ARREMETE CONTRA LOS ‘PRO-VIDA’

La ONU acusa al Senado argentino de poner en peligro la vida de las mujeres

Expertas de la ONU acusan a la cámara argentina de poner en peligro la vida de las mujeres.

Foto: larevuelta.com.ar
Foto: larevuelta.com.ar

Miles de mujeres mueren en el mundo al verse obligadas a practicar abortos clandestinos

El rechazo del Senado argentino a la ley para legalizar el aborto ha intensificado el debate sobre lo derechos humanos de las mujeres a nivel mundial y ha impulsado una gran marea verde de protesta en las calles.

Desde la ONU, expertas en derechos humanos han lamentado esta decisión y la han calificado de “oportunidad perdida” que no se haya legalizado el aborto en las primeras 14 semanas de embarazo. También aplauden "la histórica movilización de mujeres y niñas en Argentina”.

Según datos de Naciones Unidas, 225 millones de mujeres en todo el mundo carecen de acceso a métodos anticonceptivos modernos esenciales, lo que a menudo conduce a embarazos no deseados.

Para las niñas, el embarazo y el parto son una de las causas más comunes de muerte en los países en desarrollo, y las niñas menores de 15 años enfrentan cinco veces el peligro.

Como resultado de abortos inseguros, cada año mueren unas 47.000 mujeres y otros 5 millones sufren una discapacidad temporal o permanente.

"Estereotipos dañinos sobre los roles de las mujeres"

Las expertas aseguran que “la afirmación hecha a menudo por los opositores al aborto de que su postura es ‘pro-vida’ es engañosa”

"El voto del Senado, no sólo le ha fallado a las mujeres en Argentina, sino también a toda una región que generalmente tiene leyes muy restrictivas en cuanto a la interrupción del embarazo", dicen las expertas de la ONU y añaden que "las y los legisladores de la cámara alta han resguardado la continuación de un legado arcaico basado en una doctrina religiosa que incorpora estereotipos dañinos sobre los roles de las mujeres en la familia y en la sociedad que son intrínsecamente discriminatorios y opresivos para las mujeres".

Las expertas recuerdan en el marco del Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo (CIPD), los Estados se comprometieron a reducir en gran medida el número de muertes y la morbilidad derivadas del aborto inseguro: “La mortalidad materna viola los derechos a la vida, la salud, la igualdad y la no discriminación”, afirman.

También subrayan que, según establece la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, se otorgan a quienes han nacido. Sin embargo, “algunos propagan una retórica peligrosa de que existe un equilibrio simétrico entre los derechos de una mujer y de un feto. No existe tal afirmación en el derecho internacional de los derechos humanos”, aseguran.

Las expertas acusan al Senado de “poner en peligro” de la vida de las mujeres que se ven abocadas a practicar abortos inseguros y aseguran que “la afirmación hecha a menudo por los opositores al aborto de que su postura es ‘pro-vida’ es engañosa”.

MUJERES RICAS FRENTE A MUJERES POBRES

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la penalización de la interrupción del embarazo no reduce el número de mujeres que recurren a procedimientos de aborto. Más bien, aumentan las probabilidades de que más mujeres busquen procedimientos clandestinos e inseguros. De hecho, los países donde las mujeres tienen derecho a interrumpir un embarazo no deseado y que tienen acceso a la información y a todos los métodos anticonceptivos tienen las tasas más bajas de aborto.

Las expertas de la ONU apuntan al “privilegio de las personas ricas” frente a mujeres con recursos limitados: "El hecho de que el Senado no haya avanzado en el proyecto de ley también representa un fracaso en términos de protección de los derechos de las mujeres en situación de pobreza ", afirman.