sábado 15/8/20
DEFENSA DE LA SANIDAD PúBLICA

Una vida de la mano de la sanidad pública

Por Carlos Sánchez Fernández | El Dr. Sánchez Bayle dejará su actividad laboral como facultativo este 24 de julio, cumple 65 años, y no le han concedido la prórroga que había solicitado.

Marciano Sánchez Bayle
Marciano Sánchez Bayle

El Dr. Sánchez Bayle dejará su actividad laboral como facultativo este 24 de julio, cumple 65 años, y no le han concedido la prórroga que había solicitado para seguir prestando servicios en activo en el Hospital Niño Jesús de Madrid. Aún así, parece que seguirá trabajando como una de las principales cabezas visibles en la defensa de la Sanidad Pública ¡La lucha continúa!

Nacido en una ciudad extremeña, la que algunos tildarían de pequeño pueblo, Plasencia se convirtió en su lugar de desarrollo, intercalando peleas de piedras con lectura de libros. Pronto, comenzó a ganarse cierta fama, principalmente por su sabiduría y conocimiento, pero, además, por tener una de las primeras televisiones en su casa del pueblo. Se despidió de su hogar al alcanzar los estudios universitarios donde estuvo sobreviviendo en Salamanca y, allí, fue donde comenzó la carrera de Medicina, la cual servía como labor humanitaria y que le proponía un reto personal que permitiría  saber cuanto puede dar uno mismo en favor de los demás. Poco más tarde, y tras un estrepitoso accidente, de esos que cambian la vida, se muda a Madrid con toda su familia, al barrio de Carabanchel, un barrio obrero. Tras acabar la carrera, y su residencia en el hospital de La Paz, comienza a trabajar al Hospital Niño Jesús de Madrid, donde ha compartido 37 años de su vida.

Bajo su camino, también, se ha encontrado la oposición de todo tipo de personas e instituciones, encontrando estos enfrentamientos por defender sus propias ideas y su enfoque sobre determinados temas que atañen a la atención sanitaria, teniendo así una rivalidad casi constante con los distintos Gobiernos, la mayoría conservadores, con algunos de sus principales difamadores y, especialmente, con gente ignorante que no aceptaba sus propias mentiras. Pese a estas trabas, ha conseguido su objetivo primordial, el incidir y cambiar las políticas sanitarias de éste país habiendo llegado a tener una difusión internacional amplia, logrando, por méritos propios, presidir la International Association of Health Policy (IAHP), una organización que ha tratado de influir, por todos los medios, en las reformas de los sistemas de salud de cualquier parte del mundo, muy especialmente en los europeos y americanos, queriendo garantizar una sanidad pública, universal y de calidad.

De igual manera, es uno de los miembros fundadores de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), Presidente de la misma durante varios años, donde ha contribuido con sus ideas y su trabajo a la mejora del sistema sanitario público español.

Después de todo esto, aún se plantea hacer algunas cosas más. Tras su reciente jubilación, de una manera un tanto maquiavélica a la vez que esperada, sus adversarios parecen no haber meditado sobre su decisión, ya que transformarán a un trabajador que cuestionaba sus órdenes en un rival muy peligroso. No sólo no conseguirán su principal objetivo, que es intimidar, sino que parece que avivarán aún más el fuego que les acabará quemando. Añadiendo algo más, el Dr. Sánchez Bayle parece que enfocará ésta nueva etapa con calma pero con trabajo, citando a Confucio “hay que ser como el sándalo”, habrá que dejar de lado el rencor para conseguir a través de sus actos mostrar a los que no opinan igual que el que se equivocan. Como suele hacer referencia Marciano en sus intervenciones: “Lucharon por separado y les vencieron juntos” en palabras del historiador  Tácito del Siglo I de nuestra era. ¡No nos cabe duda, así será, siempre juntos hasta la victoria final!

Una vida de la mano de la sanidad pública