SALAFISMO YIHADISTA EN ALEMANIA

El entorno salafista, campo de reclutamiento para la yihad en Alemania

Los militantes salafoyihadistas en Alemania se hacen pasar por cooperantes ofreciendo regalos en forma de dinero, ropa, juguetes y comida para tratar de reclutar a refugiados. El lema es simple, "ven con nosotros. Te mostraremos el Paraíso".

SALAFISTAS

Salafistas en Hamburgo

En enero del 2015 el periodista alemán Jürgen Todenhöfer entrevistó a su conciudadano Christian Ende miembro del engendro califal Daesh. Con el habitual estilo retórico de los militantes yihadistas, donde la firmeza y la confianza se conjugan con el delirio, Christian aseguró que "un día conquistaremos Europa. No sólo queremos. Lo haremos. Y estamos seguros de eso”. Cuando se le preguntó si los alemanes debían prepararse para un ataque en su territorio, este aseguró que "deberían prepararse, definitivamente”. Ya el documento del Centro Europeo contra el Terrorismo publicado por Europol a principios de diciembre advertía de la constante llamada de los propagandistas del Daesh a atentar en suelo europeo. Atentados en los que cabe esperar que se repita el mismo modus operandi que hemos podido ver en París, en Niza o Normandía. De manera profética, ya el ministro del interior alemán aseguró que si bien hasta ahora Alemania había tenido suerte ante la ausencia de atentados terroristas, “por desgracia, puede que no siempre sea así".

¿Era de esperar un atentado de estas características en Alemania? Sin duda. Alemania era precisamente uno de los países donde cabía esperar un atentado y lo era en primer lugar por el alto número de militantes de la órbita del salafoyihadista que residen en el país, por el aumento de la propaganda de signo yihadista en lengua alemana, por el elevado número de combatientes extranjeros de origen alemán, por el compromiso del gobierno en la coalición internacional y por ser el país que mayor número de refugiados ha acogido. El Daesh, pretende que aumente la xenofobia y el rechazo hacia los refugiados, elevar el conflicto asociado a los mismos y proceder a su radicalización, creando un abismo entre los refugiados, comunidad musulmana alemana y el resto de la ciudadanía.

RECLUTAMIENTO SALAFISTA EN ALEMANIA

Los salafistas aparecen en los refugios haciéndose pasar por voluntarios y cooperantes buscando contactar con los refugiados para invitarlos a sus mezquitas y conquistarlos para su causa

Hans Georg Maassen, jefe de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución ya advirtió de la actividad de los militantes salafoyihadistas al reclutamiento de refugiados pues "en Alemania hay un entorno salafista que considera que eso es campo de cultivo. Estamos viendo que los salafistas aparecen en los refugios haciéndose pasar por voluntarios y cooperantes; de forma deliberada buscan contactar con los refugiados para invitarlos a sus mezquitas y conquistarlos para su causa". Los militantes salafoyihadistas se han hecho pasar por cooperantes ofreciendo  regalos en forma de dinero, ropa, juguetes y comida para tratar de reclutar a refugiados, ofreciendo también servicios de traducción e invitaciones particulares a tomar té en domicilios particulares, siendo los sujetos más vulnerables y permeables a la propaganda y la radicalización los refugiados más jóvenes que llegan al país sin compañía. El lema es simple, "ven con nosotros. Te mostraremos el Paraíso".

En unas declaraciones a Der Tagesspiegel, Maassen también se defendió de las acusaciones de que su agencia no había investigado de forma adecuada a los refugiados que entran en el país para asegurarse de que en Alemania no se estuvieran infiltrando yihadistas: "Mi agencia ha señalado reiteradamente esta posibilidad. Ante la situación general, propongo un enfoque diferenciado. Sería erróneo considerar que todos los que llegan en busca de asilo son una amenaza terrorista. También sería miope actuar como si el flujo de refugiados no fuera a tener impacto alguno en nuestra seguridad. Los salafistas están tratando de conseguir nuevos seguidores en las inmediaciones de los campamentos de refugiados".

