#TEMP
sábado 21/5/22

Zapatero donará 500 millones de euros para luchar contra el hambre

Así lo ha anunciado esta mañana en el L’Acquila el presidente del Ejecutivo español. A este dinero se suman los 1.000 millones de euros con los que ya se había comprometido para donar en cinco años. Los líderes africanos solicitan que los países ricos “cumplan con sus compromisos” ya que varios no lo han hecho, especialmente Italia.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 10.07.2009

África, el continente olvidado, se ha colocado hoy en el centro de la cumbre de los países más ricos del mundo, el G-8, para pedirles que cumplan sus promesas de luchar contra el hambre.

En un cambio de estrategia, los líderes del G-8 se han comprometido a donar al programa de agricultura 15.000 millones de dólares (10.700 millones de euros) para impulsar los cultivos y el trabajo en el continente. El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, ha anunciado que España aportará 500 millones de euros más en los próximos cinco años para reforzar los programas de nutrición.

La última jornada de la cumbre del G-8 comenzó con un desayuno de trabajo en el que participaron los jefes de Estado y de Gobierno de las siete naciones más industrializadas del mundo y Rusia, y dirigentes de Angola, Argelia, Egipto, Etiopía, Libia, Nigeria, Senegal, Sudáfrica y la Unión Africana (UA). Después de dos días de discusiones centrados en la crisis económica global, el comercio y el cambio climático, esta mañana fue dedicada al impacto que todos estos problemas están teniendo en los países pobres.

Los 500 millones anunciados por Zapatero, sobre todo para mejorar la nutrición de la infancia, se unirán a los 1.000 millones de euros que el Ejecutivo español comprometió en enero para apoyar proyectos de desarrollo agrícola y seguridad alimentaria durante el próximo lustro.

Zapatero intervino en la inauguración de la reunión del G-8 en L"Aquila junto al primer ministro italiano, Silvio Berlusconi; el presidente estadounidense, Barack Obama; el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon; y el presidente ruso, Dmitri Medvédev.

“QUE CUMPLAN LAS PROMESAS”

El desarrollo de África se ha convertido en un punto caliente de las agendas del G-8 después de que los líderes mundiales se comprometieran en la cumbre de Gleneagles (Reino Unido) a elevar el nivel de ayuda hasta los 50.000 millones de dólares para 2010, la mitad de los cuales estaba destinado a África.

Sin embargo, tanto los dirigentes africanos como las organizaciones de ayuda humanitaria han destacado que muchos países ricos no han cumplido sus promesas, el que menos Italia, el anfitrión de la actual cumbre. "Para nosotros el mensaje principal es pedir a los líderes del G-8 que cumplan sus compromisos" y desembolsen la ayuda que ofrecen, ha declarado el primer ministro de Etiopía Meles Zenawi.

Para destacar la importancia que se concede a la lucha contra el hambre, tras el desayuno se ha organizado una sesión de trabajo sobre seguridad alimentaria a la que también han sido invitados la Organización Mundial del Comercio (OMC), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), además de España, Australia, Corea del Sur, Indonesia, Dinamarca, Holanda, Turquía y los países del G5 -Brasil, China, la India, México y Sudáfrica.

Los dirigentes africanos quieren hacer hincapié en la necesidad de impulsar la agricultura en sus países y en sus demandas de compensaciones por la desertización y las terribles consecuencias que el calentamiento global está teniendo en África, un desastre provocado por los países ricos y que sufren sobre todo los pobres.

Zapatero donará 500 millones de euros para luchar contra el hambre
Comentarios