#TEMP
sábado 21/5/22

La madre de Nayem reclama justicia

Pide que se castigue a los responsables de la muerte de su hijo. Bana Humeidi dijo que la última vez que le había visto fue el domingo y que regresaba al campamento para traer víveres a la familia cuando le llegó la noticia "de su asesinato a manos del Ejército de ocupación marroquí".
> "Volveremos de nuevo a las armas"
> "España tiene una responsabilidad directa"
> El Aaiún está en "estado de guerra"
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS 28.10.2010

Bana Humeidi, la madre del menor saharaui Elgarhi Nayem, de 14 años, muerto a manos del Ejército marroquí el pasado domingo en las inmediaciones de un campamento de El Aaiún, ha pedido que se abra una investigación y se castigue a los responsables de este "crimen", según informó la agencia de noticias del Frente Polisario, SPS.

En declaraciones emitidas por la Televisión saharaui (RASDTV), Bana Humeidi dijo que la última vez que había visto a su hijo fue el pasado domingo y que regresaba al campamento para traer víveres a la familia cuando le llegó la noticia "de su asesinato a manos del Ejército de ocupación marroquí".

Según el Ministerio de los Territorios Ocupados de la autoconstuitida República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Nayem fue enterrado por las autoridades marroquíes sin el consentimiento de su familia a fin de evitar "un entierro multitudinario que pueda provocar otras manifestaciones saharauis".

Al respecto, el Ministerio del Interior de Marruecos aseguró en un comunicado que la familia del joven estuvo presente en el entierro y se respetaron "todas las normativas legales". Según el Gobierno de la RASD, el padre de Elgarhi Nayem "fue conducido durante unas horas fuera de su domicilio para ser informado por la Policía marroquí de que su hijo había sido enterrado". "El padre del adolescente volvió a su casa en estado de 'shock' y relató a su familia que ya no podrían ver el cuerpo de su hijo", añadió.

El gobierno de Marruecos afirma que la muerte de Nayem fue un "triste accidente" y asegura que en todo este asunto no tiene nada que ocultar. De hecho, asegura que ha abierto una investigación judicial. Entretanto, el ejército ha reforzado su presencia en torno al campamento donde el domingo murió Nayem.

Los militares han restringido la entrada de agua y alimentos a un lugar donde conviven miles de jóvenes que piden viviendas y empleos. Tampoco los periodistas pueden acceder.

Al dolor por la muerte de un hermano se suma la incertidumbre por el paradero de otro. Zubeir el Garhi resultó herido por las balas de la gendarmería marroquí y fue ingresado en el hospital militar de El Aaiún. Ahora no saben dónde está. Los gendarmes se lo llevaron, junto a otros dos heridos.

La madre de Nayem reclama justicia
Comentarios