sábado 21.09.2019

Ventajas de acudir a una terapia psicológica

Ventajas de acudir a una terapia psicológica

Aprender a manejar conflictos, ser más positivos o manejar el estrés y la ansiedad son algunos de los beneficios que tiene el asesoramiento de un psicólogo.

La Psicología es, según la Real Academia Española (RAE), la “ciencia o estudio de la mente y de la conducta en personas o animales”. En concreto, los psicólogos estudian el comportamiento de las personas, sus pensamientos y sus emociones con el objetivo y la finalidad de ayudar a las personas en áreas como la salud o el bienestar, entre otros aspectos.

A pesar de ello y según explican desde PsicoAbreu, el gabinete de psicólogos Málaga más importante de la ciudad con más de 24 años de experiencia, tres centros en la ciudad y uno en Vélez Málaga, aún existen falsas creencias sobre la Psicología en la sociedad actual, lo que hace que muchas personas que necesitan el asesoramiento de un psicólogo retrase su visita a los expertos empeorando sus situaciones personales.

Entre estas falsas creencias o mitos se encuentran afirmaciones como que la terapia psicológica es de locos o que acudir a un psicólogo es un síntoma de debilidad. “Estas dos creencias se suman al pensamiento de los propios afectados que reafirman que ellos no creen en los psicólogos o que no necesitan su asesoramiento”, destacan desde este gabinete psicológico.

Estos falsos mitos, si bien es cierto que están siendo desmontados gracias a los excelentes resultados de la Psicología, han creado situaciones límites en muchas personas que podrían haber resuelto sus problemas y mejorado su situación personal con una terapia psicológica adecuada.

Una terapia adecuada que, como se ve hoy en día, no tiene nada que ver con la creencia popular de pacientes enfermos y con trastornos de personalidad graves que el cine transmite a la sociedad. “Hoy en día deportistas profesionales cuentan con psicólogos como parte de su preparación, jefes de grandes empresas, madres,... El perfil es muy variado y muchos no llegan en situaciones extremas”, explican los expertos de PsicoAbreu.

Por ello y para poner luz sobre algunos de los beneficios que puede aportar una terapia psicológica vamos a relatar algunas de las mejoras más importantes que pueden tener quienes reciben el asesoramiento y el tratamiento de un psicólogo. Vamos con ellas.

Conocerse y sentirse mejor

Muchos de las personas que acuden a un psicólogo llegan con la sensación de dolor, malestar o agobio. En la mayoría de las situaciones, estas sensaciones están provocadas porque los pacientes no exteriorizan sus pensamientos, lo que hace que se sientan reprimidos y con una sensación de estrés permanente. Un psicoterapeuta le ayudará a expresar todas sus inquietudes en un ambiente de confianza y confidencialidad, lo que hace que los pacientes liberen su carga emocional, se conozcan mejor a sí mismos y se sientan mejor.

Manejar conflictos

¿Cómo manejamos los conflictos? ¿Damos más importancia de la que merecen? ¿Deberíamos relativizarlos? Cada persona es un mundo en la gestión de sus sentimientos y en los hechos que le ocurren en el día a día. Y todos los días surgen conflictos. Aprender a manejarlos y darles la importancia que realmente tienen son algunos de los puntos en los que un psicólogo puede ayudar a los pacientes, minimizando e incluso eliminando la carga de estrés en el paciente.

Mediación familiar

La intermediación de los psicólogos en problemas o disputas familiares ha evidenciado que ayuda a la resolución de conflictos, ya sea entre parejas o familias enteras. En este campo, la terapia de pareja es una de las más comunes por las que acuden matrimonios que creen haber llegado al límite de su relación pero que con la intervención de un psicólogo especializado pueden evitar, volviendo a retomar la convivencia de los primeros años. En este campo, las estadísticas dicen que ocho de cada diez parejas que se someten a una intervención de este tipo mejoran.

Adolescencia y juventud

La juventud y la adolescencia son fases críticas en el desarrollo de una persona. Por ello, en estas etapas son muchos los jóvenes que padecen algún tipo de trastorno provocado por la inseguridad, la falta de confianza, el bullying,... La agresividad o la desobediencia son algunos de los síntomas que pueden alertar a un padre de que algo no va bien. En ocasiones, muchas, los hijos no son sinceros con sus padres sobre lo que les ocurre, lo que hace que los progenitores se sientan impotentes a la hora de ayudarles. En estos casos, un psicólogo juega una figura clave al conocer las técnicas y herramientas necesarias para llegar a los jóvenes, ganarse su confianza y ayudarles a expresar sus sentimientos y, con ello, afrontar las dificultades.

Ventajas de acudir a una terapia psicológica