viernes 06.12.2019
MáS DE TRES DéCADAS DE CONFLICTO

Mueren cinco activistas kurdos en manos del ejército turco

Jesús Miguel Huertas Nebreda | Cinco combatientes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) fueron asesinados el sábado en el sudeste de Turquía tras unos duros enfrentamientos con el ejército nacional.

El actual jefe de Estado turco, Tayyip Erdogan, en el poder desde 2003.
El actual jefe de Estado turco, Tayyip Erdogan, en el poder desde 2003.

Cinco fallecidos tras combates entre miembros del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y el ejército turco en la celebración de un acto del PKK en la región de Aydín declarado ilegal. Soldados enviados por Turquía fueron a hacer efectiva la prohibición por parte del Gobierno con el resultado fue de cinco muertes por el bando kurdo y cuatro heridos del ejército turco.

Cinco combatientes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) fueron asesinados el sábado en el sudeste de Turquía tras unos duros enfrentamientos con el ejército nacional. Por parte del ejército otomano hubo cuatro heridos según comunicaron las propias fuerzas armadas del Estado.

Las informaciones oficiales apuntan a que varios miembros del ejército fueron enviados a la región de Aydin con el objetivo de frenar la celebración de una actividad del PKK anteriormente prohibida por el Gobierno turco. Combatientes por los derechos del Kurdistán iniciaron los ataques al ejército, tras lo cual se ordenó mandar a un helicóptero y varios aviones de reconocimiento a la región con la intención de frenar la ofensiva.

El jefe de Estado Tayyip Erdogan reprochaba al PKK poner en peligro la paz en Turquía y entorpecer las negociaciones entre el Gobierno y la minoría kurda. El presidente del gobierno Ahmet Davutoglu afirmó que “el ejército ha tomado la medida de forma proporcional al ataque a traición del PKK”.

El presidente del Partido Democrático de los Pueblos, Selahattin Demirtas, calificaba a estas luchas como “un acontecimiento triste e inquietante”. El líder del partido turco y prokurdo de perfil de izquierdas llamaba a la calma entre las partes y afirmó “que este incidente debía ser aclarado para conocer toda la verdad”, en declaraciones por televisión.

Por su parte, el máximo representante del PKK, Abdullah Öcalan pedía a sus partidarios a inicios del pasado mes de marzo que guardasen las armas. Recientemente volvió a reiterar su llamamiento a una conciliación pacífica del problema kurdo en el Estado turco a través de las necesarias reformas democráticas que exige la sociedad.

Este conflicto que continúa después de más de tres décadas ya se ha cobrado 40.000 víctimas. Y a pesar de este lamentable episodio entre el PKK y el Estado turco lo cierto es que en los últimos años ha descendido la violencia y los líderes de ambos bandos parecen dispuestos a recurrir al diálogo como forma de encontrar una solución conciliadora para todos.

Comentarios