miércoles 26/1/22

Zelaya y Micheletti llegan a un acuerdo que permitirá el regreso del presidente legítimo

Representantes del Gobierno interino de Roberto Micheletti y del mandatario depuesto Manuel Zelaya firmaron a última hora de este jueves (madrugada de viernes en España) un acuerdo que pone fin a la crisis política del país centroamericano y que incluiría la vuelta de Zelaya a la Presidencia, si se aprueba previamente en el Congreso.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 30.10.2009

El acuerdo aprobado por Micheletti contiene ocho puntos, entre ellos la creación de un Gobierno de reconciliación, rechazo a la amnistía política, reconocimiento a las elecciones presidenciales del 29 de noviembre, la creación de una comisión de verificación, de una comisión "de la verdad" y la "posible" vuelta de Manuel Zelaya la decida el Congreso Nacional previo dictamen de la Corte Suprema de Justicia.

La resolución se firmó bajo la fuerte presión de la delegación estadounidense, encabezada por el secretario de Estado adjunto para América Latina de Estados Unidos, Thomas Shannon, desplazada a Honduras esta semana para impulsar un acuerdo entre las partes antes de la celebración de los comicios presidenciales previstos para el 29 de noviembre. "Hemos llegado a un pacto para poner fin a esta encrucijada política", anunció la negociadora de Micheletti, Vilma Morales, quien destacó que la solución a la crisis política se logró en respeto a la Constitución y las leyes hondureñas.

Minutos antes de la suscripción del acuerdo, Micheletti dio su autorización para la firma del documento que pone fin a la crisis política desatada en el país tras el golpe militar del pasado 28 de junio que expulsó del poder a Zelaya. "He decidido apoyar esta nueva propuesta para lograr lo más rápidamente un acuerdo final", dijo Micheletti en declaraciones desde Casa de Gobierno, e invitó a Zelaya a apoyar este acuerdo "y acompañarnos a firmarlo (...), basta ya de excusas, basta ya de retórica que nos divide, basta ya de juegos políticos", enfatizó el presidente 'de facto'.

"Mi Gobierno ha decidido apoyar una propuesta que permite un voto en el Congreso Nacional con una previa opinión de la Corte Suprema de Justicia", antes de la celebración de los comicios de noviembre, precisó el presidente 'de facto', que hasta el momento se había negado a ceder sobre la restitución de Zelaya, principal punto de desacuerdo entre las partes, lo que había provocado el punto muerto en las negociaciones.

"Ya no hay problema porque hemos decidido que si procede o no (la restitución) lo debe decidir una institución competente del país; nosostros decíamos la Corte, ellos el Congreso; ahora le aceptamos: bien, vamos al Congreso", manifestó Arturo Corrales, miembro del equipo de Micheletti. "No obstante, las instituciones del Estado, incluida la Corte, harán sus informes previos al Congreso", precisó.

El presidente interino hondureño reiteró que "ningún individuo está por encima del futuro de Honduras", y reiteró que "no podemos poner el interés personal sobre el bienestar colectivo de esta gran nación".

"CONCESIÓN SIGNIFICANTE"

Micheletti señaló que esta propuesta representa "una concesión significante por parte de nuestro Gobierno, nosotros siempre hemos sido firmes que es la Corte Suprema de Justicia quien debería decidir la posible restitución de Zelaya, pero también entendemos que nuestro pueblo reclama pasar la página de nuestra historia en estos momentos difíciles que vivimos". "Esperamos que este acuerdo sea el principio de lograr una reconciliación que tanto necesitan los hondureños", enfatizó en declaraciones recogidas por los medios hondureños.

El acuerdo, por otra parte, fue calificado como un triunfo para la democracia hondureña por parte del madatario constitucional de ese país centroamericano, Manuel Zelaya, quien fue apartado del poder a través de un golpe de Estado militar perpetrado el pasado 28 de junio. "El solo hecho de que se esté ya reconociendo la necesidad de retrotraer los poderes del Estado al 28 de junio del 2009 significa un triunfo para la democracia hondureña y (...) el retorno de la paz para el país", dijo Zelaya en declaraciones a Radio Globo de Honduras.

Zelaya estimó que la rúbrica del acuerdo permite que las elecciones presidenciales, previstas para el próximo 29 de noviembre, puedan realizarse en el contexto del restablecimiento del hilo constitucional en la nación centroamericana. "También supone la posibilidad de que las elecciones en Honduras se confirme que podemos realizarlas en igualdad de competencia y con libertad", añadió el legítimo Presidente hondureño. Además, mientras calificó de "viacrucis" el camino para llegar a la firma del pacto, Zelaya consideró el convenio como histórico e hizo un llamamiento a la calma a la población de su país.

"Llamo a toda la población, sin distingos de ninguna de las ideologías que en este momento están en vigencia, tomemos el acuerdo con satisfacción y con calma y que esperemos mañana su firma final", indicó a la emisora local. "Le decimos al pueblo hondureño que, más allá de todo tipo de celebraciones, miremos estos acuerdos como un símbolo de paz para nuestro país y de restauración de nuestra democracia", agregó.

El jefe de Estado constitucional de Honduras también consideró que el éxito de la mesa de diálogo, en cuanto a la rúbrica del acuerdo, se debe en gran medida a las gestiones de la misión estadounidense encabezada por el subsecretario de Estado, Thomas Shannon, al igual que los oficios de la Organización de Estados Americanos (OEA ), la Unión Europea (UE) y todos los países de América". Resaltó que "el acuerdo firmado debe representar la una garantía para que el sentido de la interrupción democrática que significan los Gobiernos de facto sean experiencias que no las volvamos a repetir en Honduras".

Zelaya y Micheletti llegan a un acuerdo que permitirá el regreso del presidente...
Comentarios