martes. 16.07.2024
unnamed

@edigomben | Es normal ver como las personas solo se inscriben en el gimnasio para mejorar su aspecto físico para el verano, para ganar músculo, e incluso otras lo hacen para evitar ciertas enfermedades. Pero los beneficios no se limitan a solo el cuerpo y el organismo, sino que esta actividad supone una gran fuente de salud mental.

Realizar cualquier actividad física de forma regular tiene unos beneficios psicológicos que van más allá de los que creías. A continuación presentaremos los 9 beneficios psicológicos de hacer ejercicio.

1. Produce químicos de la felicidad

Existen estudios que demuestran que hacer ejercicios de forma habitual provoca la secreción de endorfinas, los cuales son neurotransmisores que aumentan en los momentos de placer y son el vehículo material del placer, la euforia, la felicidad y el alivio del dolor) por lo que te sentirás más animado y con energía al practicar algún deporte o hacer algún ejercicio físico.

Los ejercicios físicos te crean sensación de felicidad. Al principio puede ser difícil pero una vez que adquieres el hábito el ejercicio activa tu mente y cuerpo y hace que te sientas mejor. Por este motivo, los psicólogos recomiendan que las personas que sufren depresión o ansiedad mejoren su calidad de vida incluyendo el ejercicio en sus vidas.

Si eres de las personas que tienen un tiempo muy limitado, puedes practicar ejercicios 3 días a la semana durante 30 minutos para mejorar tu humor de forma instantánea.

2. Disminuye el estrés

Las rutinas diarias hacen que nuestros problemas se acumulen no solo en nuestra mente sino también en nuestra musculatura. En esos momentos no hay nada mejor que desconectar haciendo algún deporte, yendo al gimnasio o trotar con tu pareja. Por una parte la distracción que supone y por otra el movimiento físico que generan los ejercicios ayuda a liberar tensiones, resultando en la disminución de los niveles de estrés.

3. Fomenta la autoestima

Sin duda tener un mejor físico hará que tu autoestima mejore. Cumplir tus metas, verte mejor físicamente y sentir que haces algo en pro de tu salud son sentimientos muy positivos que harán que tu satisfacción y tu auto-percepción aumenten. En adición, esas ansias de superación se trasladaran a otras áreas en tu vida.

4. Mejora tus relaciones sociales

Como consecuencia de la mejora en tu autoestima, tus relaciones sociales también pueden mejorar. Ya que tu salud emocional mejora, tus posibilidades de relacionarte con las demás personas y llegarles de una manera positiva aumentan

5. Alivia la ansiedad

En los últimos años han aparecido investigaciones que relacionan el ejercicio físico con la ansiedad y la depresión, sugiriendo que podría ser una forma natural para ayudar a la prevención y tratamientos de estos problemas que afectan a muchas personas.

Los neurotransmisores liberados durante y después de practicar ejercicio pueden ayudar a la gente que sufre ansiedad a calmarse.

Andar en bicicleta o nadar (ejercicios aeróbicos) pueden reducir los síntomas que la ansiedad produce. El deporte y el ejercicio, por tanto, no solo sirven para quemar grasa o ganar músculo.

6. Previene el deterioro cognitivo

Hacer ejercicios regularmente tiene un efecto protector y terapéutico contra enfermedades degenerativas como el Alzheimer. A medida que envejecemos también aumenta el riesgo de padecer de enfermedades de este tipo, por lo que practicar ejercicios es excelente.

El ejercicio permite que se incrementen las sustancias químicas en el cerebro que juegan un papel fundamental en la prevención de la degeneración de neuronas en el hipocampo.

Por otro lado, el ejercicio físico está asociado con un menor riesgo de mortalidad. Gracias a un efecto de protección cardiovascular, la actividad física disminuye el riesgo de sufrir un infarto cerebral y mejora la función cognitiva reduciendo el riesgo de padecer demencia y Alzheimer.

7. Mejora tu memoria

El ejercicio aumenta el flujo de oxígeno en el cerebro, por lo que se ve favorecida tu capacidad mental interviniendo de forma positiva en la concentración, capacidad de aprendizaje y la memoria.

8. Aumenta tu capacidad cerebral

Una de las formas más conocidas y estudiadas para estimular la neurogenesis – proceso de generación de nuevas células cerebrales – es el ejercicio físico regular a lo largo de toda la vida. Salir a correr, trotar o andar en bicicleta son, según los científicos, los mejores ejercicios para estimular la neurogénesis. Así que a todos los beneficios de realizar ejercicio físico, hay que sumarle la capacidad de hacernos más inteligentes.

El cerebro gana forma y aumenta su capacidad de aprendizaje. En una investigación de Vaynman, Ying y Gomez-Pinilla, se demostró que un entrenamiento intenso aumenta los niveles de una proteína conocida como BDNF (Brain Derived Neurotrophic Factor) que se encuentra en el cerebro, y que se cree que influye positivamente en la toma de decisiones, en el pensamiento y el aprendizaje.

9. Te ayuda a rendir más

Un estudio realizado por Schwarz y Hasson en el año 2011 señala que los trabajadores que realizan algún tipo de ejercicio o deporte tienden a ser más productivos y tienen más energía durante las jornadas laborales que sus compañeros menos activos.

En adición, realizar alguna actividad física de baja intensidad al mediodía, en la pausa de la comida, o antes de ir a trabajar, la actividad nos permitirá estar más activos durante el día, evitando momentos de fatiga o de falta de concentración.

Hacer ejercicios es una forma natura, muy fácil, y muy barata que te puede ayudar a mejorar la calidad de vida, mejora tu autoestima, ayuda a prevenir enfermedades como el Alzheimer, y mejora tu capacidad de aprendizaje. Entonces, ¿aún vas a querer renunciar a estos beneficios?


Fuente: Gananci

Nueve ventajas psicológicas de hacer deporte