Durante los últimos años, Alemania ha intentado hacer frente a la expansión del salafoyihadismo. En junio de 2012, las autoridades alemanas prohibieron la organización salafoyihadista Millatu Ibrahim, una posible mutación del movimiento Sharia4. A pesar de los más de 70 registros efectuados, la policía no pudo detener a sus principales líderes, el austriaco Mohamed Mahmoud y el alemán Denis Cuspert. Mohamed Mahmoud que había fundado el grupo en 2011 y que tras su huida de Alemania había adoptado el nombre de Abu Osama Al-Gharib, fue encarcelado en Austria por pertenencia al frente mediático de Al-Qaeda. Denis Cuspert, famoso rapero alemán conocido como “Deso Dogg” y que ya en las filas del Daesh adoptó el nombre de guerra de Abu Talha al Almani se convirtió en un conocido reclutador y propagandista de la yihadoesfera.

SALAFISTAS2Según del por aquel entonces ministro del interior alemán Hans-Peter Friedrich, Millatu Ibrahim tenía principios “contrarios a la Ley Fundamental” y el objetivo de la operación era dar “señal clara” a los “enemigos del orden democrático” que “desacreditan a las instituciones y a los órganos del estado con verdaderas campañas de odio”. Es en esta época cuando el grupo Die wahre Religion, "La religión verdadera", liderada por el palestino Ibrahim Abou Nagie comienza la campaña de reparto gratuito de ejemplares del Corán.

En marzo de 2013 son prohibidas las organizaciones DawaFFM, Islamische Audios y An-Nussrah. Según el comunicado del por aquel entonces ministro del interior, "estos grupos pretenden cambiar nuestra sociedad de un modo agresivo y beligerante para que la democracia sea reemplazada por un sistema salafista y el estado de derecho reemplazado por la ley de la sharia".

"PATRULLA DE LA MORAL" EN LA CIUDAD DE WUPPERTAL

La actividad y radicalización de las redes salafistas ya venía siendo preocupante, muy preocupante. En 2014 un grupo denominado como los “apóstoles de la moral” comenzó a realizar labores de Hisba, una suerte de patrulla de la moral que deviene en realidad de control social de carácter intimidatorio, por las calles de la ciudad de Wuppertal. En grupos de entre 8 y 11 ataviados con chalecos reflectantes naranjas en la que podía leerse “Sharia police”, buscaban  además reclutar futuros militantes, pues además de arremeter contra las prácticas “haram” “invitaban” a sus “hermanos” a orar, estudiar el Corán y visitar la mezquita en lugar de esos lugares de perdición, como bares, discotecas o salas de juego. Los detenidos han sido recientemente absueltos.

El 15 de noviembre de este año, apenas un mes antes del atentado de Berlín, el ministro de Interior explicó el por qué de la prohibición del grupo salafoyihadista Die wahre Religion “La religión verdadera”, tras las casi 200 redadas por todo el país. "La religión verdadera" fue fundada en 2005 en Colonia por el palestino Ibrahim Abou Nagie. Se calcula que hasta mediados de este año, sus miembros han distribuido alrededor de 3,5 millones de ejemplares del Coran en el marco de la campaña “¡Lee!”. "La religión verdadera" regalaba ejemplares por las calles al tiempo que reclutaba a individuos a fin de ser enviados a territorio Daesh. El grupo era la matriz de la escena salafoyihasdista en Alemania pues según el ministro "los islamistas yihadistas se reúnen en todo el país en torno a este grupo”. Compuesto por centenares de individuos “glorificaba la muerte y el terrorismo” y difundía el odio y el extremismo. El objetivo de la redada similar a la efectuada contra Millatu Ibrahim, además de evitar la proliferación de combatientes de origen alemán pasaba por la incautación de los bienes y los documentos del grupo.

SALAFISTAS3

Según la inteligencia alemana el número de militantes islamistas en estaría entorno a los 40.000

Según la inteligencia alemana el número de militantes islamistas en estaría entorno a los 40.000 de los cuales entre 7.900 y 8.200 estarían en la órbita del salafismo yihadista. Los datos varían sustancialmente según la fuente informativa, pero hay quien eleva el potencial humano de la orbita salafoyihadista a 14.000, de los cuales 8.300 militarían de manera continuada en distintas organizaciones. De ellos, al menos 500 supondrían una grave amenaza para la seguridad. De ellos la quinta parte son alemanes conversos.  

