domingo 1/8/21

Saharauis y fuerzas marroquíes luchan en las calles de El Aaiún

La brutalidad empleada por fuerzas marroquíes en el desmantelamiento del campamento sharaui de Gdaim Izik se ha trasladado ahora a los barrios de la capital de la antigua colonia española. Aunque Marruecos ha negado que los militares hubieran participado en el asalto al campamento, sí parece que en El Aaiún hay desplegado un importante contingente de la Gendarmería Real y del Ejército. Los testigos narran que se escuchan gritos y disparos por todas partes.
> Asalto al campamento saharaui
> Trinidad Jiménez pide "calma"
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 8.11.2010

Las fuerzas de seguridad y el Ejército marroquí han entrado a sangre y fuego en el campamento saharaui instalado en El Aaiún desde el 10 de octubre para reivindicar derechos -como el derecho al trabajo- de los saharauis. Una vez desmantelado dicho campamento con una brutalidad que han narrado todos los testigos, la batalla campal se ha trasladado a la capital de la antigua colonia española.

Allí, las fuerzas de seguridad marroquíes han realizado registros "casa por casa" en los barrios de El Aaiún mientras continuaban los enfrentamientos entre grupos de saharauis y policías y militares en los principales barrios de la capital del Sáhara Occidental, aunque con especial intensidad en el centro y el este. "La gente se está defendiendo en sus casas. (Las fuerzas de seguridad marroquíes) rompen las puertas y realizan detenciones", relataba esta mañana Brahim Ahmed, uno de los residentes saharauis de El Aaiún. "Todo el mundo tenía a media familia en el campamento" de protesta, explicaba. "Hay coches volcados, coches incendiados, hay explosiones de bombonas de gas", señalaba Ahmed y añadía que "si te ven con móvil te destrozan. Hay gritos por todas partes. Se escuchan disparos con proyectiles vivos y con proyectiles de instrucción, balas de goma, que están causando fracturas y heridas abiertas", denunció. Sin embargo, las fuerzas marroquíes estarían desatendiendo a los heridos. "No auxilian a los heridos ni muertos. No han llevado a nadie a los hospitales".

Los presentes en la zona que han podido comunicar con el exterior reconocían que la situación aún era muy confusa. Unas horas después, la situación sigue siendo igual de confusa o más aún, sobre todo por lo que se refiere al balance de víctimas. Los testigos narran que hay tanto muertos como heridos pero aún es difícil cuantificarlos. Según el mismo Brahim Ahmed, el testigo a quien cita la agencia Europa Press, habría al menos 16 militares y 12 policías marroquíes muertos.

La cifra de fallecidos entre los saharauis es más confusa, pero Ahmed ha asegurado haber visto él mismo a un adolescente muerto en la ciudad de El Aaiún. "Hay un adolescente de 14 años muerto por disparos del Ejército. Tenía un orificio de bala en la cara", ha explicado. Además, diversas fuentes hablan de entre siete y doce muertos durante el asalto al campamento de protesta. El Polisario, en concreto, asegura que son doce los fallecidos en el campamento e incluso da algunos nombres concretos: Abdel Fatah Baganna, Babi el Gargar, muertos, y Mbeirkat Jaled o Uld el Jalil, heridos.

Los manifestantes, que han tomado el centro de El Aaiún enarbolando banderas saharauis, habrían incendiado dos gasolineras y la mayoría de los edificios oficiales, incluidas las sedes de la radio y la televisión pública marroquí, según los saharauis.

Mientras, desde la delegación del Gobierno marroquí en El Aaiún aseguran que la noticia sobre siete saharauis muertos es "pura propaganda" de una ONG pro Polisario, ya que los nombres y apellidos de los ciudadanos presuntamente fallecidos en el desalojo del campamento "son completamente ficticios y no existen". Según estas fuentes, durante la intervención un gendarme y un bombero fueron "golpeados hasta la muerte" cuando intentaban apagar un incendio declarado en una de las jaimas del campamento.

Fuentes saharauis aseguran, por otra parte, que las protestas por la intervención contra el campamento de protesta de El Aaiún se están reproduciendo también en Esmara y Bojador, las otras dos ciudades más importantes del Sáhara Occidental.

En El Aaiún hay desplegado un importante contingente de la Gendarmería Real y del Ejército, divididos entre efectivos antidisturbios equipados con porras, cascos y escudos y fuerzas con armas de fuego: pistolas y ametralladoras.

Saharauis y fuerzas marroquíes luchan en las calles de El Aaiún
Comentarios