martes 3/8/21
ENTREVISTA A SALVATORE MARRA

"No debemos resignarnos y aceptar la descripción ofensiva de generación perdida”

Responsable del área latina del Comité de Juventud de la CES, Salvatore Marra, llama a los jóvenes a participar en la jornada de acción el 14 de noviembre y reivindica el carácter pan-europeo de la misma: “Esta será la primera vez en la historia que varios países convocan una huelga general de forma conjunta”, subraya en esta entrevista.

Nuevatribuna.es | ¿Consideras que vuestra generación puede llegar a convertirse en una ‘generación perdida’? ¿Crees que aún estamos a tiempo, o que los jóvenes europeos ya se han dejado por el camino parte de su porvenir?

Salvatore Marra | Desafortunadamente, hay una parte de triste verdad en esta pregunta. Nuestra generación ha perdido algunas oportunidades que todas las generaciones que siguieron a la Segunda Guerra Mundial disfrutaron. Dejando esto claro, hay que tener en cuenta que esta pérdida no es nuestra responsabilidad; no debemos resignarnos y aceptar la descripción ofensiva de “generación perdida”. Debemos reaccionar y dejar bien claro que no aceptamos la actual situación porque el cambio sí es posible. Debemos confiar en nuestro potencial y en nuestras posibilidades y capacidades y usarlas como mejor podamos para revertir la actual situación.

El primer derecho que se nos ha negado es el derecho al trabajo decente

La crisis está cuestionándolo todo e incluso derechos fundamentales reconocidos en todo el mundo. A tu juicio, ¿qué derechos se están vulnerando respecto a los jóvenes con la excusa de la crisis económica?

El primer derecho que se nos ha negado es el derecho al trabajo decente. Pero debemos tener en cuenta que esta situación ya se daba antes de la crisis. El trabajo de la juventud europea se ha venido caracterizando durante las dos últimas décadas por la precariedad y la falta de protección social. La crisis tan solo ha empeorado las cosas: más precariedad si cabe y explosión del desempleo, por no mencionar el trabajo en negro e incluso situaciones de verdadera explotación. Ahora se cuestiona incluso, a través de los recortes presupuestarios, el derecho a servicios básicos tales como la educación, la sanidad o el acceso a una pensión digna después de un periodo cada vez mayor de permanencia en el mercado laboral.

En ocasiones se ha arremetido contra la juventud culpándola de la violencia en algunas de las manifestaciones y protestas que recorren buena parte de Europa. Desde ‘antisistemas’ a ‘perroflautas’, los jóvenes se han convertido en la diana de algunos sectores ultraliberales. ¿Crees que esto está en el germen de desafección hacia las instituciones democráticas y a la clase política que ponen de manifiesto muchos sondeos?

Existe una urgente necesidad de renovación democrática

No creo que exista una sola razón para explicar el arranque de respuestas más o menos violentas; como sea, una vez más no debe buscarse la respuesta en el grado de culpa que las personas jóvenes tienen al respecto. La desesperación y la falta de una perspectiva sólida de futuro juegan un papel crucial en este fenómeno. La actitud y actuaciones de una importante parte del arco político e institucional soportan una parte importante de responsabilidad en esta falta de credibilidad. Existe una urgente necesidad de renovación democrática y, si los gobiernos continúan ignorando estas demandas, la desafección y la violencia no van sino a aumentar.

Desde la óptica de una persona joven como tú, ¿ves obsoletos algunos de los mecanismos de protesta impulsados por los sindicatos de clase a nivel europeo?

Las huelgas generales son uno de los instrumentos democráticos de los que disponemos los trabajadores para responder a ataques a nuestros derechos 

En todo caso diría que debemos buscar nuevas formas de utilizar viejos instrumentos. Quiero decir, la gente no ha dejado de utilizar la rueda por el hecho de que se inventara hace mucho tiempo; la rueda se ha mejorado y adaptado a las nuevas necesidades. Debo admitir que en ocasiones los sindicatos estamos un poco a la zaga a la hora de actualizar nuestro instrumentos de lucha tradicionales. No obstante, las huelgas generales son uno de los instrumentos democráticos de los que disponemos los trabajadores y las trabajadoras para responder con toda la contundencia a ataques a nuestros derechos como los que estamos sufriendo. Sin duda, el carácter pan-europeo de las huelgas y manifestaciones del próximo 14 de noviembre tiene un carácter innovador que merece ser reivindicado: esta será la primera vez en la historia que varios países convocan una huelga general de forma conjunta.

¿Qué les dirías a los jóvenes para que se sumen a la jornada de movilización europea del 14 de noviembre?

Solidaridad es la palabra clave que debe unirnos en estos momentos

Les traslado lo que afirmamos en la declaración de los jóvenes del sur de Europa que hemos promovido desde los sindicatos de Portugal, Italia, Grecia, Chipre y España: ningún derecho ni avance social es un regalo, si no los defendemos podemos perderlos. No es este el momento de quedarnos callados y aceptar lo que nos impongan; debemos desarrollar un espíritu crítico, tomar la iniciativa y defendernos de todas las maneras posibles. “Solidaridad” es la palabra clave que debe unirnos en estos momentos. En situaciones difíciles como las actuales, es imposible salir adelante solo.

¿Por qué hay tantas diferencias entre las condiciones sociolaborales de los jóvenes del sur de Europa y los del norte? ¿Es que los jóvenes del sur están peor preparados para el mercado de trabajo o son menos eficientes que sus primos norteños?

Para nada, estas no son las razones. Países como Grecia, Italia, España y Portugal están siendo las víctimas de una especulación financiera no merecida. Los jóvenes de estos países son quienes están pagando el precio más alto de esta injusticia.

¿Cuáles son las propuestas del sindicalismo europeo en materia de juventud?

La regulación y el control del mundo financiero debe ser una prioridad en las agendas políticas europeas

La Confederación Europea de Sindicatos, a través de su Comité de Juventud, tiene una pluralidad de propuestas para las personas jóvenes. Defendemos el pleno derecho a una educación universal y gratuita para todos los niveles educativos, con igualdad de derechos para todas las personas; reivindicamos transiciones apropiadas entre el sistema educativo y el mercado de trabajo, con la aprobación de una “Garantía para los jóvenes” y la lucha contra el uso fraudulento de las becas y los contratos precarios; luchamos por el derecho a una prestación de desempleo decente y una adecuada protección social y de las condiciones de trabajo, entre otros elementos que proponemos. Estas son las líneas que defendemos en el marco del Diálogo Social Europeo; negociaciones que estamos manteniendo en estos momentos con las organizaciones patronales europeas.

Empieza a haber una corriente joven (indignados) en Europa que se ha marcado como objetivos la condonación de la deuda de países como España o Grecia, ¿Entiendes justos y viables estos objetivos? Y ¿de que forma podría darse esta condonación de deudas para países que pretendan permanecer en la UE?

La condonación de la deuda es una propuesta de muchos movimientos sociales y sindicales, y uno de los más controvertidos a la hora de confrontar la crisis económica. La regulación y el control del mundo financiero debe ser una prioridad en las agendas políticas europeas. Es inaceptable que insaciables grupos financieros tomen el control sobre estados democráticos para especular con sus deudas públicas, mientras que la Unión Europea sigue sin dotarse de instrumentos efectivos para prevenir y luchar contra estos ataques. Debe promoverse un enfoque basado en el trabajo y los derechos humanos y laborales de cara a establecer un sistema económico basado en las personas y en un sistema productivo sostenible.

"No debemos resignarnos y aceptar la descripción ofensiva de generación perdida”