#TEMP
sábado 21/5/22

Polonia se plantea un futuro lleno de interrogantes en medio de su luto

AGNESE MARRA
El accidente que ha dejado a Polonia en vilo no sólo acabó con la vida de gran parte del equipo de Gobierno. Las consecuencias del fatal incidente se extienden a la política internacional y a la política nacional del país. Por no hablar de las especulaciones que se han abierto en las últimas 24 horas sobre los ‘verdaderos’ orígenes del incidente.
> Llegan los restos mortales del presidente
> Conmoción en Polonia y luto oficial
NUEVATRIBUNA.ES - 12.04.2010


Desde la muerte del Papa Juan Pablo II no se recordaba un duelo así en Polonia. Centenares de miles de polacos salieron el domingo a la calle para expresar su luto ante la muerte de uno de sus más polémicos presidentes, el gemelo Lech Kaczynski, líder del partido ultraconservador Ley y Justicia, del que ahora está al mando su hermano gemelo Jaroslaw Kacynsky, quien fue primer ministro en 2005 y 2006.

En el siniestro murieron el presidente, el gobernador del Banco Central, el jefe del Estado Mayor, otros altos cargos militares, varios diputados de Ley y Justicia, el Defensor del Pueblo, el director del Instituto para la Memoria Histórica… Con todas estas muertes a sus espaldas el estado polaco tiene que enfrentarse a la reestructuración de un Gobierno y la organización acelerada de nuevas elecciones.

Los primeros cambios ya se han producido. El actual presidente en funciones, Bronislaw Komorowski, se está comunicando con el resto de partidos para fijar una fecha para los próximos comicios que estaban previstos para septiembre y ahora tendrán que hacerse antes del 20 de junio. Los altos cargos militares van a ser sustituidos provisionalmente por sus subordinados, el jefe del Banco Central será reemplazado temporalmente por el vicepresidente primero de la institución, Piotr Wiesiolek y se han fijado mecanismos para ocupar los escaños vacantes en el Parlamento.

Analistas internacionales ya están poniendo sobre la mesa la factura que puede pasar a la política nacional polaca la catástrofe del sábado. Antes de la muerte del presidente Lech Kaczynski, los sondeos presentaban como favorito al líder de Plataforma Cívica (el actual primer ministro Donald Tus pertenece a esta formación), Bronislaw Komorowski, el mismo que en estos momentos está ejerciendo las labores de presidente en funciones.

Sin embargo el trágico accidente podría cambiar el rumbo electoral y favorecer al partido del fallecido, Ley y Justicia, si es que el gemelo que se ha quedado huérfano, Jaroslaw Kacynsky, se planteara presentarse como candidato.

RECONCILIACIÓN RUSA

El odio que se juraron Polonia y Rusia desde hace más de 70 años parece que puede llegar a su fin. De una forma un tanto siniestra la Matanza de Katyn que el sábado iban a recordar las autoridades polacas en un homenaje a sus miles de muertos, ha vuelto a reconciliar a los dos países enfrentados.

El silencio entre Rusia y Polonia surgió con esta matanza perpetrada por los rusos contra los polacos. Rusia nunca lo reconoció, es más Stalin inculpó a Alemania de lo sucedido. Polonia no perdonó el ocultamiento de pruebas y la falta de reconocimiento de tal atrocidad.

Hace apenas unos meses el primer ministro polaco, Donald Tusk, y el primer ministro ruso, Vladimir Putin, habían iniciado algunas conversaciones que parecían enfriar las convulsas relaciones. Tras el trágico accidente del sábado, tanto Medvédev como Putin, han enviado mensajes dirigidos directamente a los polacos y han expresado su pésame, lo que se ha interpretado como un gesto sin precedentes. Pero lo que ha causado más sorpresa y más se ha valorado desde Polonia fue que durante la noche del domingo, uno de los principales canales de televisión rusa emitió la película documental Katyn, del cineasta polaco galardonado con un Oscar Andrzej Wajda. De este modo el brutal acontecimiento histórico de Katyn, pareciera haberse zanjado con la muerte del presidente y la comitiva polaca, y lo mismo que les separó hace 70 años, hoy, también en trágicas circunstancias, les ha vuelto a ‘unir’.

¿QUÉ PASÓ EN EL AVIÓN?

A las pocas horas de que se produjera el accidente rápidamente se daban a conocer las razones del mismo: “Fue el mal tiempo, la niebla cegó a los pilotos”, decían desde las autoridades rusas. Muy poco tiempo para explicar un siniestro extraño del que a medida que pasan los días surgen nuevas teorías.

El domingo los pilotos se convirtieron en los grandes culpables. Tras el análisis de las conversaciones entre los pilotos y los controladores, los investigadores han descartado la tesis de un accidente debido a un problema técnico, según ha afirmado el Ministerio Fiscal ruso.

"El piloto fue informado sobre unas condiciones meteorológicas complicadas pero tomó la decisión de aterrizar", ha señalado la fiscalía rusa. Además, ha añadido que "los registros de la torre de control que hemos examinado confirman lo que registraron las cajas negras", y ha subrayado que los investigadores están trabajando conjuntamente con expertos polacos. "La investigación estudia las grabaciones de las conversaciones de los pilotos con los servicios aeroportuarios", ha precisado la Fiscalía, después de que las autoridades rusas hayan culpado a los pilotos polacos del accidente, al ignorar las instrucciones de los controladores aéreos rusos.

Según su versión, el comandante del avión rechazó la sugerencia de las autoridades rusas de que aterrizase en Moscú o Minsk, la capital de Bielorrusia. "Al piloto se le recomendó aterrizar en Minsk, pero decidió aterrizar en Smolensk", aseguró el portavoz Andrei Yevseyenkov a la televisión polaca Polsat.

De hecho, la aeronave se estrelló después del tercer o cuarto intento de aterrizaje. "Antes de la salida del avión de la zona de responsabilidad bielorrusa, los colegas rusos nos pidieron que transmitiésemos a bordo datos sobre las malas condiciones meteorológicas para el aterrizaje en Smolensk", según indicó un responsable de las autoridades aéreas bielorrusas.

Polonia se plantea un futuro lleno de interrogantes en medio de su luto
Comentarios