viernes 14/8/20

Uribe ofrece a los universitarios de Medellín ser ‘chivatos’ para el Ejército

Sin pensárselo dos veces el presidente colombiano, Álvaro Uribe, ha ofrecido a los estudiantes de Medellín que se conviertan en informantes del ejército en la lucha contra el narco. Por cada chivatazo cobrarán 50 dólares. Al colombiano no le importa que estos jóvenes se jueguen la vida.
NUEVATRIBUNA.ES / A.M - 28.01.2010

El empeño de Álvaro Uribe por crear un estado parapolicial cada día se consolida más. La última medida de ‘seguridad’ impulsada por el presidente colombiano, consiste en contratar a estudiantes universitarios de Medellín como informantes del Gobierno.

Sin ningún tipo de pudor, Uribe presentó su nueva política a los medios de comunicación como si ofertara plazas para una oposición pública: “Hemos tomado una decisión: vincular, a través de la Fuerza Pública, a mil jóvenes estudiantes universitarios de Medellín como informantes del Ejército”. El ‘trabajito’ que le harán los jóvenes colombianos estará bien remunerado. Por cada chivatazo obtendrá 100.000 pesos, alrededor de 50 dólares.

El aumento de la delincuencia en la ciudad colombiana es la excusa que ha dado el mandatario colombiano para poner en marcha esta nueva campaña. Según informes de Medicina Legal, en 2009 hubo 2.178 homicidios en Medellín, lo cual representa un aumento del 108% respecto a 2008 cuando se registraron 1.044 delitos de este tipo.

La lucha de los cárteles de droga por controlar el negocio del narcotráfico son la cusa principal de la alta tasa de asesinatos. Pero hay que tener en cuenta que en el narco están implicados varios actores, entre ellos los paramilitares que ha promovido e instalado el Gobierno uribista en su país, por lo que simples chivatazos poco podrán solucionar, y sí poner en peligro la vida de muchos jóvenes colombianos.

“La propuesta presidencial busca impulsar la política de cooperantes bonificados que ha tenido un inmenso impacto positivo en la recuperación de la seguridad ciudadana en todo el país”, declaró ayer el ministro de Defensa, Gabriel Silva, justificando la polémica medida. “Ciudadanos, estudiantes, amas de casa, profesores, empresarios, todos debemos entender la seguridad ciudadana como una obligación colectiva”, aseguró el ministro de Defensa, confirmando la tendencia política de convertir a los ciudadanos en ‘policías’ de sus vecinos y amigos, cualquiera es sospechoso.

Diversas organizaciones de Derechos Humanos han puesto el grito en el cielo al enterarse de la propuesta: “La red de informantes que fomenta el gobierno viola el derecho internacional humanitario porque no tiene ningún control civil. Esto va a generar riesgos para la población civil y queremos saber si el presidente de la República va a asumir la responsabilidad de las personas que vayan a ser asesinadas por esa decisión”, denunció el director de la ONG Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (Codhes), Jorge Enrique Rojas .

Por su parte, el candidato presidencial independiente y ex alcalde Sergio Fajardo calificó el plan como un gran error. “Esto lo que hace es invitar a nuestros jóvenes a que entren a ese mundo de la violencia”, indicó el ex candidato. Respecto del tema, el líder del opositor Partido Liberal, Rafael Pardo, consideró la medida como un recurso “desesperado” ante la difícil situación de orden público que se presenta en Medellín. “Creo que el gobierno perdió el control de lo que está pasando allá”, sentenció.



Uribe ofrece a los universitarios de Medellín ser ‘chivatos’ para el...
Comentarios