sábado 20.07.2019

Gibraltar ¿Pertenece a la Unión Europea?

Gibraltar forma parte de la Unión Europea (UE) aunque con un estatus especial. Al ser un Territorio Británico de Ultramar, el Reino Unido se encarga de las relaciones exteriores y de los negocios.

Gibraltar ¿Pertenece a la UE?

Según el tratado de adhesión del Reino Unido a la Comunidad Económica Europea en 1973, Gibraltar entraba en la CEE como un "territorio europeo de cuyas relaciones exteriores el gobierno del Reino Unido es responsable". Gibraltar es el único territorio europeo que goza de este estatus en la Unión Europea.

Algunos  aspectos de la legislación europea no les afecta. Por ejemplo está fuera de la unión aduanera de la Unión Europea, está excluido de la Política Agraria Común (PAC) y de la armonización fiscal del Impuesto sobre el Valor Añadido. Asimismo no destina ninguna parte de los ingresos de aduanas a la Unión Europea.

Gibraltar, al igual que el Reino Unido, no forma parte del espacio de Schengen, por lo que los controles entre Gibraltar y España no han sido eliminados y cualquier persona que quiera entrar o salir en Gibraltar debe pasar los correspondientes controles fronterizos. Este tema origina históricamente numerosos problemas con los miles de trabajadores de la comarca de Gibraltar, compuesta por los municipios de Algeciras, Los Barrios, La Línea de la Concepción, San Roque, Tarifa, Castellar y Jimena de la Frontera, que se desplazan a trabajar al Peñón. Esta Comarca con 280.000 habitantes supone diez veces la población de Gibraltar y es parte imprescindible para el funcionamiento de todas las actividades que se realizan en la colonia británica.

En relación al comercio de bienes, Gibraltar es considerada, de hecho, como país externo por la UE.

Un tema decisivo en la actualidad para el avance de la economía de Gibraltar es la instalación de un cable submarino para dotar al Peñón de las líneas telefónicas suficientes para abastecer la gran demanda existente por las empresas allí instaladas en los últimos años. En España el juego on-line se regularizó en junio de 2012 y desde entonces el número de jugadores no ha parado de crecer llegando en la actualidad a más de 9 millones de personas, según los datos de la consultora Nielsen.

Entre los juegos más practicados por los jugadores españoles están las apuestas deportivas como las del ejemplo, en primer lugar fundamentalmente de fútbol y baloncesto, seguidos del póker y los relacionados con los juegos de rol y la estrategia.

Las razones por las que grandes empresas de juego on-line se han instalado en la colonia Británica  son fundamentalmente la legislación favorable y el pago de impuestos muy bajos. Frente al 15% que se paga en Inglaterra, o el 30% en España, en Gibraltar tan sólo se paga el 1%. La mayor parte de estas empresas tienen origen británico o estadounidense; prioritariamente estas últimas, a raíz de las subidas de impuestos aplicadas por la Administración Bush en el año 2004, razón por la cual, recalaron en el Peñón después de una breve estancia de dos años en Inglaterra.

Al igual que otras grandes empresas de Internet como Google y las dedicadas a la publicidad en la red, cambian de residencia fiscal según van cambiando las legislaciones de cada país. Por ello cada vez son más las voces autorizadas que exigen se llegue a un acuerdo mundial para garantizar el cobro de unos impuestos, independientemente del estado en los que se ubique la sede social de la compañía. En un mundo globalizado es imprescindible tomar medidas que eviten el fraude fiscal que debilita inevitablemente los recursos públicos para educación, sanidad y servicios sociales para los más necesitados.

El juego on-line en Gibraltar factura más de 113.000 millones de euros al año, sumando las ventas  de las 26 empresas allí acreditadas. Estas cifras no paran de crecer, con unos niveles de beneficio muy alto, gracias a la utilización de mano de obra muy especializada y  la existencia de un mercado mundial en continuo crecimiento, que no conoce de fronteras.

Comentarios