La cifra ha aumentado respecto a los 7.000 de 2014, los 5.500 de 2013, los 4.500 de 2012, y los 3.800 que había en 2011. En su informe anual de 2014, publicado en junio de 2015, la inteligencia alemana afirmó, según el autor Soeren Kern, que el salafismo es "el movimiento islamista más dinámico en Alemania", y añadió que "el entorno salafista constituye un considerable campo de reclutamiento para la yihad. La ideología salafista afirma estar basada exclusivamente en los principios del Corán y en el ejemplo del profeta Mahoma y de las tres primeras generaciones de musulmanes. El movimiento también siente afinidad por la violencia. Casi sin excepción, toda la gente vinculada a Alemania que se ha unido a la yihad ha tenido contactos previos con estructuras salafistas. También en 2014 los salafistas trataron de llamar la atención con concentraciones y provocaciones, entre ellas la campaña ¡Lee! y la Policía de la sharia".

CONTRA EL ORDENAMIENTO CONSTITUCIONAL ALEMÁN

En un informe anterior ya apuntaba que "la naturaleza absolutista del salafismo se contradice con partes significativas del ordenamiento constitucional alemán. Concretamente, el salafismo rechaza los principios democráticos de separación entre religión y Estado, soberanía popular, libertad religiosa y sexual, igualdad entre los sexos, así como el derecho fundamental a la integridad física".

Ya en enero de este año las autoridades alemanas aseguraron que el número de combatientes extranjeros de origen alemán seguía creciendo, con una representación considerable en los puestos de responsabilidad de las organizaciones terroristas que operan en Siria e Irak. Aproximadamente 300 de los 800 combatientes extranjeros ya habrían vuelto y unos 60 habrían fallecido en combate. Su retorno supone una auténtica amenaza, no obstante, tal y como dijo Thomas de Maizière, ministro del interior: "Si tenemos un ciudadano alemán procedente del extranjero que quiera regresar a Alemania, es legalmente complicado evitar que regrese”. En junio de 2015, las autoridades aprobaron una serie de medidas contraterroristas por el que se declaraba ilegal el viajar al extranjero a fin de recibir entrenamiento terrorista y se impusieron restricciones para el uso del pasaporte pudiendo negársele la salida al extranjero de quien se sospechase que tuviere la intención de viajar a zonas en conflicto. En agosto de 2016, el propio ministro Maiziere propuso una nueva ley que revocase la ciudadanía alemana a quienes tuvieron doble nacionalidad, que de los combatientes extranjeros de origen alemán cifraba aproximadamente en el 25%.

SALAFISTAS4

El Grupo EZP

Además de la virulencia de las actividades de reclutamientos y radicalización de las redes salafoyihadistas, estos dos últimos años no han estado exentos de incidentes. En enero de 2015, los servicios de inteligencia exterior alertaron de un posible plan de atentar contra miembros de PEGIDA. A los pocos días tras la republicación por parte del Hamburger Morgen Post de las caricaturas de la revista satírica Charlie Hebdo, el diario es objeto de un incendio provocado siendo detenidos en marzo de ese año 9 individuos de entre 16 y 21 años de origen turco, camerunés, nigeriano y alemán. A los pocos días, la policía alemana confirmó que estaba investigando a un sujeto de origen tunecino sospechoso de planificar atentados en suelo alemán, el cual estaría integrado en una red de unos 50 sujetos en la ciudad de Wofsburg. Al día siguiente, la policía detuvo a dos sujetos integrados en una red de financiación y reclutamiento del Daesh formado por turcos y chechenos y dagestanis.

