#TEMP
jueves 26/5/22

Las hipocresías del día de África

AGNESE MARRA
La pobreza afecta a 400 millones de personas en el continente africano. Diversos estudios aseguran que el continente no conseguirá la igualdad hasta el año 2353. Pero nadie dice nada de los países del primer mundo que desengran cada día a este continene. Es más, en esta efeméride dan lecciones de solidaridad.
NUEVATRIBUNA.ES/ AGENCIAS - 25.05.2009

Hoy se celebra el Día de África, pero probablemente el continente más golpeado por los países del ‘primer mundo’ y por sus propios líderes políticos, no tenga nada qué celebrar. Sus países son los menos desarrollados del mundo. Una pobreza endémica, unida a constantes conflictos armados y a la usurpación de sus recursos naturales.

A pesar de ello, en el Día de África los dirigentes de los países desarrollados se olvidan de sus políticas y de su ‘laisez faire’, y tenemos que escuchar su gran preocupación por este continente. Palabras bonitas y buenas intenciones, mientras permiten en sus joyerías vender diamantes de sangre y todo tipo de tecnologías elaborados con coltán, el nuevo petróleo de África que se está cobrando tantas vidas y generando una inabarcable esclavitud, a la que no quieren mirar a la cara.

Sin embargo, la fecha que marca el aniversario de la fundación de la Organización de la Unidad Africana sirve para recordar al resto del planeta que la pobreza afecta a cerca de 400 millones de personas en este continente.

En este tipo de efemérides se reciben noticias catastróficas como el estudio de Social Watch en el que se afirma que el África subsahariana no alcanzará un nivel aceptable en educación, salud e igualdad hasta el año 2353. Por si fuera poco, la actual crisis económica mundial podría sumir a 53 millones de personas más en la pobreza en los países en vías de desarrollo, la mayoría, de nuevo, en África, según los datos del Banco Mundial, uno de sus grandes “amigos”.

Estas previsiones destacan lo seriamente amenazados que están los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), especialmente cuando se plantearon reducir la pobreza a la mitad en 2015. Las noticias también afirman que la crisis además de generar todavía más pobreza, provocará un recorte de más de un tercio en la ayuda oficial al desarrollo. Y a todo esto hay que añadir el posible impacto de la pandemia de gripe A (H1N1) en un continente que, hasta el momento y oficialmente, no cuenta con casos de la nueva y mortal enfermedad.

Desde España, el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, presenta en Madrid el Plan África 2009- 2012 acompañado por el grupo de percusión y danza africano Yamo Yamo, coincidiendo con la celebración del Día de África.

Este segundo plan, continuación del correspondiente al periodo 2006-2008, renueva el compromiso del Gobierno y de la sociedad española con el continente africano, especialmente con la consolidación de la democracia, la paz y la seguridad, así como con la lucha contra la pobreza., según informó Exteriores, para anunciar que eñ año pasado España invirtió alrededor de1.000 millones en cooperación internacional con el continente. Son buenas intenciones, queramos verlo así.

El problema es que en muchas ocasiones esta ayuda no llega las manos adecudasy los innumerables proyectos que hay en el continente complican la vigilancia de los recursos que envían. Por otro lado el dinero que consiguen los líderes políticos africanos procedente del petróleo o del coltán, nunca llegan a manos de los pueblos. Según un informe del Instituto de Desarrollo Ultramarino (Overseas Development Institute, ODI), asegura que los dirigentes políticos africanos han desviado entre 700.000 millones y 800.000 millones de dólares.

"Con un aumento de la producción (de crudo) de un 30% de aquí a 2015, (los países africanos) recibirían cada año un excedente equivalente a 25.000 millones de dólares, es decir, el montante total de las ayudas suplementarias prometidas por el G-8 al continente africano para los próximos cinco años", asegura el informe del ODI.

FUGA DE CAPITAL

La Unión Africana, "por lo general muy prudente", ha estimado que alrededor de 148.000 millones de dólares salen cada año del continente con destino al sistema financiero de los países desarrollados, según la publicación electrónica "Les Afriques, le journal de la finance africaine". África cuenta con alrededor del 11% de la producción y del 9,4% de las reservas de petróleo del mundo.

Íntimamente vinculados a esta explotación de los recursos naturales están los conflictos armados de la región y que en el centro y el este de África han provocado 11 millones de desplazados o refugiados, según un reciente dato publicado por la Oficina de Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios (OCHA). Como dato significativo, un total de 34 miembros del personal de la ONU han sido asesinados en África en 2008, todos ellos en Sudán y Somalia.

Además, todos los casos abiertos en el Tribunal Penal Internacional de La Haya corresponden a países africanos: República Centroafricana, República Democrática del Congo, Uganda y Sudán, donde incluso el actual presidente, Omar Hassan al Bashir, está personalmente imputado por crímenes contra la Humanidad y crímenes de guerra.

LAS MUJERES DE LOS EMBAJADORES CELEBRAN SU DÍA

"El Día de África este año se celebra bajo el signo de la paz y la seguridad en África, el primer pilar estratégico establecido por la Comisión de la Unión Africana África para su Plan Estratégico 2009-2012", explica el texto, que hace público el lema de este año para la jornada: "Todos unidos por un África próspera y en paz".

Como acto formal, el Día de África se celebrará en la sede de la UA en Addis Abeba con una venta de artesanía africana patrocinada por las esposas de los embajadores y los comisarios de la organización y con un almuerzo con alimentos de los diferentes países del continente. Según la última clasificación de países por índice de desarrollo humano del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), 28 de los últimos 29 clasificados son africanos.

Al menos, aunque sea una vez al año es bueno ser consciente de las crueldades que padece este continente y se puede decir que es ‘correcto’ que muchos de los líderes que colaboran directa o indirectamente con los cifras que hoy se denuncian, disimulen y aseguren sentirse preocupados. La preocupación debe ser diaria, pero no todos los días sale en la prensa.

Las hipocresías del día de África
Comentarios