sábado 20.07.2019
ANTE EL PREVISIBLE PACTO PP-CIUDADANOS

Las tragaderas de Ciudadanos y los riesgos para la sanidad pública madrileña

Luisa Lores | La Sanidad Pública de Madrid no está a salvo con Cifuentes que reconoce su intención de seguir privatizándola.

Las tragaderas de Ciudadanos y los riesgos para la sanidad pública madrileña

Parece que Cristina Cifuentes puede ser la próxima presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid (CAM) gracias al apoyo de Ciudadanos.

Cifuentes pertenece al Partido Popular “de toda la vida”. Fue nombrada portavoz junto a Beteta de la Asamblea madrileña y juntos participaron en la comisión de investigación del Tamayazo, que como es sabido es el golpe que elevó a Esperanza Aguirre, por la puerta de atrás y con fuertes sospechas de financiación ilegal, a la presidencia de la CAM, que mantuvo durante 9 años.

Sin embargo en las recientes elecciones muchos exvotantes del PP han traspasado su voto a Ciudadanos, hastiados de la corrupción, de los copagos y de la privatización sanitaria, votos que paradójicamente serán utilizados para constituir un nuevo gobierno popular.

Ironías del destino, Cifuentes que fue portavoz del partido en la comisión de vigilancia de contrataciones cuando se adjudicaban contratos de la Gürtel, incluyendo los hospitales PFI de Madrid, o los contratos de la Púnica de Granados, consigue el apoyo de Ciudadanos tras sacrificar a dos exconsejeros de la CAM imputados por el cobro de comisiones ilegales en contrataciones que deberían haberse vigilado mejor.

La persona que parece más probable que acabe dirigiendo la Comunidad madrileña no parece disponer de un plan de gobierno o por lo menos carece de criterio en temas de gran envergadura, ya que reconoce su intención de seguir privatizado la sanidad madrileña, y a los pocos días asegura tener un plan para desprivatizarla.

Pero es que Cifuentes, asambleista de Caja Madrid entre los años 2004 y 2010 con Blesa y Rato de presidentes de la entidad, vota a favor de la aprobación de las cuentas de la entidad en años de gastos suntuarios en tarjetas Black y coches de lujo, que tampoco Cifuentes detectó.

La Sanidad Pública de Madrid no está a salvo con Cifuentes, y es muy valiosa, mucho más que una Vicepresidencia de gobierno. Ciudadanos debería reconsiderar su posición, o preguntar a sus bases, o quizás corra el riesgo de perder la confianza de sus votantes tan rápidamente como la adquirió.


Luisa Lores | Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública

Comentarios