lunes 01.06.2020
LOS ESTADOS MIEMBROS RECHAZAN ACOGER A LOS TUNECINOS

Italia, desairada con la respuesta de los Veintisiete

El ministro italiano de Interior cuestiona si tiene sentido seguir formando parte de la UE después de que los países miembros rechazaran ‘repartirse’ a los más de 20.000 inmigrantes llegados de Túnez. Rubalcaba dice que no son refugiados sino "ilegales" y niega su entrada en España.

El ministro italiano del Interior, Roberto Maroni, acusó a la Unión Europea de haber abandonado a su país, al rechazar su propuesta para repartir a los inmigrantes irregulares tunecinos llegados a Italia en las últimas semana. "Italia ha sido abandonada. Me pregunto si de verdad tiene sentido continuar formando parte de la Unión Europea", declaró Maroni al terminar el consejo de ministros de Interior de la UE en Luxemburgo.

La propuesta del Gobierno de Roma consistía en el reparto de los más de 20.000 tunecinos, actualmente alojados en Italia, entre los distintos países europeos. Estos 20.000 inmigrantes, llegaron sin la documentación necesaria y, poco después, recibieron un permiso temporal para permanecer en territorio italiano hasta que se resuelva su situación, una medida que ha causado recelo entre el resto de Estados de la UE, en especial Francia y Alemania.

"Mejor solos que mal acompañados"Maroni dijo que el encuentro con sus homólogos europeos "ha sido una desilusión para Italia" y agregó que "mejor solos que mal acompañados", al considerar desatendidas las peticiones de su país. "La reunión ha terminado con un documento sobre el cual me he abstenido porque no prevé ninguna medida concreta", apuntó Maroni.

SUGIEREN A ROMA SU REPATRIACIÓN

Los ministros del Interior de la Unión Europea rechazaron este lunes la petición de Italia de activar una directiva que daría protección temporal a los alrededor de 22.000 inmigrantes llegados del norte de África desde el inicio de las revueltas ciudadanas, especialmente de Túnez, y facilitaría su movilidad por la UE, y han sugerido a Roma que los repatríe a sus países de origen.

Además, algunos países como Austria, Reino Unido, Polonia o Eslovaquia han criticado al ministro italiano del Interior, Roberto Maroni, por sus planes para dar permisos de residencia temporales a estos inmigrantes al considerar que así traslada el problema a otros Estados miembros, informaron fuentes diplomáticas.

"Admitimos que hay una enorme presión sobre Italia y que debemos ayudarles"En contraste, los Veintisiete han aceptado acoger a refugiados subsaharianos presentes en la frontera entre Túnez y Libia y a parte de los alrededor de 900 que han llegado a Malta, que no pueden volver a sus países de origen. Entre los países voluntarios se encuentran España, Alemania, Bélgica, Italia, Suecia, Noruega y Portugal, según ha explicado la comisaria de Interior, Cecilia Malmström. Además, la UE asistirá económicamente a los países de la región que acojan a estos refugiados.

"Malta es una isla muy pequeña con una capacidad limitada y debemos apoyar a este país", ha dicho Malmström en rueda de prensa.

Por lo que se refiere a Italia, la comisaria de Interior ha resaltado que la mayoría de personas llegadas a la isla de Lampedusa son "inmigrantes tunecinos que no han pedido protección internacional". "Hay discusiones entre Italia y Túnez para ver si algunas de estas personas pueden ser repatriadas a Túnez", ha destacado.

Desde el pasado 4 de abril está en vigor un acuerdo que permite a Italia repatriar a los tunecinos llegados a sus costas. Diariamente llegan unas 60 personas, mientras que el Gobierno de Roma repatría entre 400 y 500 personas a la semana. El problema, según han explicado las fuentes consultadas, son los 22.000 inmigrantes que llegaron antes de la entrada en vigor del pacto, a los que las autoridades italianas quieren dar permisos de residencia.

Ello ha hecho que algunos países, como Alemania o Francia, hayan decidido aumentar los controles fronterizos e incluso amenazando con suspender el espacio Schengen.

La comisaria de Interior ha explicado que Roma "tiene derecho" a expedir estos permisos, que no dan automáticamente el derecho a circular libremente, ya que la normativa europea exige que los titulares tengan además documento de viaje y dinero para mantenerse. Del mismo modo, los Estados miembros consideran que Francia también tiene derecho a reforzar los controles fronterizos.

Sobre la petición italiana de activar la directiva que facilitaría el reparto de los inmigrantes, Malström ha explicado que hay una "fuerte mayoría" de Estados miembros que considera que su uso es "prematuro" porque no hay "un influjo masivo de inmigrantes que no puedan ser repatriados".

"Admitimos que hay una enorme presión sobre Italia y que debemos ayudarles", ha dicho la comisaria de Interior, que ha recordado que la Agencia Europea de Control de Fronteras (FRONTEX) ya ha lanzado su misión Hermes y que se han desbloqueado fondos adicionales para Italia.

RUBALCABA DICE QUE NO TIENEN DERECHO AL ASILO

También el vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha rechazado la petición de Italia porque a su juicio "no tiene sentido" desplazar el problema a Francia. Rubalcaba ha resaltado que la mayoría de los inmigrantes llegados a Italia y Malta procedentes de Túnez tras las revueltas democratizadoras "no tienen derecho al asilo" y "tienen que volver a los países de origen".

"No puede quedarse en Europa quien ha entrado ilegalmente en Europa""Yo creo que no hay razones para activar la directiva, estoy en esto con la Comisión", ha dicho el vicepresidente primero a la entrada de la reunión de ministros del Interior de la UE consagrada a discutir esta cuestión.

El vicepresidente primero ha resaltado que la "gran mayoría" de inmigrantes de Túnez llegados a Italia "son estrictamente inmigrantes ilegales, es decir ,no tienen derecho a asilo según la normativa europea y los inmigrantes ilegales tienen que volver a los países de origen".

"Soy muy partidario de que Europa mantenga su condición de región de asilo, un espacio del mundo en donde las personas que tienen problemas en sus países puedan vivir, y puedan encontrar la libertad que en sus países no encuentran", ha proseguido Rubalcaba, pero ha dejado claro que "no puede quedarse en Europa quien ha entrado ilegalmente en Europa".

Italia, desairada con la respuesta de los Veintisiete
Comentarios