EEUU | ESTRATEGIA NACIONAL DE CLIMA ESPACIAL

Trump sigue los pasos de Obama ante la amenaza de tormenta solar

La Casa Blanca actualizará la directiva aprobada por la anterior administración para reforzar le protocolo ante eventos de clima espacial.

Este compromiso del Gobierno de EEUU de actualizar periódicamente la estrategia refleja la necesidad de un compromiso a largo plazo para identificar e implementar actividades para construir y mantener la resiliencia

El gobierno de Donald Trump actualizará la Estrategia Nacional de Clima Espacial aprobada por su antecesor Barack Obama en 2015 ante la cada vez mayor amenaza derivada de fenómenos meteorológicos espaciales.

Así lo decidió el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca el pasado mes de abril según informa el portal Eos.org en un artículo publicado este 8 de mayo. La administración norteamericana reconoce así el “peligro” derivado del clima espacial y de las tormentas solares en la medida que pueden afectar a muchas tecnologías e infraestructuras. El interés mundial suscitado en los últimos años por el clima espacial también se ha trasladado a Naciones Unidas.

“Los eventos meteorológicos espaciales del Sol, en forma de erupciones solares, partículas energéticas solares y eyecciones de masa coronal, pueden afectar negativamente los sistemas de tecnología en el espacio y en la tierra: GPS, operaciones y comunicaciones satelitales, aviación y red eléctrica”, señala el artículo firmado por Seth Jonas, del Instituto de Políticas de Investigación, Ciencia y Tecnología de Defensa; y William Murtagh, del Centro Nacional de Predicción del Tiempo Espacial de la Administración Oceánica y Atmosférica.

La Estrategia de 2015 identificó seis objetivos y 99 actividades interestatales destinadas a reducir la vulnerabilidad de los Estados Unidos a los fenómenos meteorológicos espaciales. Desde el lanzamiento de la Estrategia, ha aumentado la importancia de este peligro a nivel global. Ya en 2011, el mismo gobierno de Obama acordó con su homónimo, el por entonces el primer ministro británico David Cameron intensificar su cooperación para prevenir un posible evento solar severo.

En el artículo citado se explica que “la Estrategia establece que se actualizará cada tres años para dar cuenta de la constante evolución de los sistemas tecnológicos y la creciente dependencia económica y social de los sistemas interconectados (como el Internet de las cosas), junto con una comprensión evolutiva del espacio y sus efectos. Este compromiso de actualizar periódicamente la estrategia refleja la necesidad de un compromiso a largo plazo para identificar e implementar actividades para construir y mantener la resiliencia”.

Un compromiso, cuyo punto de inflexión se produjo en enero de 2012 cuando Obama reconoció formalmente la "amenaza nacional de tormenta solar", tal y como viene informando Nuevatribuna.es.

En mayo de 2013, la Comisión de Regulación Nuclear norteamericana reconoció oficialmente la actual vulnerabilidad de sus centrales nucleares en caso de tormenta solar extrema.

En octubre de 2016, EEUU, LA ADMINISTRACIÓN Obama dio 120 días para que todos los reactores nucleares del país contaran con protocolos de apagado de emergencia.

Todas estas directivas fueron avaladas por el Senado norteamericano hace justo un año, en mayo de 2017, cuando se aprobó la "Ley para la investigación y la predicción del Clima Espacial y otros aspectos".

En materia de seguridad nuclear, aunque los pasos en Europa sigue siendo muy tímidos, a finales del pasado año, el europarlamento abrió el debate a raíz de una cuestión planteada por una eurodiputada española a la Comisión Europea en línea con el trabajo impulsado por la Asociación Española de Protección para el Clima Espacial.

En España, el Congreso de los Diputados aprobó en septiembre de 2012 un plan de prevención ante tormentas solares que hasta el momento solo han sido incorporadas al plan territorial de protección civil de Extremadura.