#TEMP
sábado 21/5/22

Racismo, la otra pandemia de los mexicanos

AGNESE MARRA
Las actitudes racistas contra los mexicanos se han desatado en gran parte del mundo. La prensa norteamericabnna ha convertido a la gripe porcina en un arma contra la inmigración y en el resto de Latinoamérica los mexicanos no son bienvenidos. Las consecuencias de la pandemia van más allá de la salud pública.
NUEVATRIBUNA.ES - 07.05.2009

Prohibido abrazarse, besarse, tocarse, hacer una vida cotidiana normal y no soltar el tapabocas en ningún momento. Desde hace dos semanas este es el día a día de los mexicanos. Pero a la ‘protección pública’ impuesta por el Gobierno de México se une un problema bastante más grave: el racismo.

En los últimos días el pueblo mexicano se ha convertido para los medios en un ‘foco de contagio’, teniendo que escuchar o leer denominaciones como la de ‘gripe mexicana’. Esta demagogia mediática tiene una clara consecuencia: provocar el pánico entre la población y lo que es peor, señalar a un falso culpable. Del miedo al racismo hay un paso, y varios países ya lo han traspasado con creces.

INMIGRACIÓN O GRIPE PORCINA

Si la inmigración mexicana ya tiene suficientes problemas en Estados Unidos, la gripe porcina ha sido la mejor excusa para poder decir libremente todo tipo de opiniones xenófobas sobre el tema. Al poco tiempo de propagarse el virus, el periodista norteamericano Michael Savage dijo en su programa de radio que "los inmigrantes ilegales son los agentes de contagio".

Otro colega, Neal Boortz sugirió que el mal se titulara desde ahora la "influenza fajita" y Lou Dobbs, de CNN, propuso la denominación de "gripe mexicana”. Hasta el momento la única declaración que ha sido punida fue la que se atrevió a decir el periodista Jay Severin en su emisora de Boston, donde llamó a los inmigrantes mexicanos "criminaliens" (condensación de "delincuentes" y "extranjeros") para concluir en que las salas de emergencia de los hospitales eran "apartamentos para mexicanos".

La miembro de la comisión de asuntos de mujeres de la municipalidad de Nueva York, Betsy Perry, ha tenido que pedir disculpas tras publicar en Internet que México debería "controlar a sus bandidos”.

Determinados medios consiguen su objetivo, y las barbaridades que los periodistas espetan sin responsabilidad alguna, se convierten en ‘la verdad’ de muchos ciudadanos. Un mexicano que tose se convierte en un criminal y si no lleva tapabocas puede ser víctima de insultos, como los que vivió una periodista mexicana residente en Buenos Aires, cuando la encargada de una tienda le recriminó el no llevar una mascarilla.

LTINOAMÉRICA SE ENSAÑA

Los países latinoamericanos han sido especialmente crueles y quizás Argentina se ha ensañado con más fuerza. Según ha informado la agencia de noticias mexicana Notimex, las denuncias por racismo no han parado de llegar a su redacción. Un profesor universitario fue expulsado de un taxi cuando el taxista porteño le sintió el acento mexicano.
A un turista le dijeron en un tasa de cambio que tenían que consultar a su jefe porque no sabían si tenían permitido cambiarles dinero a los mexicanos.

El miedo ha llegado hasta el fútbol. Hace unos días el gobierno chileno negó el permiso para que los clubes de fútbol mexicanos San Luis FC y Chivas de Guadalajara fueran locales en Santiago en la Copa Libertadores de América. El Gobierno de Uruguay se ofreció para que el juego se llevara a cabo en su territorio.

Ni la Unión Europea, ni Estados Unidos han prohibido los vuelos a México, sin embargo la región latinoamericana no ha sido tan permisiva. Argentina, Chile y Colombia son algunos de los países que no permiten viajar al vecino estadounidense.

DF: CIUDAD MALDITA

El racismo no sólo se vive en el extranjero, dentro del territorio mexicano la discriminación contra los capitalinos está siendo un tema de discusión. Según el jefe de Gobierno de la ciudad, Marcelo Ebrard, los defeños están sufriendo ataques racistas por parte de otros estados del país. Ebrard señaló que “no se ha demostrado aún que la ciudad de México fuera el origen del virus de influenza humana”

El jefe de Gobierno ha insistido en que las muestras de racismo hacia los capitalinos carecen de fundamento y que “representan un retroceso, sobre todo cuando lo importante es contener la epidemia y encontrar la cura”.

Detrás de todo este racismo, como es habitual, hay grandes dosis de ignorancia. Un país como México con más de 100 millones de habitantes, en estos momentos tiene a 1.070 personas contagiadas y 42 muertos por gripe porcina. ¿Quién habla de epidemia o de contagios masivos?

Pero cuando las clases medias se ven afectadas la alerta roja se enciende. El miedo se convierte en el arma de los medios y las enfermedades multiplican la audiencia, mucho mejor si habamos de pandemia. Las consecuencias son catastróficas y las actitudes racistas se convierten en políticamente correctas.

LOS INTELECTUALES APOYAN A MÉXICO

Esta mañana, la Casa de América de Madrid ha organizado un acto de apoyo al pueblo mexicano porque “está sufriendo desde hace días los efectos no sólo de un virus sino los del aislamiento que conlleva”.

Personajes del mundo de la cultura y la política leerán pequeños mensajes de apoyo. Álvaro Pombo, Santiago Roncagliolo, Juan Cruz, Manuel Gutierrez Aragón, Juan Sebastián Barberá, Andy Chango, Adanowsky, Pedro Zerolo o Javier Fernández-Lasquetty, son sólo algunas de las personalidades que se han sumado a este acto.

Cualquier ciudadano interesado en participar puede enviar su mensaje solidario con México, los cuales serán colgados en la web de la Casa de América.

No todo son malas noticias, hay otros ciudadanos que denuncian esta segunda ‘pandemia’ que sufre el país azteca y no se dejan achantar por demagogias perversas.

Racismo, la otra pandemia de los mexicanos
Comentarios