#TEMP
jueves 19/5/22

Italia defiende la libertad de expresión

AGNESE MARRA
Por primera vez en la Europa del siglo XXI un país democrático se enfrenta al Gobierno para proteger la libertad de expresión. Este sábado los italianos se manifestarán en Roma para defender una prensa libre. El Parlamento Europeo está estudiando una posible intervención. “Desde la época de Mussolini no se veía algo así”, señala The Economist.
NUEVATRIBUNA.ES - 02.10.2009

Periodistas amenazados. Difamados. Despedidos de sus trabajos. En Italia no sólo la Política está en decadencia. La libertad de información recogida en el artículo 22 de su Constitución es un derecho en vías de extinción.

Al primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, no le basta con tener en sus manos el 70% de la televisión privada y diversos diarios. Sus tentáculos se extienden en forma de chantaje e insultos. Periódicos como La Repubblica, L’Unitá y hasta el diario cercano al Vaticano, el Avvenire, han sufrido en los últimos meses censura y amenazas.

Las nuevas técnicas elaboradas por Il Cavaliere son más sibilinas y perversas. Cuando no puede evitar que se publique una información, emplea la difamación para hacer la vida imposible al periodista. Uno de los ejemplos más llamativos se produjo cuando habló de la presunta homosexualidad de una cura que trabajaba para el diario el Avvenire, quien se había atrevido a criticar la vergonzosa situación del Primer Ministro en su escándalo con velinas y prostitutas.

Mañana, sábado tres de octubre, por primera vez en Europa los ciudadanos de un país democrático saldrán a la calle para exigir libertad de información. La concentración será en Roma. En la Piazza dil Popolo a las 15.30 horas. “No es una manifestación para periodistas, queremos que vengan todos los ciudadanos que se sienten manipulados y engañados”, dicen en la web de la Federación Nacional de Prensa Italiana.

Dentro de las reivindicaciones que están llevando los medios italianos italianos, el diario La Repubblica, ha pedido a los periodistas y a sus lectores que les envíen una foto suya con un cartel que diga "Yo también soy un canalla". La arenga tiene que ver con la declaración que hizo el jueves Silvio Berlusconi al afirmar que "el mundo de la política y de la prensa está lleno de canallas".

El ‘control’ informativo que ejerce el Primer Ministro ha trascendido fronteras. Un total de 450.000 firmas han llegado al Parlamento de Estrasburgo. Eurodiputados italianos, ingleses, franceses y holandeses han apoyado la campaña de la organización European Alternatives que lucha por la libertad de expresión. “El riesgo de una violación del pluralismo de los medios en Italia requiere una respuesta europea”, dicen desde la organización.

Los medios internacionales también se han hecho eco del atentado informativo que sufre el país transalpino: “Desde la época de Mussolini no ha habido en Italia un Gobierno que interfiriera en los medios de un modo tan alarmante”, recogía en su último número The Economist.

LA TELEVISIÓN PÚBLICA SE REBELA

La RAI 3 es la única televisión pública italiana que hace lo posible por escaquearse de las garras de Berlusconi. La noche del jueves, una entrevista con Patrizia D’Addaria (la prostituta que desató el escándalo con el primer ministro) en prime time, se convirtió en el bastión de la libertad de prensa. Después de dar seis entrevistas a medios internacionales, la italiana llegó a la RAI sin cobrar nada y aseverando que: “Berlusconi sabía perfectamente que yo era una scort. Fui dos veces al Palacio Grazioli y siempre me pagaron”.

Il Cavaliere puso todos sus empeños porque esa entrevista nunca se produjera. Han pasado casi dos meses desde que la italiana empezó a hablar con televisiones extranjeras, pero hasta ayer no lo hizo con una de su país.

Berlusconi atacó con una contraprogrmación en la que sus periodistas le defendían de “difamaciones” y presumían de ser una televisión que “escapaba de los cotilleos”. Como si el hecho de que un presidente gaste dinero público para financiarse a prostitutas fuese un chisme sin importancia. Conviene recordar que los periodistas (si se pueden llamar así) que anoche defendieron a quien les paga, son los mismos que ultrajaron a Bill Clinton con el escándalo Lewinsky. Ya se sabe lo del doble rasero.

NOSTALGIA DE OTROS TIEMPOS

Hace una semana el presidente italiano, Giorgio Napolitano, aseveraba: “Estoy cansado de la política incívica. Hace años los partidos discutíamos, nos enfrentábamos y peleábamos, pero siempre de forma civilizada”. Muchos italianos y europeos nos acordamos de esos tiempos en que en Italia la Política y la Ideología eran valores de envergadura.

Sin caer en la moralina, e independientemente de la ‘izquierda’ o la ‘derecha’, Berlusconi ha arrasado con el sistema político del país. El parlamento italiano hoy es un show de Salsa Rosa. Un Gran Hermano impúdico (valga la redundancia). Hoy nos enteramos que a las prostitutas que se llevaba a la cama y ‘conquistaba’ con su lilfting de tres al cuarto, les prometía puestos en el Parlamento Europeo o en las concejalías de sus localidades.

Berlusconi ha mezclado todo. Las velinas son lo de menos. El daño que ha hecho a su país es irreparable. Los valores se han invertido como en un Carnaval eterno que parece no tener remedio. Mañana es un día de protesta y es un consuelo saber que una parte de Italia se rebela y tiene nostalgia de otros tiempos.

Italia defiende la libertad de expresión
Comentarios