DENUNCIA EL SINDICATO MADRILEÑO SATSE

Las urgencias hospitalarias, al límite por la gripe

SATSE Madrid denuncia que la falta de profesionales de enfermería en algunos hospitales, unido a la de material y espacio, está provocando que las urgencias de los principales hospitales de la región estén saturadas

Las urgencias de los hospitales madrileños comienzan a dar muestras de saturación. En los últimos días la alta frecuentación de usuarios y la falta de profesionales en algunos servicios de urgencias, especialmente de enfermería, está provocando que la atención se demore en exceso, que las camillas se acumulen en los servicios de urgencias y que los sillones sean el recurso utilizado para evitar pasillos.

El 'Plan de Invierno', que se está aplicando ya en toda la Comunidad de Madrid, no es suficiente para evitar la saturación de los servicios de urgencias de los principales hospitales públicos de la región ya que las nuevas incorporaciones, muy necesarias, sólo están sirviendo para paliar la falta crónica de profesionales, especialmente de enfermería, tanto en las urgencias como en las plantas de Hospitalización.

En el 12 de Octubre, que atiende a casi 450.000 ciudadanos, la urgencia se encontraba, a primera hora de la mañana, al límite. Los delegados del sindicato madrileño de enfermería SATSE informan que “la Observación está llena, los sillones estan ya todos ocupados y en la zona destinada a agudos se podían ver ya pasillos (pacientes atendidos en esta zona no habilitada para ello y sin las condiciones de intimidad mínima). A primera hora había ya 32 ingresos pendientes”.

En este centro, la Gerencia ha abierto 22 camas en el edificio de la Maternidad por lo que ha tenido que ser contratado personal. No obstante, la falta de personal, especialmente de Enfermería, es acuciante, así como que los profesionales del servicio de urgencias puedan contar con el material sanitario necesario para poder realizar su labor.

En La Paz, cuya población de referencia supera 527.000 usuarios, la Urgencia, a primera hora de la mañana, ya se encontraba “al límite”, según informan desde el centro. “La Urgencia está llena y con sillones cruzados”, explican.

Desde el Hospital del Sureste informan que los boxes de la urgencia están llenos a pesar de haberse abierto la Unidad de Hospitalización Precoz (UHP), una sala acondicionada en Urgencias para ubicar a los pacientes pendientes de ingreso que no tienen camas.

En este hospital que atiende 150.000 residentes de los municipios de Arganda del Rey, Estremera, Campo Real, Nuevo Baztán, Pozuelo del Rey y Rivas Vaciamadrid entre otros, se han habilitado 30 nuevas camas (dobladas en el argot sanitario. Es decir en el espacio habilitado para una se colocan dos). A primera hora de la mañana ya había 18 pacientes pendientes de ingreso.

La plantilla de la Urgencia, muy precaria, no se ha reforzado convenientemente, ya que la mayoría de las contrataciones han sido para la Hospitalización que ha visto incrementado su trabajo al contarse con camas extra.

El Hospital Infanta Cristina, situado en Parla y que cubre la atención sanitaria de más de 130.000 usuarios madrileños, se encontraba a primera hora de la mañana  “saturado y el refuerzo de enfermeras por solucionar”, en palabras de los responsables del sindicato en este centro.

Otro Servicio que está soportando una gran presión es el SUMMA 112 donde los traslados en Soporte Vital Básico, ambulancias, se están demorando muchísimo porque no hay disponibles. Están "atascadas" en los hospitales ya que, debido a la saturación si no les asignan ubicación a los pacientes que trasladan se tienen que quedar esperando en el pasillo a que les indiquen.

Este hecho repercute, especialmente, en los traslados de pacientes, las ambulancias que han estado casi 2 horas esperando en las Urgencias de algún hospital hasta poder ‘ingresar’ a un paciente.