<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
jueves. 02.02.2023

La prensa marroquí compara al Frente Polisario con la terrorista ETA

AGNESE MARRA
El retorno de Aminatu Haidar ha desatado la ira de los medios marroquíes. Los rotativos denuncian la complicidad de España con el Frente Polisario a quien comparan con ETA. Sin embargo algunos partidos políticos españoles, artistas y ONG acusan al Ejecutivo español de “ceder ante Mohamed VI” y de ser su cómplice.
NUEVATRIBUNA.ES - 23.12.2009

A casi una semana del regreso de Aminatu Haidar a El Aaiún, las heridas en Marruecos están más abiertas que nunca. La vuelta de la activista saharaui, conocida por sus seguidores como la ‘Pasionaria de las arenas’ ha causado una auténtica revolución entre la opinión pública marroquí. Incluso diarios como Al Bayane han pedido la dimisión del Gobierno por haber permitido su vuelta.

Después de un mes de negociaciones el rey Mohamed VI aceptó el retorno de Haidar por “razones humanitarias”. Pero ese argumento no es suficiente para gran parte de la población marroquí que mira a la saharaui como una antipatriota que “sólo quiere dejar mal a Marruecos ante el mundo”, señala gran parte de la prensa del país.

“Marruecos se encontró ante un dilema y escogió la decisión más humanitaria, pero nuestra clemencia se puede confundir con debilidad”, dice L’Opinion.ma. En Marruecos Digital recuerdan los orígenes de la ‘Pasionaria’, que no nació en El Aaiún, sino en el Sahara oriental (en Akha): “Su padre fue soldado de las fuerzas reales antes, durante y después de la Marcha Verde (1975). No tiene absolutamente nada que ver con esta región. Pero siendo militante de una asociación de derechos humanos descubrió lo lucrativo que es ser separatista en Marruecos”, denuncia el rotativo.

Las alusiones a España y a Francia son constantes en los medios marroquíes “Los saharauis saben cómo enternecer a los españoles mandándoles en verano a sus niños y pagándoles visitas a los campamentos”, dice L’Opinion.ma, que insiste que “los españoles son engañados y manipulados por el Frente Polisario”. El periodista Said Jedidi escribe con mucha guasa: “A nadie le sorprendería si mañana en el formulario de obtención del visado o de estancia en España o en la Ley de Extranjería añadieran la mención: ‘Compromiso a ser pro-saharaui’”.

Las comparaciones entre los países vecinos son dignas de señalar. El diario L’Opinion.ma denuncia “las grandes similitudes” entre la banda terrorista ETA y el Frente Polisario. Según el rotativo ambas son organizaciones separatistas, tienes armas y han cometido asesinatos por su causa y añaden que “desde la caída del Muro de Berlín no se subvenciona más a las bandas terroristas por lo tanto la comunidad internacional tiene que dejar de apoyar al Frente Polisario”. El periodista Said Jedidi se pregunta: “¿Cómo tratarían las autoridades españolas a un vasco que llega de Francia y en el aeropuerto de Bilbao indica que es de nacionalidad vasca y en el apartado de destino República de Vizcaya?”.

LOS PROBLEMAS DE LÉXICO DIPLOMÁTICO

Mientras los medios marroquíes se quejan de la poca mano dura de sus autoridades y señalan a España como el gran cómplice de la causa saharaui. La prensa española, algunos partidos políticos, ONG e incluso varios artistas han puesto en tela de juicio el comportamiento del ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, a quien acusan de defender la soberanía de Marruecos en el Sahara Occidental y haber “cedido” ante Mohamed VI.

El pasado martes, el titular de Exteriores tuvo que defenderse y aclarar: “España no ha realizado ningún acto de reconocimiento de la soberanía de Marruecos sobre el Sahara Occidental, sino que se ha constatado que la ley marroquí se aplica en el territorio del Sahara Occidental”. La “constatación”, dijo Moratinos, “no implica ninguna valoración sobre la legalidad o legitimidad de la aplicación de la ley marroquí”.

La afirmación hecha por el jefe de la diplomacia española no es otra que la posición que mantiene Naciones Unidas que “ha aceptado que Marruecos actúa como potencia administradora de facto”. De todos modos Moratinos quiso insistir que la constatación “no se hace en términos absolutos, sino con un carácter temporal, mientras se resuelve el contencioso”.

EL DEBATE DE LA AUTONOMÍA

La huelga de hambre de Aminatu Haidar y su lucha por volver a El Aaiún junto a su familia, ha servido para poner en primera plana un conflicto con décadas de negociaciones frustradas e injusticias ilimitadas. Una vez más se escucha la petición del Frente Polisario de celebrar un referéndum de autodeterminación.

Desde Rabat la postura también es clara y se vuelve a oír con fuerza. El Gobierno de Mohamed VI aboga por una mayor autonomía del territorio, promesa muy antigua y que hasta ahora no se ha llegado a aplicar. El pasado mes de agosto, el rey de Marruecos expresó su intención de reactivar el proceso. Al mismo tiempo el monarca emprendió una serie de políticas represivas con constante vulneraciones a los derechos humanos: detenciones ilícitas a activistas, periodistas y todo aquel que cuestione su régimen.

En este contexto Mohamed VI pretende llevar adelante su plan de autonomía para el Sahara. Un plan que prevé la descentralización del territorio pero manteniendo la ocupación marroquí sobre la antigua colonia española, lo que el Frente Polisario ha definido como "la perpetuación de la colonización sobre el Sahara Occidental".

Estados Unidos y Francia apuestan por la estrategia de la autonomía, mientras Naciones Unidas insta a emprender nuevas negociaciones que ‘satisfagan’ a los saharauis. La ‘Pasionaria de las arenas’ ha vuelto a poner en la mesa un conflicto que hoy está de actualidad, pero que su resolución todavía parece muy lejana.

La prensa marroquí compara al Frente Polisario con la terrorista ETA
Comentarios