domingo 15.09.2019

Gestión del Islam en España

Gestión del Islam en España

La comunidad musulmana es víctima de esos denigrantes actos porque lo padece en su vida cotidiana, en la calle, en los lugares de trabajo y inclusive por parte de ciertos medios de comunicación

Otra vez el terrorismo y el extremismo vuelven a golpear a Europa. Hace poco fueron París, Niza y Bruselas las ciudades golpeadas. Las víctimas fueron seres humanos de distintas nacionalidades y religiones, personas que se encontraban en el sitio equivocado en el momento  desafortunado. Barcelona, ciudad símbolo de la convivencia cultural y religiosa, fue esta vez el lugar que han elegido estos descerebrados fanáticos para verter su odio y embestida. 

Estos actos criminales, más allá de la denuncia y la solidaridad con las víctimas nos exigen reflexionar sobre el futuro de la comunidad musulmana en España y en Europa. También nos interpelan sobre las condiciones de vida de los musulmanes, el modelo de gestión del Islam en la península, y nos obliga a pensar en los mecanismos de protección de los jóvenes musulmanes del extremismo y del radicalismo religioso. 

No hay que olvidar que la comunidad musulmana es víctima de esos denigrantes actos porque lo padece en su vida cotidiana, en la calle, en los lugares de trabajo y inclusive por parte de ciertos medios de comunicación. Los ataques contra ciudadanos musulmanes se han multiplicado por parte de grupos radicales de extrema derecha, de la misma manera que se han multiplicado contra los lugares de culto de los musulmanes, y hasta contra el consulado de Marruecos en Tarragona. Eso a pesar de la repulsa y rechazo de todo tipo de terrorismo y violencia de la inmensa mayoría de la comunidad musulmana afincada en España. 

Por lo tanto sería necesario un llamamiento por parte de intelectuales y actores políticos y de la sociedad civil para llamar a la calma y facilitar el diálogo entre las partes en la sociedad española, promoviendo la tolerancia y los valores de respeto a la diversidad cultural, religiosa, intelectual y política, que tenga como objetivo prioritario cerrar el paso a los que pregonan la confrontación, el odio y la violencia, sea cual sea su origen y procedencia.

La célula terrorista que ejecutó los atentados en Las Ramblas y Cambrils, estuvo compuesta por jóvenes y menores de edad manipulados por grupos terroristas que trabajan discretamente para atraer a víctimas relegadas y endebles. Su método es la utilización de una versión adulterada de la religión que aprovecha dicha vulnerabilidad y la falta de formación adecuada, sin olvidar de la falta de acompañamiento por parte de la familia y de los mediadores sociales. 

FORMACIÓN DE LOS IMANES EN ESPAÑA

Las acciones políticas en el tema religioso tienen que implicar a los musulmanes, especialmente a los jóvenes, desde la concepción de proyectos culturales hasta la planificación de programas destinados a las comunidades extranjeras

Actualmente el encuadramiento religioso de las comunidades musulmanas en España padece de varias lagunas. La falta de espacios apropiados para el ejercicio del culto hace difícil el control del discurso religioso y facilita la expansión de las versiones más retorcidas del islam. Además, la formación de los imanes en España plantea un problema clave. El perfil más habitual que encontramos es de unos individuos que no disponen de las suficientes capacidades para transmitir valores y principios del Islam moderado a los jóvenes, ni de una formación básica que tome en cuenta la particularidad cultural, histórica y filosófica de la práctica del islam en un contexto europeo.

Ante esta situación es necesario pensar en una evaluación y una revisión de los contenidos y formas de encuadramiento y formación religiosa de los jóvenes musulmanes dentro de las sociedades europeas. Eso consiste en hacer de los lugares de culto unos espacios supervisados que obran fundamentalmente por lograr la convivencia dentro de la sociedad, y que transmiten los valores de tolerancia y de respeto al otro. Esto se hará sólo con una movilización de todas las comunidades religiosas, y las élites musulmanas en España, en cooperación con todos los actores religiosos, políticos y sociales para desarrollar un paradigma intelectual islámico que tenga en cuenta los fundamentos culturales e intelectuales de la sociedad española.

Por otro lado, las acciones políticas públicas españolas en el tema religioso tienen que implicar a los musulmanes, especialmente a los jóvenes, desde la concepción de proyectos culturales hasta la planificación de los programas destinados a las comunidades extranjeras. De la misma manera deben considerar que los musulmanes forman parte de la realidad española, con todo lo que eso supone, lo cual implica poner el interés y los medios necesarios a nivel legislativo y social por parte de las distintas instancias institucionales del país, desde el gobierno central hasta los ayuntamientos pasando por las Comunidades Autónomas. Eso sin duda facilItará la integración de dichos jóvenes y alentará su participación ciudadana.

Volviendo sobre la cuestión de la formación de los imanes, las autoridades españolas y los gobiernos autónomos deben pensar en una formulación para instruir a predicadores con conocimientos en teología pero también en ciencias humanas (historia, derechos, cultura…). En este sentido, Marruecos puede aportar su granito de arena valiendo de su disponibilidad y sobre todo de su modelo de cooperación con otros países europeos.

El instituto Mohammed VI especializado en la formación de los imanes y predicadores acoge cada ciclo formativo a ciudadanos de varios países europeos, con Francia y Alemania a la cabeza, sobre la base de acuerdos definidos para impartir un modelo que predica la tolerancia, el respeto y la diversidad.

Por último, la realidad actual de los musulmanes en España y en Europa en general, impone un trabajo colectivo, que evite las acciones individuales e improvisadas, y requiere una reflexión colectiva sobre las fuentes jurisprudenciales e intelectuales para producir un discurso religioso sano que protege a los jóvenes musulmanes de los extremismos, y que promueve la ciudadanía integra de los musulmanes en las sociedades europeas.


boussouf

Abdellah Boussouf | Secretario general del Consejo de la Comunidad Marroquí en el Extranjero (CCME), un órgano público de consulta en materia migratoria del Estado Marroquí.

Gestión del Islam en España
Comentarios