sábado 14.12.2019

Haití: abandonado por el mundo

AGNESE MARRA
Seis meses después del brutal terremoto este pequeño país sigue en ruinas. Más de un millón de haitianos vagan sin rumbo, sin hogar y sin alimentos. Los daños físicos se añaden a los psicológicos, de un pueblo que tiene terror a volver a ser devorado por la tierra. Ya están en época de huracanes y ni su Gobierno, ni la ONU cumplen sus promesas.
NUEVATRIBUNA.ES - 12.07.2010

Han pasado seis meses y ya nadie se acuerda de Haití. Pero es ahora cuando tendría que estar más cerca de nuestra memoria. En estos momentos este pequeño país se encuentra en alerta por lluvias y huracanes, y las previsiones y promesas de reconstrucción no se han cumplido. Los haitianos están completamente indefensos ante un nuevo arranque de furia de la naturaleza y ONG’s como Intermon Oxfam o Médicos Sin Fronteras (MSF) lo denuncian.

Aseguran que el paisaje de Puerto Príncipe es el de una ciudad en ruinas. Campamentos precarios, planos de nuevas zonas con tiendas de campaña con letrinas, duchas y clínicas; barrios llenos de escombros donde los residentes han regresado a casas intactas y a otras en ruinas.

Del millón y medio de desplazados que generó el terremoto, sólo 28.000 han conseguido alojamiento. La desesperación y la rabia de más de un millón de haitianos que se encuentran sin hogar, viviendo en la calle, cada vez se siente más presente, dicen desde MSF en un informe que han elaborado al cumplirse seis meses de la tragedia.

"Se refugian bajo las lonas y las tiendas de campaña más endebles, corren tras ellas para agarrarlas cuando el viento se las lleva, y conviven con sus nuevos vecinos en desordenados emplazamientos urbanos", señala el informe, que afirma que en plena estación de lluvias y de ciclones, el panorama sigue siendo igual de desolador que hace un año. Pero la gente está más enfadada y frustrada.

LOS OLIGARCAS HAITIANOS NO CEDEN SUS TIERRAS

La parálisis que sufre la reconstrucción del país se debe a varias razones. Por un lado la debilidad del Gobierno haitiano, que de por sí ya era frágil, y que tras la catástrofe se ha visto todavía más golpeado.

Pero para MSF el problema principal tiene que ver con "el proceso de toma de decisiones sobre la asignación de terrenos ha sido muy lenta". La ONG alerta de la falta de solidaridad de los dueños de terrenos, los cuales piden un precio elevadísimo al Gobierno para ceder sus solares. Otros, ni siquiera se plantean vender.

UN GOBIERNO PERDIDO

El Gobierno de Haití ha tardado en tomar las difíciles decisiones que se necesitan para pasar de un estado de emergencia a un periodo de recuperación. Las organizaciones internacionales acusan al Gobierno de crear obstáculos en el proceso de recuperación. "Allá adonde voy, la gente me pregunta: '¿Cuándo vamos a salir de este campamento?', señala Julie Schindall, portavoz en Haití para la ONG Oxfam. "Y no tengo respuesta".

Sin embargo tanto el Gobierno haitiano c omo Naciones Unidas se defienden de las críticas que les hacen las ONG.. Los funcionarios de la ONU reclaman paciencia ante lo que ellos denominan el mayor desastre urbano en la historia moderna. Aseguran que se han conseguido logros en el suministro de alimentos, agua y refugio.

"Merece la pena destacar todo lo que no ha ocurrido", indica Nigel Fisher, representante especial adjunto del secretario general de las Naciones Unidas en Haití. "No hemos tenido un importante brote de enfermedades. Y no hemos padecido ningún incidente grave en seguridad". Todo eso, añade, a pesar de que gran parte de las infraestructuras del Gobierno quedaron afectadas. "Desafío a cualquier país a que esté completamente operativo en la fase en que nos encontramos después de un desastre así", indica Imogen Wall, portavoz de la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios.

LAS CONSECUENCIAS PSICOLÓGICAS

En estos seis meses de emergencia y lenta recuperación, Médicos Sin Fronteras ha atendido a 173.000 personas. Advierten de los daños psicológicos que padece la sociedad haitiana. Muchos de los que escaparon de las ruinas hoy tienen miedo a buscar refugio en la calle. “No pueden quitarse de la cabeza las réplicas y los rumores que corren entre la población de que puede haber más seísmos”, dicen desde la ONG.

Una de los médicos con más experiencia en Haití señala en el informe: "La mayoría de mis pacientes tienen miedo de ser tragados por la tierra. El terremoto se les ha metido literalmente en el cuerpo y el ruido está siempre presente. Tienen graves trastornos del sueño".

Pero para MSF el mensaje más importante es que tanto el gobierno como las autoridades internacionales lleven a cabo sus responsabilidades. "Incluso sin huracanes, la temporada de lluvias bastará para agravar la miseria en que viven quienes han quedado a la intemperie", afirma MSF, que considera "decepcionante" el compromiso de las autoridades con las condiciones de vida que están llevando los damnificados. "Muestran una ansiedad acerca del futuro, sin esperanzas de mejora. Los problemas de pareja, familiares y socio-económicos reaparecen y se exacerban entre las personas que perdieron su estatus social o se ven forzadas a criar a los hijos en solitario", concluye el estudio



Comentarios