Los síntomas de las ETS y cómo afectan al cuerpo

Las enfermedades de transmisión sexual afectan a muchas más zonas de la piel que a los órganos sexuales, por lo que deberemos de tener mucho cuidado si hemos estado expuestos a las mismas.

Los síntomas de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) se manifiestan de forma cutánea. Es decir, a través de la piel. Y es precisamente la aparición de pigmentación, enrojecimiento o picazón de cualquier tipo las problemáticas más habituales que suelen provocar en primer lugar la preocupación en todos aquellos que las contraen. Sin embargo, no solamente deberemos de estar atentos a las zonas genitales para estar al tanto de cómo afectan o pueden cambiar nuestro cuerpo: zonas como la boca, los muslos, la zona perianal o el pubis y la pelvis se suman también al pene y la vagina. Por lo que si crees que has podido estar expuesto a cualquier tipo de enfermedad de este tipo, tu examen debe de ser mucho más amplio.

También es más común encontrarnos con lesiones en la boca debido al gran auge que ha vivido el sexo oral en los últimos tiempos. Aunque, por suerte, estas también pueden prevenirse con el uso de preservativos (en el caso de los hombres) y una barrera bucal en el caso de las mujeres (se trata de un cuadro de látex). Y es que el sexo oral seguro también existe (lectura recomendada sobre este tema).

Por supuesto, el que sufras la aparición de algunos de estos síntomas ya sea en la boca como en la propia piel no significa que hayas contraído una enfermedad de transmisión sexual, pudiendo ser debido a cualquier otra causa, afección o enfermedad. No hay forma de diferenciarlo a simple vista, por lo que deberás de acudir a una farmacia o a tu médico de cabecera (preferiblemente a este último) para que te realice una revisión rápida y determine qué es lo que padeces, así como las posibles causas de ello.

Además, y en caso de ser realmente una enfermedad de transmisión sexual, tu médico será el único que podrá mandarte pruebas y análisis para conocer cuál de todas ellas es, así como su gravedad, y el tratamiento que debas de seguir para ponerle freno y vivir una vida totalmente normal.

Cuáles son las enfermedades de transmisión sexual más comunes y cómo afectan a tu piel

Gonorrea: Es curioso cómo afecta la gonorrea a hombres y mujeres, ya que en el primer caso sus complicaciones son bastante notorias, mientras que para el sexo femenino apenas y se trata de una enfermedad perceptible. Los hombres experimentarán secreciones purulentas en el pene, así como molestias varias al orinar y/o eyacular.

Sífilis: Esta enfermedad de transmisión sexual es bastante "escurridiza" ya que puede tener manifestaciones en la piel prácticamente imperceptibles, o directamente síntomas leves que la gente suele confundir con otro tipo de afecciones, tales como síntomas de la alergia, o a causa de los efectos secundarios de un medicamento, etc.

Es habitual el enrojecimiento en las manos y/o pies, así como la aparición de una pequeña mancha en forma de ulceración en la zona infectada, que poco a poco se irá extendiendo, por lo que al principio puede que sea tan minúscula que ni siquiera la adviertas. Así es como afecta la sífilis a la piel.

VIH: Una de las enfermedades de transmisión sexual más peligrosas, y que desgraciadamente también es de las más extendidas. No se le conoce cura definitiva, y es capaz de poner en riesgo tu vida, pero al menos existen tratamientos efectivos con los que apaciguar y frenar sus síntomas. El sida también afecta a nuestra piel, y lo hace mediante erupciones cutáneas que se pueden extender a lo largo de todo el cuerpo. Si padeces de esta enfermedad, es recomendable realizar un análisis completo en busca de otras enfermedades ETS:

Herpes genital: Estas lesiones vesiculosas son muy comunes, así como dolorosas. Sobre todo en el momento del primer brote. Es bastante contagioso y podemos encontrarlo tanto en los genitales como en la boca comúnmente. Es muy sencillo de advertir, aunque deberás de tratarlo de inmediato si no quieres que la enfermedad se expanda.

Por supuesto, lo más recomendable siempre será que pongas todos los medios de protección pertinentes a la hora de mantener relaciones sexuales de cualquier tipo (tanto sexo anal como oral, etc.) Ya que esta es la única forma de evitar contraer este tipo de enfermedades e infecciones. El uso del preservativo es crucial para impedir que se propaguen, y debemos de concienciar a los jóvenes y las nuevas generaciones de ello, para que comiencen a practicar sexo seguro, o de lo contrario las ETS serán un grave problema en el futuro.