viernes 22.11.2019
Un informe de Oxfam señala que solamente se han retirado el 5% de los escombros resultantes tras el terremoto

Haití sigue esperando

El informe "De la emergencia a la reconstrucción: apoyar el buen gobierno de Haití tras el terremoto", publicado por Oxfam (Intermón Oxfam en España) se hace eco de la falta de progreso en la recuperación de Haití un año después de que la capital del país, Puerto Príncipe, fuera sacudida por un terremoto de 7,3 grados en la escala Richter. Oxfam atribuye el retraso en la recuperación de Haití a la indecisión de su gobierno, a la falta de coordinación de los países donantes y a una Comisión Interina de Reconstrucción poco operativa. La organización pide a las autoridades haitianas que pongan en marcha un plan de reubicación del millón de personas que sigue viviendo bajo lonas y tiendas.

| Crece la violencia sexual contra las mujeres
| Informe violencia sexual en Haiti [PDF]

nuevatribuna.es | 09.01.2011

La organización atribuye el retraso de los planes de reconstrucción a una desastrosa combinación entre la indecisión del gobierno de Haití, la descoordinación de los países donantes, más ocupados en llevar adelante sus programas parciales de acción humanitaria que en promover un plan global articulado, y la falta de operatividad de la Comisión Interina para la Reconstrucción de Haití, creada en 2010 para coordinar el proceso de reconstrucción del país y promover el fortalecimiento del Estado haitiano.

“Ha sido un año lleno de indecisiones y ello ha dejado la recuperación de Haití en punto muerto. Cerca de un millón de personas sigue viviendo bajo tiendas y lonas y cientos de miles que lo están haciendo entre ruinas aún no saben cuando van a poder regresar a sus hogares. Las autoridades de Haití, apoyadas por la comunidad internacional, deberían poner en marcha de una vez planes que permitan a estas personas reasentarse en zonas donde puedan garantizarse sus servicios básicos o directamente el regreso a sus hogares”, ha dicho Ariane Arpa, directora general de Intermón Oxfam.

El informe destaca que muchos de los países donantes se guiaron por sus propias prioridades a la hora de proveer ayuda humanitaria, razón por la cual no se coordinaron de forma adecuada ni entre ellos, ni con el gobierno haitiano. “Lo cual debilita seriamente la capacidad del gobierno de Haití -de por sí muy débil- para cumplir con su responsabilidad soberana de liderar la reconstrucción”, añade la portavoz de Intermón Oxfam, Lourdes Benavides.

Gran parte de esta financiación se destinó a refugios temporales para los desplazados por el terremoto; pero muy poco dinero se ha destinado a la recogida de escombros o la reparación de viviendas. Así, un año después, sólo el 5% de los escombros se ha retirado. “La construcción a gran escala de nuevas viviendas no puede iniciarse si antes no se retiran los escombros. El gobierno de Haití y los donantes deben priorizar de manera urgente este paso, esencial para permitir a la gente regresar a un hogar”, señala la portavoz de Intermón Oxfam. Además, las cifras no son mejores para las viviendas temporales: únicamente el 15% de los refugios necesarios ha sido construido.

“Sabemos que la reconstrucción de este destrozado país no va a realizarse de la noche a la mañana, pero quedan pendientes decisiones claves y urgentes, relacionadas con empleo, recogida de escombros, reparación de viviendas y asignación de tierras para aquellas familias que no pueden regresar a sus hogares. Sabemos de la necesidad de que el gobierno entrante asuma el liderazgo en este aspecto. La comunidad internacional, incluyendo las ONG, debemos estar unidos para apoyar al gobierno y que de ese modo las autoridades haitianas tengan una oportunidad de éxito en este proceso”, afirma Benavides.

Las donaciones y la financiación de gobiernos e instituciones diversas durante la respuesta de emergencia tras el terremoto fueron excepcionalmente generosas. Gracias en parte a ello, podemos hablar del éxito de dicha respuesta humanitaria y las muchas vidas que se salvaron. No obstante, el proceso de reconstrucción acaba de empezar. El estudio de Oxfam señala que de los 2.100 millones de dólares comprometidos por los gobiernos para la reconstrucción del país en 2010, sólo el 42% había sido desembolsado a finales del pasado año, según la Oficina del Enviado Especial de Naciones Unidas para Haití.

La Comisión Interina no ha estado a la altura

La Comisión Interina para la Reconstrucción de Haití, liderada por el ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton y el Primer Ministro de Haití, Jean-Max Bellerive, fue creada en abril de 2010 para facilitar el flujo de financiación destinado a los proyectos de reconstrucción y ayudar a los ministros haitianos a su implementación. No obstante, la Comisión no ha estado a la altura de su mandato. Muchos dirigentes haitianos siguen sin tener la capacidad técnica de liderar estos proyectos y la mayoría de ellos no han empezado siquiera. “La Comisión Interina es un elemento clave para la reconstrucción y debe ir más allá de este atolladero de indecisión y retrasos”, dice Lourdes Benavides.

A pesar de la actual crisis política, las élites políticas y económicas de Haití aún tienen una oportunidad para hacerse cargo de los problemas que han lastrado el desarrollo del país. Este proceso debe empezar ahora. “El esfuerzo de reconstrucción debe centrarse igualmente en la necesidad de oportunidades económicas. Por encima de todo, los haitianos quieren regresar al trabajo y sacar adelante a sus familias. No están pidiendo caridad, sino una oportunidad para participar en este proceso de recuperación de su propio país. Después de haber pasado por todo lo que han pasado este último año, los haitianos merecen esa oportunidad”, señala Benavides.

Un año después, Oxfam está proveyendo ayuda a alrededor de un millón de personas como parte de las dos respuestas de emergencia en curso: una debida al terremoto y la otra al brote de cólera que se dio en el país el pasado octubre dejando a su paso a uno 2600 fallecidos.

Haití sigue esperando
Comentarios