En febrero de ese mismo año se suspende un festival en Braunschweig ante el peligro de un posible atentado. En septiembre, un sujeto es abatido tras apuñalar a un policía. El sujeto, de origen iraquí, en libertad condicional, había estado en la cárcel por pertenencia a organización terrorista del 2008 al 2013. En noviembre, la policía bávara arrestó a un individuo montenegrino en la frontera con Austria encontrando en su vehículo, armas y explosivos. A los dos días, las autoridades cancelaron un partido de fútbol entre las selección de Alemania y Holanda horas antes del encuentro ante la existencia de un posible atentado. Al día siguiente, 8 sujetos son detenidos en el aeropuerto internacional de Estambul acusados de pertenecer al Daesh a los que se les incauta un mapa trazado destino a Alemania. El 6 de diciembre, el personal de Lufthansa en la ruta Frankfurt Belgrado inmoviliza a un jordano tras golpear éste la puerta de la cabina de los pilotos y asegurar que quería unirse a Allah, convertirse en Shahid, matándose a sí mismo y a todos los pasajeros. En la nochevieja de ese año se cierran de manera preventiva dos estaciones de tren en Munich por amenaza de bomba y la policía y el ejército patrulla las calle hasta el levantamiento de la amenaza, en la tarde de año nuevo.

SALAFISTAS5

El patrón del atentado de Niza ha sido reproducido con menor éxito en Berlín

El 12 de enero de 2016 un terrorista suicida se inmola en Estambul asesinando a 10 turistas alemanes. A finales de febrero una joven alemana de origen marroquí de 15 años de edad apuñala a un policía en Hannover. A mediados de abril la policía desarticula una célula de financiación del Daesh compuesta por tres sujetos, dos turcos y un alemán a los que ya se había prohíbo viajar fuera de Alemania. El 10 de mayo un sujeto apuñala a varios viajeros en un tren de Munich al grito de “Allah es grande”, matando a un viajero y dejando heridos a otros tres. Dos meses después, un adolescente afgano es abatido por la policía al atacar en un tren a cuatro miembros de una misma familia. En la casa de acogida del joven refugiado encontraron una bandera del Daesh. Un mes después, un adolescente de origen iraní asesinó a 9 personas en Munich. La policía descartó toda vinculación con el terrorismo al creer que el autor estaba obsesionado y fascinado con los asesinatos en masa. Unos días mas tarde, el 24 de julio, un refugiado sirio realiza un ataque suicida dejando heridas a 12 personas en el festival de música de Ansbach tras jurar lealtad al Daesh. El 9 de agosto, la policía detiene a un sujeto en Renania al que acusa de amenazar con ataques contra diversos estadios de fútbol. A mediados de septiembre, detienen a tres ciudadanos sirios de entre 17 y 26 años por pertenencia al Daesh, los cuales entraron en Alemania en noviembre del 2015 valiéndose de pasaportes falsos probablemente facilitados por el extenso stock de pasaportes sirios en poder del Daesh. El objetivo de la célula estaría el llevar a cabo una orden “previamente determinada o esperar otras instrucciones". El 10 de octubre la policía detiene en Leipzig a un refugio sirio de 22 años de edad por pertenencia al Daesh tras descubrir en su apartamento peroxido de acetona con el objeto de elaborar explosivos. A principios de noviembre de 2016, las autoridades detuvieron a cinco sujetos acusados de integrar una célula de reclutamiento del Daesh. Ese mismo mes, es detenido un español converso, miembro de la inteligencia alemana, por pertenencia al Daesh. En diciembre es detenido un niño de 12 años de nacionalidad alemana e iraquí acusado de colocar una bomba en un centro comercial cerca del ayuntamiento de Ludwigshafen. Este fue el segundo intento del niño tras intentar hacer explosionar otra mochila en un mercado navideño el 26 de noviembre.

Toda una serie de indicios que apuntaban a la existencia de diferentes redes con clara vocación de sembrar el terror en Alemania. Estas redes se han venido moviendo con cierta facilidad habida cuenta del tamaño y dinamismo de la escena salafoyihadista en Alemania. 

El patrón del atentado de Niza ha sido reproducido con menor éxito en Berlín. Es razonable pensar que los métodos y procedimiento utilizados por los terroristas en París y en el aeropuerto de Bruselas volverán a repetirse teniendo que unirse a estos la posible utilización de coches bomba y la continuación de los ataques con arma blanca sobre objetivos blandos. Métodos y procedimientos difundidos y alentados por el engendro califal hacen prácticamente inevitable la perpetración de nuevos atentados.