miércoles 11.12.2019
POR EL TRATAMIENTO DE LOS RESIDUOS

Peligro sanitario y medioambiental en la fábrica de Coca-Cola en Fuenlabrada

CCOO advierte de las consecuencias de la falta de mantenimiento de la depuradora de la planta después de que la empresa haya rescindido el contrato con la compañía que venía realizando las tareas de mantenimiento. 

Peligro sanitario y medioambiental en la fábrica de Coca-Cola en Fuenlabrada

CCOO de Madrid y la sección sindical del sindicato en Casbega Fuenlabrada denuncia el peligro que supone la falta de tratamiento de los residuos de la fábrica de Coca-Cola en Fuenlabrada. La empresa ha rescindido el contrato con la compañía que venía realizando estas funciones, con el consiguiente peligro sanitario y medioambiental.

Como destaca el sindicato, ésta puede ser una maniobra más de la compañía para ignorar las sentencias de la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo que obligan a reanudar la producción en la planta de Fuenlabrada ya que la putrefacción o alteración de residuos tóxicos harían inviable el reinicio de la producción en la fábrica.

En la planta existen depósitos con entre 4 y 5 millones de litros de agua con fangos activos (residuos biológicos derivados de la producción de refrescos), que deben ser tratados y oxigenados regularmente para evitar una putrefacción que provocaría la emisión de gases tóxicos.

CCOO advierte que la falta de mantenimiento adecuado de las válvulas y del sistema de aireación puede terminar provocando vertidos a la red pública de saneamiento.

Ya en mayo de 2014, la Secretaría de Medio Ambiente de CCOO de Madrid solicitó a la dirección de la empresa información acerca de las medidas previstas por la compañía, en caso de mantener su decisión unilateral de cierre de la planta, en relación con el tratamiento de los residuos biológicos y productos potencialmente peligrosos. Coca-Cola negó esta información tanto al sindicato como al comité de empresa.

El pasado mes de abril, la empresa rescindió el contrato con la compañía que venía realizando las labores de mantenimiento y depuración de la planta y que se haría efectiva el 30 de mayo. Sin embargo, durante el último mes, Coca-Cola ha impedido el acceso a la planta a los trabajadores encargados del tratamiento de residuos y, como consecuencia, no se han efectuado las labores de mantenimiento, por lo que los riesgos de un vertido accidental o de deterioro biológico de los fangos, con sus consecuencias sanitarias y medioambientales, aumentan.

Comentarios