viernes 06.12.2019

Un escándalo de corrupción sacude al Vaticano por una filtración

El programa "Los Intocables" emitido el miércoles en la noche en la respetada cadena privada La 7 mostró lo que aseguró que eran varias cartas enviadas en 2011 por el arzobispo Carlo Maria Vigano cuando era vicegobernador del Vaticano a varios superiores, incluyendo el propio Benedicto XVI, respecto al caso.
Un escándalo de corrupción sacude al Vaticano

El Vaticano se vio sacudido el jueves por un escándalo de corrupción después de que una investigación de la televisión italiana señalara que un antiguo alto cargo fue trasladado contra su voluntad tras quejarse sobre irregularidades en la concesión de contratos.

El Vaticano emitió un comunicado el jueves en que criticó los "métodos" usados en la investigación periodística. Sin embargo, confirmó que las cartas eran auténticas al expresar "tristeza por la publicación de documentos secretos".

Durante su período como vicegobernador del Vaticano entre 2009 y 2011, Vigano fue el número dos en un departamento responsable del mantenimiento de jardines, edificios, calles, museos y otras infraestructuras de la diminuta ciudad-Estado.

"Santo Padre, mi traslado justo ahora provocaría mucha desorientación y desaliento en aquellos que han creído que era posible limpiar tantas situaciones de corrupción y abuso de poder que han estado enraizadas en la administración de tantos departamentos"

Vigano, que ahora es el embajador del Vaticano en Washington, afirma en las cartas que cuando asumió el cargo en 2009 descubrió una red de corrupción, nepotismo y tráfico de influencias vinculados a la concesión de contratos a compañías externas a precios inflados.

En una de las misivas, le cuenta al Papa acerca de una campaña de desprestigio en su contra por parte de otros funcionarios del Vaticano que buscaban su traslado, disgustados con sus drásticas medidas para ahorrar dinero de la Santa Sede limpiando sus procedimientos.

"Santo Padre, mi traslado justo ahora provocaría mucha desorientación y desaliento en aquellos que han creído que era posible limpiar tantas situaciones de corrupción y abuso de poder que han estado enraizadas en la administración de tantos departamentos", escribió Vigano al Papa el 27 de marzo de 2011.

En otra carta fechada el 4 de abril de 2011, Vigano afirmó haber descubierto que la administración de algunas inversiones del Vaticano había sido confiada a dos fondos gestionados por un comité de banqueros italianos "que velaban por sus propios intereses más que por los nuestros".

En la misma carta, afirmó que en una sola transacción financiera en diciembre de 2009, "nos hicieron perder dos millones y medio de dólares".

El programa entrevistó a un hombre identificado como miembro del comité de banqueros que dijo que Vigano se creó una reputación de "aguafiestas" entre compañías que tenían contratos con el Vaticano debido a su insistencia en la transparencia y la competencia. La cara y la voz de esa fuente fueron distorsionadas electrónicamente para ocultar su identidad.

Aunque su campaña de transparencia y reducción de costes ayudó a que el presupuesto de la Ciudad del Vaticano pasara de déficit a superávit, una serie de artículos no firmados criticándolo por poco eficaz aparecieron en el diario Il Giornale, propiedad del hermano del ex primer ministro Silvio Berlusconi.

El 22 de marzo de 2011, el secretario de Estado Vaticano, Tarcisio Bertone, informó a Vigano que sería trasladado a otro cargo, pese a que debía durar hasta 2014.

En su comunicado, el Vaticano dijo que la investigación periodística trató asuntos complicados "de un modo parcial y banal" y que podría adoptar medidas para defender el "honor de personas moralmente elevadas" que sirven lealmente a la Iglesia.

Un escándalo de corrupción sacude al Vaticano por una filtración
Comentarios