lunes. 15.07.2024

Israel echa toda la culpa a los activistas

Así lo ha manifestado el ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, que ha responsabilizado a los integrantes de la misión humanitaria de la violencia durante el asalto del Ejército israelí contra la flotilla que pretendía llevar ayuda humanitaria a Gaza y que se ha saldado con la muerte de casi una veintena de activistas. Israel asegura que diez militares han resultado heridos.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 31.5.2010

El ministro y líder del Partido Laborista aseguró que Israel está dispuesto a aceptar las consecuencias de este incidente y que seguirá defendiendo su independencia. "Lamentamos que haya heridos, pero los organizadores y participantes del viaje son los responsables", dijo, Barak que calificó la iniciativa de provocación política por parte de seguidores violentos de una organización terrorista. "Los soldados fueron atacados al llegar a uno de los buques. Algunos fueron heridos a raíz de la grave violencia física ejercida por los activistas", dijo. "Ante una situación de peligro para sus vidas, los soldados se vieron obligados a emplear medidas para dispersar a la multitud y armas de fuego", reconoció.

"La organización IHH, que está tras este barco rebelde, es un grupo violento y radical que actúa bajo pretendidas actividades humanitarias", explicó Barak en referencia a la fundación humanitaria turca IHH (Insani Yardim Vakfi), principal responsable de la iniciativa solidaria con Gaza. "El Estado de Israel se dirigió a los organizadores antes de que los buques zarparan y durante su travesía y les invitó a dirigirse al puerto de Ashdod y transferir la ayuda para Gaza para ser sometida a controles de seguridad", explicó. "Todas nuestras peticiones fueron declinadas", dijo.

Barak elogió a los militares implicados en el abordaje. "Conozco este tipo de operaciones y sus posibles implicaciones y conozco a las unidades implicadas y a sus comandantes. Son lo mejor de nuestra gente", afirmó.

Por su parte, el jefe del Estado Mayor del Ejército hebreo, Gabi Ashkenazi, explicó durante la misma rueda de prensa que los soldados israelíes se vieron obligados a emplear fuego real. Ashkenazi destacó que sólo hubo incidentes violentos en uno de los seis buques de la flotilla abordados durante la madrugada. Los activistas, según Ashkenazi, emplearon barras de hierro y cuchillos. "Incluso dispararon con un arma que quitaron a uno de los militares", dijo. "Está meridianamente claro que los militares actuaron según requería la situación", apostilló. Ahskenazi explicó que los militares estaban preparados para la misión, pero que "el equipo antidisturbios no era suficiente".

Israel echa toda la culpa a los activistas