martes 22.10.2019

Rusia retoma la ofensiva en Alepo

@Alexandre_Nadal | Rusia ha iniciado un nuevo bombardeo sobre Alepo e Idlib, una ofensiva que se realiza desde las aguas del Mediterráneo mediante el portaaviones “Almirante Kuznetsov”.

El ISIS derribó un avión ruso un mes después del inicio de la intervención militar rusa en Siria, matando a 224 vecinos de San Petesburgo. Un año después de la peor catástrofe aérea de la historia de Rusia, Putin se mantiene firme en Siria y ha logrado que Al-Assad recupere grandes porciones de territorio.


Alexandre Nadal Ferret |@Alexandre_Nadal | El ejercito ruso ha iniciado una nueva ofensiva golpeando posiciones terroristas en las provincias de Alepo e Idlib, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.  El ataque, que se está llevando a cabo desde las aguas del Mediterráneo oriental, fue anunciado por el ministro de defensa ruso, Sergei Shoigu. El ministro aseguró que los aviones de combate rusos atacarán depósitos de munición, campos de entrenamiento y fábricas de armamento en la provincia de Idlib y en Homs. La semana pasada fuentes del Ministerio de Defensa de Rusia ya informaron a “Gazeta.ru” de ataques dirigidos contra posiciones de los terroristas en los accesos alejados de la ciudad de Alepo mediante misiles Kalibr y las aeronaves del portaviones “Almirante Kuznetsov”.

rusia0

Portaaviones “Almirante Kuznetsov”

Pasado más de un año del inicio de la campaña militar rusa en Siria, Vladimir Putin se mantiene firme en la lucha contra el ISIS, las diferentes facciones rebeldes y el apoyo incondicional al régimen de Bashar Al-Assad.

La peor catástrofe aérea rusa

El 31 de Octubre de 2015, el vuelo 9268 de la compañía Metrojet que cubría la ruta desde el aeropuerto egipcio de Sharm el-Sheikh hasta San Petesburgo estalló en el aire 23 minutos después de despegar, matando a 224 personas entre pasajeros y tripulación. La mayoría de las víctimas eran turistas rusos de la región de Leningrado que estaban de vacaciones en el país egipcio.

rusia1

El Estado Islámico asumió la autoría del atentado. Aunque en un primer momento las autoridades egipcias negaron la hipótesis de un ataque terrorista, dos semanas después Rusia admitió que se trataba de un atentado. Un artefacto explosivo en el equipaje introducido en el aeropuerto egipcio fue la causa de la mayor catástrofe aérea de la historia de la aviación rusa. La inteligencia rusa confirmó que una facción del Estado Islámico (ISIS) en la península del Sinaí, conocida como Wilayat Sinai, era la responsable después de encontrar substancias explosivas entre los restos del avión. Las autoridades egipcias acabaron admitiendo que el avión fue derribado por terroristas cuatro meses después.

Semanas después del ataque, ISIS publicó en su revista “Dabiq” una imagen del explosivo que lograron introducir camuflado en el avión.

rusia2

ISIS golpeó a Egipto y a Rusia

El ataque terrorista tuvo lugar tan solo un mes después del inicio de la intervención militar rusa en defensa del gobierno de Bashar Al-Assad, que ha logrado recuperar el control de gran parte de las zonas rebeldes gracias al apoyo militar de su gran aliado. El ataque terrorista supuso un duro golpe para Egipto y Rusia. En primer lugar, golpeó uno de los pilares de la economía de Egipto, el turismo, castigando al país por las incursiones militares que el ejercito venía haciendo en la península del Sinaí contra los combatientes del ISIS. Después de tal catástrofe, Rusia y el Reino Unido cancelaron los vuelos a Sharm el-Sheik, uno de los principales resorts turísticos egipcios. Por razones de seguridad, muchas compañías dejaron de volar en el aeropuerto durante la investigación del accidente, se evacuaron miles de turistas rusos y británicos del resort y, en el aeropuerto de Sharm el-Sheikh, se vieron imágenes caóticas de gente amontonada esperando para salir del país. La suspensión de vuelos de Rusia a Egipto cortó una vital fuente de ingresos para la economía egipcia, pues Egipto era la destinación más popular entre turistas rusos.

rusia3

La rama del Estado Islámico en el Sinaí también logró atestar un duro golpe a Rusia. En el ataque murieron 219 rusos, cuatro ucranianos y un bieloruso. Entre los fallecidos hubo 25 niños. La mayoría de las víctimas eran vecinos de San Petesburgo y de región de Leningrado, de donde es originario el presidente ruso Vladimir Putin.

El atentado se produjo tan solo un mes después del inicio de la intervención militar rusa en Siria, en defensa de las tropas gubernamentales y en contra de las diversas facciones rebeldes y el ISIS.

El 29 de junio Reuters publicó, mediante una fuente anónima, que un mecánico de Egyptair fue arrestado como principal sospechoso de introducir la maleta en el vuelo. Según la información, el primo del mecánico, que se unió al Estado Islámico en Siria un año antes, fue quien le facilitó la maleta bomba, que contenía un explosivo equivalente a 1,5 kilos de TNT. Según la misma información, dos policías del aeropuerto fueron también detenidos por hacer la vista gorda en el control de pasajeros. La compañía Egyptair y el Ministerio de Interior Egipcio negaron la información, afirmando que nadie había sido detenido en relación al accidente.

La respuesta de Putin

En respuesta a este trágico ataque terrorista, Vladimir Putin no solo decidió mantener su presencia en Siria, sino que prometió incrementarla; “nuestra operación militar en Siria no solo debe continuar, debe fortalecerse para que los terroristas entiendan que el castigo es inevitable”, afirmó el presidente ruso. Cumpliendo con su promesa, multitud de misiles de crucero, y cientos de ataques aéreos sobre Raqqa (ciudad baluarte del ISIS), Alepo e Idlib tuvieron lugar después del atentado. Rusia ha llevado a cabo multitud de ataques masivos dirigidos al ISIS. Pocas semanas después del atentado, el ejercito ruso también realizó operaciones militares coordinadas con el ejercito francés en las áreas bajo control del ISIS para debilitar a la organización.

Un año después, Rusia ha mantenido su palabra y gracias a su apoyo militar las tropas de Bashar Al-Assad han conseguido recuperar grandes porciones de territorio que estaban en manos de los rebeldes y del ISIS, como Palmyra (la antigua ciudad de enorme interés patrimonial), que durante un tiempo fue tomada por el ISIS y fue el escenario de algunas matanzas publicas cometidas por la mencionada organización.

rusia4

El Kremlin ha mantenido su posición de rechazo a negociar con las facciones que consideran terroristas y se mantiene firme en su intervención militar de apoyo al gobierno de Siria.

Rusia retoma la ofensiva en Alepo
Comentarios