jueves 22.08.2019
RECORTES DEL GASTO SANITARIO EN MADRID

Cifuentes sigue la senda de Aguirre para privatizar la sanidad

Casi 1.000 millones de euros presupuestados en 2016 para gasto en externalizaciones de prestaciones sanitarias.

Aguirre y Cifuentes, en una imagen de archivo.
Aguirre y Cifuentes, en una imagen de archivo.

El gasto sanitario se ha recortado en 1.038 millones de euros desde 2009 a 2014, una reducción del 13% en valores nominales y el 21% en valores reales

La única partida de gasto sanitario que se ha visto incrementada en el periodo 2009-2014 (con tendencia al alza en 2015 y 2016) en la Comunidad de Madrid es el gasto en externalizaciones de prestaciones sanitarias con medios ajenos.

Así se refleja en el informe “Cartografía de los recortes. Gasto público en la Comunidad de Madrid entre 2009 y 2014”, elaborado por CCOO de Madrid.

Según este estudio, el gasto en privatizaciones sanitarias ha pasado de los 414,85 millones de euros del año 2009 a los 810,25 millones del año 2014, un incremento del 95%. Esto ha continuado hasta alcanzar los 962,21 millones de euros presupuestados para el año 2016. Lo que significa que en 2009 el gasto en privatizaciones sanitarias era del 5% del presupuesto, mientras que en 2014 ya representaba el 11,5% y aumentando.

El estudio muestra ha caída generalizada de gasto en la sanidad pública madrileña.  En 2009 el gasto público en sanidad alcanzó los 7.983  millones de euros, pero desde ese año se ha reducido en 1.038 millones de euros hasta situarse en 6.944 millones. Es un recorte en euros corrientes del 13%, pero si se tiene en cuenta la variación de los precios, la reducción en términos reales llega al 21% en el período.

cuadro-sanidad

Fuente: elaboración propia sobre datos SGCAL  En millones de euros

En cifras absolutas, los recortes más importantes se producen en la retribución del personal empleado y en las transferencias corrientes, y en términos porcentuales en la inversión, dado que la reducción del capítulo 2 -Gasto Corriente en Bienes y Servicios- se debe a un cambio contable, del año 2011,  impuesto por la Unión Europea, que trasladó el gasto de los hospitales del modelo PFI, al capítulo 8 -Activos Financieros-. El resto de capítulos disminuye tanto en cifras absolutas como en porcentuales.

La remuneración de los asalariados se reduce en 525 millones de euros, un ajuste que equivale al 15,10% de la masa salarial de 2009. El origen se reparte entre dos causas: la bajada de los sueldos de los empleados públicos, que tiene su máxima expresión en la reducción del 5% de 2010, y el menor número de personas trabajando en la sanidad pública madrileña.

Con los datos del Banco de Datos de la Comunidad de Madrid, Personal al servicio de Instituciones Sanitarias del Sistema Nacional de Salud de la Comunidad de Madrid, la evolución ha sido la siguiente:

cuadro-sanidad2

Fuente: elaboración propia sobre datos Banco de Datos Comunidad de Madrid.

Es decir una pérdida de 5.852 trabajadores, un 8,22% en estos cinco años.

Los recortes afectan sobre todo a la inversión, gasto farmacéutico y fundamentalmente el empleo y los salarios del personal público, así como un aumento del gasto en conciertos con el sector privado

El incremento de la jornada laboral a 37,5 horas semanales y su cálculo en cómputo anual, ha supuesto que cualquier profesional trabaje 17 días más al año que en el 2011, el impacto que esta medida ha tenido en la pérdida de renovación de contratos eventuales es directa y difícil de cuantificar en su totalidad, pero “lo que es incuestionable –subraya CCOO-, es que no solo se ha perdido empleo, sino que el empleo que se genera es de peor calidad, abundando las contrataciones temporales que se hacen por media jornada o incluso a 1/3 de jornada o a días sueltos”.

Pero no es únicamente que se trabaje más, es que han empeorado las condiciones en las que se desarrolla el trabajo diario, afirma el sindicato. Cada vez se imponen más jornadas con módulos suplementarios de actividad en turno contrario, jornadas a turnos rotatorios con aumentos de jornadas nocturnas, planillas que se modifican continuamente, comunicándole con poca antelación o de manera imprevista cambios en los días libres por “necesidades del servicio”, a esto hay que añadir que las limitaciones en las tasas de reposición de las vacantes que se van produciendo y la política de disminución de contrataciones para sustituir bajas por IT o permisos y vacaciones también han supuesto un incremento de carga de trabajo y del burn-out tan característico entre el personal sanitario 

Y es que, para CCOO, “no cabe duda de que una gran parte de los recortes en el gasto de la Sanidad Madrileña se han llevado a cabo reduciendo las plantillas y precarizando las condiciones laborales de los profesionales de los centros sanitarios”, que en la actualidad tienen globalmente, una tasa de temporalidad del 33%, es decir que aproximadamente unos 25.000 profesionales tiene un contrato temporal, situación que se agravará en los próximos años, ya que en muchas categorías más del 50% de los trabajadores tienen entre 60 y 65 años y otras como facultativos o DUEs en las que el 41% de sus activos se encuentran en esta franja de edad.

La situación de las plantillas en los centros es actualmente muy deficitaria, se siguen restringiendo las sustituciones por permisos, vacaciones o ITs, se siguen cerrando camas en los Hospitales o generando lista de espera quirúrgica o diagnostica, por falta de profesionales.

REDUCCIÓN DEL GASTO FARMACÉUTICO

La reducción de 444 millones de euros en las transferencias corrientes se debe, sobre todo, a la reducción del gasto farmacéutico (recetas, vacunas  y farmacia hospitalaria). El gasto farmacéutico pasó de los 1.401 millones de 2009 a los 1.202 millones de euros de 2014, una reducción de 199 millones de euros, un 14,2%. Además, en el caso de las recetas, influyó el aumento del copago farmacéutico a partir de 2012, El número de recetas de la población activa pasó de 36.055 a 34.150 entre 2009 y 2014, una caída del 5,3%. Aunque entre 2012 y 2013 la disminución fue de 37.500 a 32.400, 5.100 recetas menos en un año. Siendo la caída peor, entre el colectivo de pensionistas, de 2009 a 2014, que pasaron de 70.900 a 65.800, el 7,2%.

El gasto en vacunas también disminuyó por la exclusión del calendario oficial de algunas como la varicela o el neumococo, ahora recuperadas en el año 2016.

Siguiendo el patrón general del ajuste, la partida que más recortes ha sufrido, en términos porcentuales, ha sido la inversión. De los 145,5  millones de euros que se invirtieron en la construcción de centros hospitalarios o en la dotación de los mismos y la modernización del equipamiento de los hospitales, en 2014 se bajó a poco más de 48 millones, una caída de 97,5  millones, equivalente al 67% en términos nominales.

El número de camas en hospitales públicos, según datos de la Consejería de Sanidad, en el año 2009 era de 12.731; en 2014 la cifra era de 12.344, una reducción de 387 camas, el 3%. El número de Centros de Salud quedó estabilizado en 265 en el periodo 2009- 2014.

Comentarios