Nuevatribuna

Trump afloja para tensar más

A José Alberto García Gallo (Alberto Cortez) por su generosa paciencia


Prácticamente estamos en fin de semana y la amenaza de Donald John Trump para cerrar la frontera de Estados Unidos con México quedó hasta hoy en un desplante bufonesco del antes presentador de programas de televisión, como aquí fue pronosticado:

http://www.forumenlinea.com/index.php/utopias/510-utopia-2095-amenazas-de-trump-1-iv-19

El pretexto aducido por el depredador sexual y magnate inmobiliario para recular, al parecer sólo por ahora, es que el gobierno de México está “deteniendo a miles de personas” en su frontera sur, “como no lo hacía en décadas”, pasando así desde el martes 2 de la draconiana amenaza con plazo fijo al elogio desmesurado que reconfirmó su vocera Hogan Gidley: “México, hasta este punto ha ayudado más en abordar esta emergencia que los legisladores demócratas”. Atenidos a las señales públicas, los juicios no tienen sustento en la realidad mexicana. Pero de acuerdo a la británica Reuters y con base en declaraciones de un “alto funcionario de la Casa Banca”, el gobierno mexicano envía reportes diarios con cifras exactas sobre cuántos inmigrantes centroamericanos ha detenido (David Brooks, corresponsal de La Jornada en Nueva York).

Qué fue lo que obligó a Donaldo Juan a reconsiderar su tronante amenaza. Todo indica que el factor que más influyó fue la estupidez de darse un balazo en su propio pie, ya que con una economía tan interdependiente y que comercia 1.7 mil millones de dólares cada día, las protestas contra su amenaza provinieron de las principales asociaciones empresariales y agrarias de Estados Unidos, y hasta de políticos federales y regionales del Partido Republicano, denunciando activamente el alto costo económico que provocaría un cierre de la frontera para ambos países.

Sin embargo, “Todas las opciones permanecen sobre la mesa” –repiten los funcionarios de Trump como la vocera, sabedores de que el archimillonario que despacha y hace negocios apoyado por Ivanka desde la Casa Blanca y su Oficina Oval–, gobierna con unas cuantas frases que las vuelve clisés y su desmesurado narcisismo es apuntalado por sus colaboradores sin reparar en el hecho –de dominio global– de que es el mismo lugar común que usan para amenazar sin éxito a Venezuela y menos aún a Siria y Corea Popular.

“Con todo, los pronósticos apuntan a que de alguna manera, en algún momento, Trump sí cerrará la frontera, no porque crea que sea una buena política, sino sólo para efectos electorales, ya que “la seguridad fronteriza versus fronteras abiertas –como él la define– será tema central de su campaña electoral para 2020”

(Frank Sharry, director de America’s Voice).

Esta interpretación da sentido al esfuerzo por apuntalar la percepción de alarma transmitida por Trump, por medio de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza al cerrar dos de los ocho carriles de la garita situada en la Mesa de Otay debido a lo que llamó “una crisis humanitaria y de seguridad sin precedente”. También la extraordinaria lentitud de los desplazamientos humanos de Ciudad Juárez, Chihuahua, a El Paso, Texas.

Todo apunta que la estrategia del suegro de Jared Kushner, el asesor favorito de papi para asuntos mexicanos, aflojó como en ocasiones anteriores, sólo para estirar aún más la tensión. Y que ese es el horizonte para México hasta el martes 3 de noviembre de 2020 en que los estadunidenses elegirán por 59 ocasión al presidente del imperio más agresivo e invasor en la historia de la humanidad. Pero que los intelectuales liberales tanto admiran y toman como referente para transformar a México.

Fuente: América Latina en Movimiento