viernes 03.04.2020

Una planificación energética que favorezca a las personas más vulnerables

El 31 de diciembre acaba el plazo para solicitar el bono social eléctrico con derecho a obtener el bono térmico asociado.

Una planificación energética que favorezca a las personas más vulnerables

Es necesaria una reforma en profundidad del mercado eléctrico para acabar con el actual sobrepago a las empresas eléctricas

El 31 de diciembre acaba el plazo para solicitar el bono social eléctrico con derecho a obtener el bono térmico asociado. Dicha medida no ha llegado a todas las personas y especialmente a las más necesitadas, por lo que sería necesaria una planificación energética que favorezca social y económicamente a las personas y familias más vulnerables, y que tenga en cuenta la situación especial de los territorios rurales.

Una planificación integrada que permita erradicar y prevenir situaciones de pobreza energética. Que introduzca medidas fiscales como la rebaja del IVA de los suministros esenciales como son la electricidad, el gas, etc.

Desde el sindicato UGT recuerdan que en los meses de invierno es cuando más suben las energías y hay muchas personas que no pueden pagarlo, por lo que exige al Gobierno que proteja a los consumidores con menos recursos económicos y les garantice su derecho a una energía accesible y asequible.

La subida del gas afecta principalmente a los consumidores domésticos más vulnerables, que optan por este suministro en detrimento de otros más caros como la energía eléctrica. Una energía que no deja de subir de manera vertiginosa, haciendo necesaria una reforma en profundidad del mercado eléctrico para acabar con el actual sobrepago a las empresas eléctricas.

Las medidas en materia energética que aprobó el Consejo de Ministros el pasado mes de octubre no han solucionado los problemas a las personas y las familias en situación de pobreza, que no pueden permitirse el mantenimiento de una temperatura adecuada en su vivienda.

En este sentido, el sindicato reclama un nuevo bono social que garantice el acceso de toda la población a un suministro básico de energía (gas, electricidad, etc,), que defina claramente a los destinatarios del mismo, con criterios basados en los ingresos y el número de miembros de la familia, y que prohíba los cortes de energía.

Una planificación energética que favorezca a las personas más vulnerables
Comentarios