAL

A nadie se le oculta tampoco las presiones del lobby armamentístico español, un entramado de empresas que monopoliza la industria militar en España y cuyo último estudio ha sido realizado por Albert Caramés, de la Escuela de Cultura de Pau en la Universidad Autónoma de Barcelona.

Durante la tramitación de la ley de 2007 -denuncia el responsable de AI- el Gobierno primó las recomendaciones hechas por la patronal de los vendedores de armas sobre las formulaciones realizadas por las organizaciones humanitarias a diferencia de lo que ha pasado en otros países como el Reino Unido donde a la hora de reformar la ley se dio cabida a las ONG en un proceso “abierto, transparente y democrático”, dice.

En el ámbito internacional se avanza para la limitación y control de venta de armas. En julio de este año se celebrará en Nueva York la primera ronda de contactos después de la recomendación hecha en octubre pasado por la ONU para poner en marcha un Tratado Internacional que regule este mercado y que se prevé pueda entrar en vigor en 2012. Las ONG tienen depositada su confianza en el avance de este proceso aunque países como Rusia y China se oponen al mismo.

Según Estévez, “la regla de oro”, el “principio básico” que debe regir estas transacciones es que los países exportadores se comprometan a no facilitar este tipo de material en aquellos lugares donde se violan los derechos humanos o donde hay peligro de reexportación a otros destinos. En este sentido, AI y el resto de organizaciones confían en que la Unión Europea lidere este proceso que arrancará coincidiendo con el término de la presidencia española de la UE tras la que Bélgica tomará el relevo.

¿Qué garantías hay de que Marruecos no usa ese material contra saharauis?