viernes 28/1/22

La regulación del juego, dos años después

Cuando hace dos años entraba en vigor la nueva, y popularmente llamada "ley del juego", muchos fueron los que se llevaron las manos a la cabeza, tanto aquellos que jugaban al...

poker

Cuando hace dos años entraba en vigor la nueva, y popularmente llamada "ley del juego", muchos fueron los que se llevaron las manos a la cabeza, tanto aquellos que jugaban al póquer y ya quedaban limitados al territorio español como aquellos que simplemente apostaban en algún partido suelto y temían que les saliese más caro el collar que el galgo. Hoy por hoy, todo aquel que ingresa en la mejor casa de apuestas sabe que muchas otras cayeron en el camino, y contra lo que pueda pensarse, no porque hubiese algo turbio tras ellas, sino, sencillamente, porque la oferta y la demanda no eran coincidentes.

En estos momentos los jugadores vuelven a estar tranquilos, aunque no todos. En los juegos de casino, los usuarios frecuentes se aburren de "verse las caras" cada día con las mismas personas. Sin embargo, en el mundo de las apuestas deportivas incluso ha existido un crecimiento de usuarios. Para empezar, la opinión general es que se trata de transacciones seguras, y en cuanto a la declaración de los premios obtenidos, ya han pasado por una primera renta con esta normativa, así que tras ella ya han sabido en qué les afecta su modo de juego. Sin duda el hecho de que las casas de apuestas estén ofreciendo cada vez más facilidades y transparencia también contribuye a este aumento de usuarios: ya es posible acceder a una web móvil cien por cien funcional para apostar desde cualquier lugar sin necesidad de estar atados al ordenador: aplicaciones móviles y webs compatibles. Por otra parte, los bonos de bienvenida o aquellas combinadas con seguro también relajan al usuario, que se aventura más que antes.

Algunas de las grandes casas de apuestas tuvieron que socorrer a otras que con el cambio tuvieron pérdidas tan grandes que no podían asumir los pagos a sus usuarios. Lo cierto es que las que han quedado han demostrado tener la suficiente solidez como para funcionar bien y hacer que otras funcionen también, motivo por el cual se han ganado la confianza de los usuarios.  

La regulación del juego, dos años después
Comentarios